Jueves 24 de julio de 2014 
SÍGUENOS:
BLOGS
[ Pag. 31 de 75 ] «« Primera | < | 22 | 23 | 24 | 25 | 26 | 27 | 28 | 29 | 30 | 31 | 32 | 33 | 34 | 35 | 36 | 37 | 38 | 39 | 40 | > | Última »»
ACTUALIZADO 2012-06-14 AT 15:07:30
Hoja de ruta
Nuestra Aparente Rendicion
LOS EDITORES DE NAR
Hello, is there anybody?
2012-06-14 15:07:30


Por Alejandor Vélez Salas

"Hello, is there anybody in there? Just nod if you can hear me. Is there anyone home?" empieza a cantar Roger Waters ante las decenas de miles de mexicanos que el 27 de abril de 2012 tuvieron la oportunidad de escucharlo en el Foro Sol. Tengo amigos que no faltaron al evento y que seguramente respondieron internamente "acá estamos" ante la pregunta de Waters y que se sintieron aludidos cuando él mismo dijo:

"Me gustan los niños, por eso quiero dedicar este concierto a todos los que ya no están con nosotros: los desaparecidos y caídos por el narcotráfico, y a las mujeres y niñas de Juárez. Nos unimos a su ausencia".

Repito, conozco amigos que mientras disfrutaban el concierto habrán pensado en los migrantes, los periodistas, los activistas y en los miles de “daños colaterales” que ha arrojado la guerra, como si fuera una implacable tormenta. Sin embargo, me temo que habrá habido varios que estaban y siguen estando “comfortably numb” (confortablemente entumidos), como alude el título de la estupenda canción de Pink Floyd. Son aquellos que dicen: “pero qué puedo hacer yo”, “eso al DF no ha llegado, acá se vive bien”. Pero también va para los que pueden entristecerse porque un equipo de la Liga Española ha descendido a segunda división o para los que fueron a ver Avengers el mismo día que 49 torsos aparecieron en las afueras de Cadereyta, Nuevo León. La vida tiene que seguir, eso es indudable, ¿pero hasta cuándo podrá seguir esa aparente comodidad?

“Relax, I need some information first. Just the basic facts. Can you show me where it hurts?”
Dolió y sigue doliendo en Cadereyta, nos cuenta un texto anónimo en el artículo Vivir en Cadereyta, Nuevo León:



ACTUALIZADO 2012-06-07 AT 18:36:07
Hoja de ruta
Nuestra Aparente Rendicion
LOS EDITORES DE NAR
El cansancio de los activistas
2012-06-07 18:36:07


Para Rossana Reguillo, Marcela Turati, Cordelia Rizzo,y todas las mujeres que son como ellas.

Para Diego Osorno, Froylán Enciso y Alejandro Vélez Salas, cómplices, amigos, hermanos.

Y para nuestro compañero Javier Sicilia, quien tuvo la dolorosa dignidad de convertir su duelo en un viento descomunal que nos azotó a todos.


Por Lolita Bosch

Escribo este texto con el pudor que da hablar de uno mismo en este contexto, pero convencida, casi dos años después de haber iniciado, con cómplices y amigos, Nuestra Aparente Rendición, que debemos sumarnos al relato común que están creando las víctimas. Que no sólo debemos tratar de darles voz, sino sumarnos a la suya. Contando, nosotros también, qué nos ha sucedido.

Y cuando digo nosotros, hablo de las cientos, miles de personas que se han visto obligadas o han decidido trabajar a favor del bien común. A estas personas, como el padre amenazado Alejandro Solalinde; Don Trini que fue asesinado; la combativa Marisela Ortiz del Proyecto La Esperanza de Juárez, que tuvo que irse al exilio; o el poeta Javier Sicilia, que perdió un hijo, cuyas vidas han sido brutalmente truncadas por esta guerra y que se han visto éticamente obligados a actuar en consecuencia, las llamamos defensoras de los derechos humanos. Aunque yo prefiero el nombre de activistas. Y prefiero el nombre de activistas porque me parece que quienes actúan a favor de la paz son básicamente hombres y mujeres consecuentes. Consecuentes con lo que creen y consecuentes con lo que aman. Consecuentes con lo que tienen y consecuentes con el momento histórico y tremendo que estamos viviendo. Y consecuentes, en muchas ocasiones, con lo que directamente les ha sucedido.



