Lunes 20 de octubre de 2014 
SÍGUENOS:
BLOGS
[ Pag. 30 de 82 ] «« Primera | < | 21 | 22 | 23 | 24 | 25 | 26 | 27 | 28 | 29 | 30 | 31 | 32 | 33 | 34 | 35 | 36 | 37 | 38 | 39 | > | Última »»
ACTUALIZADO 2013-01-16 AT 18:44:14
La conspiración de Hades
Fernando Montiel T.
ESCRITOR
VI. La democracia de altares
2013-01-16 18:44:14


En el Cáucaso las guerras del pasado y del futuro vuelven a todos geopolitólogos: en Bakú todos saben que sus compatriotas al sur de la frontera –los 35 millones en los que Fakhrinur deposita su esperanza– podrían ser la infantería de un ataque estadounidense contra Irán a cambio de que la “comunidad internacional” –es decir, Washington y sus amigos– consienta una ofensiva azerí contra Armenia por Nagorno-Karabaj. Pero con el conocimiento geopolitológico también viene la ceguera. Deslumbrados por la posible guerra que habrá de venir para quitarles a sangre y fuego la humillación de la derrota, los azeríes no ven, o no quieren ver, o hacen como que no ven la oscuridad en la que viven.

*****

 Independencia no es democracia. La historia de Azerbaiyán en estas líneas es breve y no exactamente muy presentable. A continuación, la historia democrática azerí en tres actos:

El primero: entre 1991 y 1992 un viejo líder comunista, un académico y un opositor se turnan la presidencia ante el vendaval de la transición.

El segundo: entre 1992 y 1993 Abulfaz Elchibey se levanta como el primer y último presidente no comunista elegido democráticamente en Azerbaiyán.

El tercero: desde 1993, Heydar Aliyev –antiguo comunista retirado– es invitado por Elchibey para mediar un conflicto interno; termina por asumir el poder tras un golpe de Estado. Muere diez años después y su hijo asume la presidencia hasta el día de hoy.

Fin de la historia.

No, independencia no es democracia. Elchibey fue elegido en 1992 con el 54% de los votos; aunque no es un porcentaje muy espectacular sí está ajustado a la normalidad democrática. Más legítimo –dicen– fue Heydar Aliyev padre quien, tras derrocar a Elchibey, organizó un referéndum que ganó con un margen más o menos amplio: 99%. ¿Y su hijo? Ilham Aliyev aunque menos popular, no deja de ser todo un ganador: 76.84% de la votación se volcó a su favor en el proceso electoral de 2003 y mejoró todavía más en la elección de 2008: 87%. Los resultados están a la vista. Lo demás –es decir, la tormenta de acusaciones de fraude por parte tanto de la oposición como de observadores internacionales, los señalamientos sistemáticos y repetidos de autoritarismo, de abuso a los derechos humanos, de falta de transparencia y corrupción– es lo de menos.



ACTUALIZADO 2013-01-15 AT 19:15:38
El blog de la redacción
Redacción Gatopardo
PERIODISTAS
Mi trasplante de riñón
2013-01-15 19:15:38


Por Eduardo García

Sentí un calor extraño en mis pies al salir del avión.

En un momento de descanso, tras pasar migración y la aduana del aeropuerto de Madrid, me quité los calcetines para ver si mis pies se refrescaban mientras esperaba un vuelo de conexión con mi familia.

Era agosto de 2011. El verano español estaba en plenitud. Luego de más de 10 horas de vuelo desde la ciudad de México pensé que el ardor se debía al clima y a mi cansancio. Había dormido poco durante el viaje.

Pero al remover las medias me espanté.

Mis pies eran, literalmente, dos tamales extra largos que se extendían desde mis piernas -mis tobillos habían desaparecido- hasta mis dedos. Para mí, que toda mi vida he sido delgado, y para mi familia, la forma que tenían mis pies provocó angustia.

