Miércoles 26 de noviembre de 2014 
SÍGUENOS:
BLOGS
[ Pag. 35 de 85 ] «« Primera | < | 26 | 27 | 28 | 29 | 30 | 31 | 32 | 33 | 34 | 35 | 36 | 37 | 38 | 39 | 40 | 41 | 42 | 43 | 44 | > | Última »»
ACTUALIZADO 2012-12-11 AT 14:58:19
La conspiración de Hades
Fernando Montiel T.
ESCRITOR
I. Cartografía del limbo
2012-12-11 14:58:19


Mi itinerario terminaba aquí: Basilea-Ankara-Bakú. Estábamos en Bakú. ¿Azerbaiyán? obviamente, ¿el Cáucaso? sin duda, ¿Eurasia? ¿Qué es eso? ¿Estábamos en Europa o en Asia? Decir "Eurasia" es decir todo y decir nada, es una apuesta a la ambigüedad que facilita la vida sólo a los de afuera pero que confunde y divide a los locales. En su elitismo crónico, los europeos de rancio abolengo –alemanes, franceses, italianos– no ceden un palmo, para ellos no hay duda: Azerbaiyán es Asia. No importa, cualquier azerí sabe la verdad: el suyo es un país europeo... y musulmán. Recordé las palabras de un amigo al saber de mi partida: "No, no importa cómo se mire, ¿Azerbaiyán? Eso no puede ser Europa, después van a decir que son miembros de la Unión Europea y ¿cuántos países musulmanes lo son? Ninguno, vaya, ¡ni Turquía lo es! ¡Nada! no importa que estén en el Consejo de Europa, si se sienten europeos entonces están equivocados".

*****

"¿Qué no has visto que nuestro país es parte del Consejo de Europa?", me preguntaron una y otra vez aleccionándome sobre organismos internacionales. "Azerbaiyán es Europa, si no, ¿cómo te explicas que estemos ahí?", decían al tiempo que sacaban el pecho y mostraban la casta. Sí, era un buen argumento. "Ok, ¿entonces cómo se explican que Hungría  y Eslovaquia sean parte de la Organización del Tratado del Atlántico Norte cuando ni costa tienen?", "¡Ah! ¡Eso es política!" –decían ellos–. "¡Exacto! pues esto también es política ¿no?" –respondía sólo por fastidiar.

La charla entonces se hacía breve... o explosiva.



ACTUALIZADO 2012-12-01 AT 15:53:51
El blog de la redacción
Redacción Gatopardo
PERIODISTAS
Ovejas negras
2012-12-01 15:53:51




Por Guadalupe Morfín

Ovejas negras. Rebeldes de la iglesia mexicana del siglo XXI (ed. Océano) es el título del libro de Emiliano Ruiz Parra. Periodista de fino oficio, cubría para Reforma hace años la Secretaría de Gobernación. Buen tiempo viví con el equívoco de que había sido seminarista, dado el humanismo que permeaba sus entrevistas. Hace poco me desengañó: no soy ni creyente, me dijo, al invitarme a presentar su libro ayer en la FIL Gudalajara.

Pues bien, este agnóstico, lector de teólogos que han vivido etapas de silenciamientos (Hans Küng, Antonio Pagola, Leonardo Boff, entre otros), actualiza en Ovejas negras los cuidadosos perfiles que había venido escribiendo de algunos actores, religiosos o seglares, de la iglesia católica en México, algunos publicados en la revista Gatopardo. Están los trazos biográficos de los fallecidos Sergio Méndez Arceo, obispo de Cuernavaca, precursor en su tiempo de caminos nuevos para la iglesia en América Latina; y Samuel Ruiz García, Tatic, pastor de San Cristóbal de las Casas, su grey por cuarenta años, cercano sobre todo a los tzeltales, tzotziles, zoques, tojolabales, por coherencia con una lectura del evangelio que invita al banquete a los más vulnerables. Están también José Barba, ex legionario de Cristo y valiente denunciante, junto con otros siete compañeros, de los abusos del padre Maciel, del que fueron víctimas cuando niños; Alejandro Solalinde y Pedro Pantoja, el primero desde Ixtepec, Oaxaca, y el segundo desde el Albergue Belén, en Saltillo, defensores de migrantes centroamericanos que viven un calvario a manos de autoridades omisas o abusivas, y de los “zetas” en su tránsito a Estados Unidos; Raúl Vera, dominico, obispo de Saltillo, solidario con mineros, familias de desaparecidos, mujeres vulneradas, personas excluidas por su orientación sexual, dialogante incansable; Javier Sicilia, poeta y novelista, hombre de fe que ha movido todo lo removible en México, hasta dar besos en la mejilla de aquellos duros de convencer para que las víctimas sean conocidas por sus nombres, reparados los daños, y sus historias desagregadas del género común conocido como “daños colaterales” o miembros de bandas delictivas ─lo cual vulnera el derecho de la sociedad a saber la verdad─. Indispensable leer la dura, difícil entrevista entre el periodista y Javier Sicilia, y el relato del poeta de su encuentro con el presidente Calderón cuando su hijo fue asesinado. Aparecen perfiles de Carlos Rodríguez, sacerdote jesuita dedicado a promover los derechos laborales; Pedro Marinero, sacerdote casado al que su feligresía no ha abandonado por esa causa, y otros más.