ACTUALIZADO 2012-06-04 AT 23:29:35
¿Sabrá tu novia que escuchamos Morrissey?
Maru Aguzzi
DISEñADORA Y CRíTICA DE CINE Y MúSICA
Las 5 favoritas de Distrital
2012-06-04 23:29:35


Este viernes 1 de junio arrancó la tercera edición de Distrital. Cine y otros mundos, la cual se extiende hasta el domingo 10 de junio, en cuatro sedes de la ciudad de México. La selección sigue siendo amplia y destacan cinco títulos:

Sección Topografías

Il sorriso del capo (Marco Bechis, Italia, 2011)



ACTUALIZADO 2012-09-28 AT 17:38:24
La llama y el vagabundo
Alonso Ruvalcaba
ESCRITOR
DF: 10 platos inolvidables
2012-09-28 17:38:24


La ciudad resumida en diez grandes momentos de su cocina actual: popular, callejera, elegante, respingada, nostálgica, futurista, atrevida y recatada.



Vuelvealavida de erizo y percebes / Merotoro Resumen, exaltación y exasperación de todos los vuelvealavidas de Baja California, el de Jair Téllez es el plato más marítimo de la Condesa: sabe a océano vivo, a sal, a agua de mar que te golpea la cara. (Debe ser el sodio del pinche erizo.) Un plato inolvidable, que va y viene de la carta según la disponibilidad de ingredientes perfectos. No menos. Eat on sight. Ámsterdam 204, Condesa.



Aguachile de almejas / Máximo Bistrot Local Máximo reconfiguró de alguna forma la colonia Roma, donde reinaba Rosetta sin rebeldes entre su vasallaje. Demostró que se podía competir con los grandes desde lo pequeño, lo en corto, y con presupuesto moderado. Pujol, compermiso. Biko, ¿quién? Pondría aquí varios platos (espárragos con holandesa, betabel con aguacate, queso de cabra y toronja, pechito de ternera con gratín y salsa de pasilla), pero como su carta cambia todos los días les dejo sólo uno que suele reaparecer: el aguachile de almejas, pepino, ficoide, cebolla. Chispeante, mordelón. Tonalá 133, Roma.



Croquetas de jamón / Zeru La ciudad había intentado infructuosamente perfeccionar las croquetas de jamón: desde las cantinas españolas, los centros castellanos o gallegos, los bares de tapas. Nada. Hasta Zeru, que ofrece unos pequeñísimos zepelines de sabor potenciado y peso esquivo: es como si de veras estuvieran llenos de aire. Vienen con un alioli irrompible. Avenida de la Paz 37, San Ángel.



Chilacayotes con mole de la casa / Quintonil En este momento, el plato más hermoso de la ciudad. Un huertecillo de chilacayotes, chayotes, zapallitos, brotes y totopos de tortilla tatemada emerge aliterativamente de un mole en un plato blanco como luna árabe. El chef Jorge Vallejo, artista plástico. Newton 55, Polanco.





ACTUALIZADO 2012-05-31 AT 15:34:46
Peligroso pop
Carlos Velázquez
ESCRITOR
A savage journey to Torreón
2012-05-31 15:34:46


