Miércoles 23 de julio de 2014 
SÍGUENOS:
BLOGS
[ Pag. 34 de 75 ] «« Primera | < | 25 | 26 | 27 | 28 | 29 | 30 | 31 | 32 | 33 | 34 | 35 | 36 | 37 | 38 | 39 | 40 | 41 | 42 | 43 | > | Última »»
ACTUALIZADO 2012-04-20 AT 13:45:14
Hoja de ruta
Nuestra Aparente Rendicion
LOS EDITORES DE NAR
Sueños anónimos
2012-04-20 13:45:14


Los sueños son una vía privilegiada para acceder al inconsciente. Y cuando uno sueña, ese inconsciente se siente más libre y se rebela contra una realidad represiva, expresando los miedos y deseos del soñante. Los sueños, producciones psíquicas de carácter enigmático, son fruto de nuestro inconsciente y manifestación clara de nuestra vulnerabilidad. Y la violencia en México ha alcanzado niveles tan altos que determina incluso nuestra manera de soñar. La llamada "guerra contra el narco" afecta de manera más directa a las familias de las víctimas y a las miles de personas que atestiguan los crímenes en los escenarios donde estos se cometen día a día. Pero nos perjudica a todos. Y la impotencia, el miedo, la tristeza, la (des)esperanza se cuelan para entrar en nuestros sueños, ese espacio tan íntimo donde estamos a salvo, donde podemos hablar sin consecuencias externas. En SUEÑOS ANÓNIMOS proponemos un espacio colectivo donde se unan nuestros inconscientes, donde hagamos frente a la verdad mediante la documentación de esos únicos momentos de albedrío que dan cita a nuestra voz más genuina. Porque si bien es cierto que los conceptos de seguridad y libertad han cambiado su significado y apagado algunas voces, buscamos rescatarlas a través de un censo anónimo de sueños que nos ayude, además, a entender y despertar de esta terrible realidad.

Buscamos sueños anónimos relacionados con la guerra de México: suenosanonimos@gmail.com

Coordina: NURIA CLAVÉ. Nació en la ciudad de México en 1983. Estudió derecho en la Universidad Iberoamericana y, después de ejercer como abogada durante un tiempo, decidió dedicarse a escribir. Trabajó como periodista en Milenio y Sentido Común, y posteriormente cursó un Máster en Creación Literaria en la Universidad Pompeu Fabra en Barcelona, donde actualmente vive. También es traductora, colabora en distintas publicaciones y es autora del libro Contenidos errantes (Libros Magenta, 2011).



ACTUALIZADO 2012-04-20 AT 12:22:36
La llama y el vagabundo
Alonso Ruvalcaba
ESCRITOR
Gil Scott-Heron: silencio
2012-04-20 12:22:36




1.

Como a muchos de sus habitantes, Nueva York mató a Gil Scott-Heron. Varias veces: de hambre, de pobreza, de sida, de soledad y después de piedra. Era cavernícola: vivía en una caverna en Harlem detrás de cuyas ventanas pendían sábanas negras para que no pasara la luz. (Nadie que es de veras adicto a la piedra quiere ser visto bajo el sol vertical del mediodía, que hiere la piel y seca la lengua hasta dejarla como un apéndice de arena.) Atrás de esas cortinas Scott-Heron aún escribía sus poemas pensados para ser leídos en voz alta o para ser cantados –si es que a esa mortuoria emisión de su garganta hubiera podido llamársele canto– y ahí atrás grabó aún un disco, que apareció en 2010 y se llamó: I’m new here. Voy llegando.

Pero no. Es justo decir lo contrario: él llegó antes que casi todos los demás. Nació en Chicago pero se crió con su abuela en Jackson, Tennessee, otra tierra de poetas. Abuela y nieto llegaron al Bronx cuando él andaba por los 12. Tenía diecinueve cuando vio en vivo a The Last Poets, grupo seminal de poesía en voz alta. Al final del recital se les acercó y les dijo: "Oigan, ¿puedo hacer un grupo como ustedes?" Quién sabe qué le respondieron pero en 1969 Gil escribió un poema, una spoken-word piece, que tituló "The revolution will not be televised" (primarily because it won’t be):



ACTUALIZADO 2012-05-02 AT 20:58:41
Levantar una piedra
Diego Enrique Osorno
REPORTERO
Siria believes in you
2012-05-02 20:58:41




"Siria believes in you", traduce del árabe al inglés un panorámico en el centro de Damasco, muy cerca de la entrada de un hermoso zoco, quizá el más grande del mundo árabe.

En la fotografía que tomé y que ahora reviso, al lado de la frase, aparece un joven con la mano derecha alzada a la altura del hombro, triunfante, aunque sin demasiado entusiasmo. No viste con turbante como ciertos árabes distinguidos. Tampoco lleva una hata, la tela que se amarran a la cabeza los guerrilleros como símbolo de su lucha.