"¿Qué te pasó pa?", preguntó mi hijo de siete años, mientras mi hija, de 10, se agachaba para picar los dos bultos que ahora tenía por pies.

No había dolor, sólo la sensación de una especie de combustión interna. Al remover los calcetines, el cosquilleo caliente descendió, mas no el volumen. Al calzarme mis topsiders, apenas y cupieron.

Creo que fue en ese momento cuando comenzó de manera acelerada el deterioro de mi salud. Ocho meses después ingresaría a la sala de urgencias del Centro Médico ABC en la calle de Observatorio de la capital del país, con sangrados internos y dolores renales insoportables.

Si bien en aquel instante, en el aeropuerto madrileño, Elisabeth, mi esposa, y yo asociamos el edema de mis pies con el problema genético-hereditario que me habían diagnosticado unos años atrás y que se conoce como Enfermedad Renal Poliquística (Polycystic Kidney Disease o PKD), jamás imaginé que en menos de un año me encontraría sin riñones, esperando un trasplante.

En mayo pasado, mis riñones se colapsaron. Mi pobre condición física no dio margen de maniobra a mi nefróloga, la doctora Magdalena Madero Rovalo. Ordenó quitármelos. Hoy, a cinco meses y medio de esa operación, mejor conocida en el mundo médico como nefrectomía bilateral, he recuperado mi salud.



ACTUALIZADO 2013-01-09 AT 15:09:47
La conspiración de Hades
Fernando Montiel T.
ESCRITOR
V. La historia maldita
2013-01-09 15:09:47


EL CONFLICTO DEL ALTO KARABAJ

Le dicen Nagorno-Karabaj o el Alto Karabaj. ¿Cuál es el problema? El mismo, el de siempre: un pedazo de tierra al que tanto Armenia como Azerbaiyán reclaman como propios.

Aquí los agravios sobran y las alternativas zozobran; de brazos armados no hay ninguna carestía y el miedo y la desconfianza son moneda corriente.

De las quince repúblicas que resultaron de la disolución de la Unión Soviética entre 1989 y 1991, sólo éstas sufrieron un parto con dolor.

Dicen los unos: "Nagorno-Karabaj es azerí, los armenios y los rusos ocuparon la tierra con violencia, ahí está el genocidio de Khoyali como prueba" (¿genocidio de Khoyali? En febrero 26 de 1992 tropas armenias apoyadas por fuerzas armadas rusas ocuparon el pueblo de Khoyali. El resultado fue el infierno: violaciones masivas a los derechos humanos, crímenes de guerra, crímenes contra la humanidad y atrocidades que cobraron la vida de 613 civiles –entre ellos 83 niños de acuerdo con las cifras de la ONU y de la organización Human Rights Watch).

Los otros responden: "No, no fue así: el conflicto lo iniciaron ellos, los azeríes. Primero, al desconocer la autonomía de la región y luego al no reconocer el resultado del referendo: la mayoría de la población de Nagorno-Karabaj votó por la independencia" (¿qué autonomía?, ¿qué referendo? En tiempos de la URSS la región de Nagorno-Karabaj estaba bajo el control administrativo de Azerbaiyán y gozaba de cierta autonomía –al ser la mayoría de la población de origen armenio. Sin embargo, las tensiones tras la disolución de la URSS llevaron al desconocimiento de la autonomía en noviembre de 1991 y luego al desconocimiento del resultado del referéndum que tuvo lugar un mes después, el 10 de diciembre).



ACTUALIZADO 2013-01-02 AT 02:02:14
La conspiración de Hades
Fernando Montiel T.
ESCRITOR
IV. Dolor en primera persona
2013-01-02 02:02:14


Se llama Rashid. Sentado platica su historia.