ACTUALIZADO 2012-11-16 AT 15:08:15
¿Sabrá tu novia que escuchamos Morrissey?
Maru Aguzzi
DISEñADORA Y CRíTICA DE CINE Y MúSICA
La pareja del año
2012-11-16 15:08:15




En la ciudad de Buenos Aires los DJs Pareja (Mariano Caloso y Diego Irasusta) encienden diferentes pistas de baile desde hace más de una década, lo que los llevó a crear su propio evento, las noches Fun Fun, una fiesta con muy buena música garantizada.

Con dos LP en la calle -Versátil? (2004) y Marcha (2009)-, llegó la hora de abrir el horizonte. Cómeme, el sello con base en Alemania y casa de varios músicos latinos con inclinación techno/house, como Matías Aguayo (creador del sello), Alejandro Paz, Rebolledo, Daniel Maloso y Diegors, entre otros, le abrió las puertas a los Pareja hace un tiempo con la inclusión de algunos de sus temas en Street Sounds/Kenia y Nickel Ride, pero llegó la hora de editar su propio material.



ACTUALIZADO 2012-11-14 AT 18:16:58
Levantar una piedra
Diego Enrique Osorno
REPORTERO
Un paramédico del DF
2012-11-14 18:16:58


INVESTIGACIONES DE UN PARAMÉDICO DEL DISTRITO FEDERAL

Lo primero que descubrió Arturo Román García sobre la desaparición de sus hijos fueron unas camionetas grises que llegaron al restaurante Don Pedrito, en San Fernando, Tamaulipas, donde Natanael y Axel estaban a punto de cenar unas arracheras con papas asadas envueltas en papel aluminio. De las camionetas grises descendieron hombres armados con el rostro descompuesto, entraron al lugar como si tuvieran hambre voraz, fueron a la mesa de los hijos del paramédico, los sometieron y se los llevaron.

Desde esa noche nadie tiene noticia de ellos en el Distrito Federal.

¿Por qué desaparecieron? El secuestro por motivos económicos quedó descartado. El paramédico nunca ha recibido una petición de dinero a cambio de la liberación de sus hijos. Como la camioneta Grand Caravan blanca en la que viajaban Natanael y Axel estaba cargada de mercancía estadounidense, los misteriosos desaparecedores quizá pensaron que eran comerciantes con dinero. Otra hipótesis, que el paramédico elaboró tras sus investigaciones en Tamaulipas, es que fueron confundidos con integrantes de uno de los bandos de la guerra de Los Zetas, ya que la camioneta tenía placas de Jalisco, un estado de donde suelen provenir los enemigos del clan de la última letra. También le han comentado al paramédico que la desaparición pudo haber sido provocada por algo tan caprichoso como los tatuajes que llevaba el mayor de sus hijos. El día que desapareció, Natanael vestía un short basquetbolero y el jersey de un equipo de la NBA: al descubierto le quedaban diez imágenes grabadas a lo largo de su cuerpo de 1.95 metros de altura.



ACTUALIZADO 2012-11-09 AT 15:29:09
El blog de la redacción
Redacción Gatopardo
PERIODISTAS
Recordando a Gabriel Figueroa
2012-11-09 15:29:09


Por Guillermo Sánchez Cervantes

Cuando era niño vi muchas películas del “cine de oro mexicano” junto a mi abuela. Cada domingo por la tarde ella se aventaba cintas de Andrea Palma y María Félix. A esa edad yo no entendía gran cosa, mucho menos me ponía a pensar en la labor que había detrás de una película filmada en blanco y negro. Lo único que tenía claro era que nunca sabría si el vestido de la Doña era violeta o rojo. Pero en efecto, había un artífice detrás de aquellas escenas que han hecho historia.

El cineasta Emilio Maillé presentó este jueves en el Festival Internacional de Cine Morelia su más reciente documental, Miradas múltiples, sobre Gabriel Figueroa, el cinefotógrafo que legó al cine mexicano todo un discurso estético inigualable en cintas de Luis Buñuel, “El indio” Fernández, Miguel Gavaldón y hasta en el cine de John Huston. "Su fotografía no sólo era en blanco y negro, sino que había tonos radicales, de gran contraste, era una fotografía dramática, sensual y hasta sexual. Provocaba imágenes arrolladoras", dice Maillé en entrevista. "Lo querían hasta para las películas de Marilyn Monroe."

Musicalizado por el británico Michael Nyman, el documental reúne los testimonios de veinticinco cinefotógrafos reconocidos que han trabajado con cineastas como Roman Polanski, Lars von Trier y Wong Kar Wai, entre muchos otros. A cada uno Maillé envió una selección de secuencias con lo mejor de Gabriel Figueroa, para más tarde entrevistarlos y filmarlos en blanco y negro. Unos habían visto al menos una película suya, otros apenas lo descubrieron. Cada uno dio un testimonio sobre su trabajo en el cine.



[ Pag. 35 de 85 ] «« Primera | < | 26 | 27 | 28 | 29 | 30 | 31 | 32 | 33 | 34 | 35 | 36 | 37 | 38 | 39 | 40 | 41 | 42 | 43 | 44 | > | Última »»
 
 
LO MÁS LEÍDO
El Equipo Argentino de Antropología Forense n...
Una mirada al presente y al futuro de la indu...
The Dahlem Sessions en Kurimanzutto: instrume...

Perfil del hombre que le habla al oído al pre...
COMUNIDAD
Copyright © 2010  -  www.gatopardo.com