A SAVAGE JOURNEY TO THE HEART OF THE TORREÓN DREAM OF LIFE

"En los pueblitos del norte siempre ha corrido la sangre", mienta un corrido de Los Cadetes de Linares. En concordancia con los relatos populares, en los últimos tiempos mi ciudad se ha convertido en un referente mundial debido a sus altos índices de criminalidad. En cuanto a las estadísticas, somos una cifra más en el conteo del infortunio. Sin embargo, los sucesos, que causan pánico, inestabilidad social y asesinatos, no han provocado una transformación radical en los habitantes. Sólo un reducido porcentaje de personas han emigrado de la ciudad. Por el contrario, se ha desarrollado una "domesticación" de la violencia. No concibo una fuga masiva por la situación actual que vivimos. Pero sí considero que experimentamos un crack-up que no se rompe. Qué sostiene a estos "pueblitos" del norte. Ante los acontecimientos y la respuesta de parte de la población hacia ellos, surgieron ante mí varias preguntas: qué nos define como torreonenses. En dónde radica el rasgo de identidad que nos une. Qué nos sostiene imantados a una tierra que cada día que transcurre se aleja más y más del ideal primario de supervivencia. Para descifrar a tales cuestionamientos, me propuse indagar en los rescoldos más íntimos del alma torreonense. Emprendí un trayecto enloquecido a través de mi idiosincrasia.

Mi viaje comenzó una madrugada que recibí la llamada de José Alfredo Jiménez, el artista más cabrón del Estado. Eran las cinco AM. Qué reputas haces despierto, me increpó. Veo The wire. Por qué mejor no escribes, continuó. Cuando veo The wire estoy escribiendo, me defendí. Cuando proferí tales palabras me aconteció una epifanía, si se me permite la imagen. Y no trataba en lo absoluto sobre mí. Como desee creer en un principio. Era sobre la ciudad. Comencé a recapitular y descubrí un paralelismo horrorizante entre Torreón y el Baltimore que es retratado en la serie. Vino a mi memoria un diálogo entre dos policías. El Gobierno Federal le declaró la guerra al narco. Una imprecisión, definitoria, calificaría yo, de la realidad mexicana contemporánea. Una pecata minuta que la charla entre oficiales clarifica a la perfección. Uno de ellos sostiene que su combate contra el narcotráfico no es una guerra. "Porque las guerras terminan". Oh, verdad. Entonces, en medio de qué estamos. En qué temporada está Torreón. Esta sutileza, obvia si se antoja, nos revela que la narcoviolencia ha rebasado los niveles de audiencia. The wire sólo tuvo cinco temporadas. Torreón no es The wire. Pero Torreón sí es Baltimore.

Entre las coincidencias descubrí que Baltimore cuenta con el mismo número de habitantes que Torreón: 600 000. Mientras observaba obsesivo por enésima vez los capítulos de The wire, compré toda la serie porque la encontré en oferta, me repetía a mí mismo que los escenarios donde se desarrollaba la trama me eran conocidos. Nunca he pisado Baltimore. Tampoco los rememoraba por una especie de dejà-vu televisivo. No quiero parecer exagerado, u excesivo, pero lo que atestiguaba en la pantalla, eran los mismos platós donde se filma la cotidianidad aplastante de mi ciudad. Y por encima de todo, me resonaban estas palabras de David Simon: "Yo soy totalmente contrario a la prohibición de las drogas. Lo que comenzó como una guerra contra el narcotráfico hace ya varias generaciones se ha convertido actualmente en una guerra contra las clases marginadas, y lo que las drogas no han destruido en nuestras ciudades lo ha destruido la guerra contra ellas". Otra vez, no pretendo sonar mamón, pero una guerra contra las clases marginadas es una definición más exacta para explicar lo que se escenifica en Torreón. En este ranchote, como deduzco se repite en otras zonas de la república, todos los convoys que lo transitan: Federales, Guachos, Grupos Especiales, etc., apuntan sus armas a la ciudadanía en general. Entonces todo se distorsiona, sale de cuadro, se vuelve un ready-made. Y la destrucción es palpable. No es necesario que la enumere.



[ Pag. 31 de 75 ] «« Primera | < | 22 | 23 | 24 | 25 | 26 | 27 | 28 | 29 | 30 | 31 | 32 | 33 | 34 | 35 | 36 | 37 | 38 | 39 | 40 | > | Última »»
 
 
LO MÁS LEÍDO
El Samsung Galaxy Core Plus es confiable por ...

Selección de algunas de nuestras tipografías ...
Una reflexión sobre la situación del gobierno...
Una historia de poder en Careyes y Cuixmala, ...
COMUNIDAD
Copyright © 2010  -  www.gatopardo.com