Yo conozco Nagorno-Karabaj, lo conozco muy bien, ¿sabes por qué Fernandojan? Porque yo nací ahí. Recuerdo cuando nos expulsaron. Llegaron un día en la noche, eran armenios. Tocaron a la puerta con fuerza, casi la derriban a golpes, nos despertaron a todos. Estaban armados y disparaban al aire, gritaban, amenazaban. Nos sacaron a la calle, pusieron a mi padre de rodillas y le apuntaron con una pistola en la cabeza "esta ya no es tu casa" le dijeron, "está bien, nos vamos", respondió él. Entonces mi hermana, mi madre, mi padre y yo nos fuimos; no nos llevamos nada con nosotros, nada, salimos y comenzamos a caminar sin saber qué hacer. Nosotros éramos niños, yo tenía seis años, mi hermana tenía cuatro. Así fue como nos hicimos refugiados.

Rashid habla como si fuera un recuerdo lejano. Levanta la vista y sigue con su relato.

Ahora vivimos aquí –abre los brazos y me ofrece la desolación que nos rodea– en la periferia de Bakú. Las calles no están pavimentadas, nuestra casa no tiene agua corriente o drenaje, apenas tenemos luz. Yo trabajé desde muy joven y lo que ganaba de sueldo se iba en ladrillos. Mi papá y yo construimos nuestra casa como albañiles porque el gobierno no nos ayudó en nada. Nos tardamos dos años. Se acababa el dinero y con él el material de construcción hasta el siguiente mes. Es basura Fernandojan, ¡el gobierno es basura! ¿sabes? Mi mamá enfermó del cerebro y tuvimos que hospitalizarla. Para visitarla teníamos que dar dinero al policía de la entrada y al tipo de la recepción, a la enfermera que la cuidaba y al doctor que la atendía. Le he dicho a mi padre que quiero vivir en Suiza, así sea como limosnero, pero lejos de aquí. Él me entiende, lo acepta y me impulsa a buscar mi felicidad donde sea que la encuentre.



ACTUALIZADO 2012-12-27 AT 16:08:55
La conspiración de Hades
Fernando Montiel T.
ESCRITOR
III. La esperanza de la guerra
2012-12-27 16:08:55


En principio no tenemos problema con Irán, de hecho, nos une la religión –90% de los azeríes son musulmanes chiítas, como los iraníes–, pero nosotros tenemos una división entre estado y religión; con Turquía tenemos muy buena relación por el origen de nuestros pueblos y con Rusia la relación es tensa aunque nos une la lengua: a ellos les gusta que los azeríes hablamos ruso casi a la perfección. Aquí en Azerbaiyán el ruso es más importante que el inglés y hablarlo es un símbolo de estatus social. Pero nada de esto hace que se nos olvide que ellos apoyaron a los armenios en la guerra.

*****

¿Qué guerra? La guerra que tiene heridos a todos los azeríes, esa que los hace anhelar revanchas y soñar venganzas; esa cuya sola mención incendia la sangre: la guerra perdida frente Armenia por Nagorno-Karabaj. "Queremos la guerra, ¡ahora estamos listos! ¡estamos listos!", me dicen en la calle. Fakhrinur es un azerí típico en eso, es un ser herido y humillado por la derrota a manos de un ejército muy inferior –el armenio– pero auxiliado por uno muy superior –el ruso–.



[ Pag. 30 de 82 ] «« Primera | < | 21 | 22 | 23 | 24 | 25 | 26 | 27 | 28 | 29 | 30 | 31 | 32 | 33 | 34 | 35 | 36 | 37 | 38 | 39 | > | Última »»
 
 
LO MÁS LEÍDO
Solalinde: defensor de los inmigrantes en su ...
Un ornitorrinco sobre Juan Villoro en Barcelo...
Perfil de Amelita Baltar, una diva del tango.
Un paraguas que rinde homenaje al Reino Unido...
La historia de Mauricio Fernández Garza, el a...
COMUNIDAD
Copyright © 2010  -  www.gatopardo.com