No. El hombre trae un elegante traje gris que compró en Londres, donde estudió y vivió por años, antes de aparecer sonriendo en este enorme anuncio. Es un oftalmólogo llamado Bachar Assad. Y es presidente de Siria desde 2000, cuando su padre le heredó el poder, ordenando desde el lecho de muerte que se cambiaran las leyes nacionales para que los 33 años fuera la edad mínima en la que alguien pudiera ser presidente. Sí. Justo la edad que tenía su hijo en el 2000, cuando regresó a Siria para dedicarse a la política y olvidar las tardes en Picadilly Circus.

En realidad, la imagen de Bachar en la entrada del mercado no es algo sorprendente. Bachar está por todos los lados de Siria. Su rostro es el rostro más exhibido en todo ese país que colinda con naciones cuyo nombre suena a guerra: Líbano, Irak, Israel, Jordania y Turquía. En Siria no existe la posibilidad de hartarte de ver tanto un rostro, acaso no sea el de Bachar. Ningún otro se exhibe tanto, ni el de estrellas de cine o de empresarios afamados, deportistas alucinantes, diputados o políticos reconocidos, mujeres u hombres admirados por su belleza, cantantes conmovedores, no. El único rostro, es el rostro Bachar: está en las calles, en los espejos traseros de los coches, en la zona central de los restaurantes de alta cocina, en los discos piratas que se venden en la vía pública, en todos los edificios gubernamentales, en las boutiques, en los sanitarios de los hoteles de mala muerte...

Omnipresencia se llama la política de comunicación presidencial siria.



ACTUALIZADO 2012-04-16 AT 13:10:04
Otros viajes
Enrique Escalona
REPORTERO Y GUIONISTA
Mota frente al Capitolio
2012-04-16 13:10:04


Siempre me ha sorprendido el desparpajo con el que se fuma mariguana en Estados Unidos, y no me refiero a los destinos famosos por su olor a mota como Venice Beach, en California. La he olfateado por igual en los barrios residenciales de Fort Lauderdale que dentro de Disneylandia. Además, no se trata de jóvenes que fuman apurados un churrito, hablo de gente que no se esconde y que fuma con desenfado, quizá sabiendo que cuentan con algún certificado médico que evita que los lleven detenidos o sabedores de que a la policía de Estados Unidos no le interesa perseguir al narco local, mucho menos al consumidor. La DEA sólo opera en países del Tercer Mundo donde viven los narcos malos, que distribuyen de manera "misteriosa" las drogas en el vasto territorio estadounidense.

Ver a gringos pachequeando en público me parecía costumbre hasta que fui a Denver, donde frente al Capitolio y en los jardines del centro, grupos de jóvenes y viejos se corrían cigarros de mariguana, mientras los policías hacían su rondín sin molestarlos. Además de este día de campo con mariguana, la calle principal estaba llena de gente ruidosa, liando y fumando mota entre restaurantes de lujo y niños en bicicleta, conviviendo sin problemas en las ricas y lujosas calles de la capital de Colorado.



ACTUALIZADO 2012-04-06 AT 15:23:49
El blog de la redacción
Redacción Gatopardo
PERIODISTAS
Impresiones finales del FITB
2012-04-06 15:23:49


Obras destacadas en el XIII Festival Iberoamericano de Teatro

Por Marcela Vargas

Para mí se terminó la rumba. Volví a México tras casi una semana de disfrute en el "escenario más grande del mundo", como llaman en Colombia a este emblemático festival. Aquí destaco las producciones que tuve el placer de apreciar.

Desaparecer. España. El director y dramaturgo Calixto Bieito combina textos de Edgar Allan Poe para contar una historia de desesperanza y dolor. El trabajo del español Juan Echanove es toda una lección de actuación; en el transcurso de la obra lo vemos internarse vertiginosamente en una espiral de desazón y horror. Lo complementa la pianista y cantante Maika Makovski, quien entre la bruma fantasmal de la escenografía interpreta una serie de canciones en inglés compuestas por ella a partir de la obra del torturado escritor estadounidense. Ambos artistas resultan magistrales y Desaparecer es, además de una puesta en escena brillante, un regalo musical.



[ Pag. 34 de 75 ] «« Primera | < | 25 | 26 | 27 | 28 | 29 | 30 | 31 | 32 | 33 | 34 | 35 | 36 | 37 | 38 | 39 | 40 | 41 | 42 | 43 | > | Última »»
 
 
LO MÁS LEÍDO
El editor Eduardo Rabasa debuta con una sátir...
El encuentro improbable entre un Zeta y el pe...
A los 70 el miedo a la muerte es una idea. A ...

La artista plástica enumera algunos de sus fa...
COMUNIDAD
Copyright © 2010  -  www.gatopardo.com