Jueves 24 de julio de 2014 
SÍGUENOS:
BLOGS
[ Pag. 35 de 75 ] «« Primera | < | 26 | 27 | 28 | 29 | 30 | 31 | 32 | 33 | 34 | 35 | 36 | 37 | 38 | 39 | 40 | 41 | 42 | 43 | 44 | > | Última »»
ACTUALIZADO 2012-04-04 AT 14:37:04
Hoja de ruta
Nuestra Aparente Rendicion
LOS EDITORES DE NAR
Hasta cuándo una realidad así
2012-04-04 14:37:04


Por Lolita Bosch

El pasado 9 de marzo, alrededor del mediodía, los medios de comunicación y las redes sociales alertaban sobre un posible encuentro en Guadalajara entre las autoridades y el Chapo Guzmán, narcotraficante que huyó en 2001 del penal de Puente Grande, que está en el puesto número 107 de la lista de archimillonarios de Forbes y que es el hombre más buscado por el gobierno estadounidense tras el asesinato de Osama Bin Laden en mayo de 2011. Se dijo que mataron al Chapo, que lo hirieron o que lo descubrieron involuntariamente y estaban tratando de sacarlo de Guadalajara. Y a pesar de que ciertos rumores afirmen que estuvo herido y escondido en la capital de Jalisco, nadie ha podido confirmar ni dudar de nada. Porque la información que recibe la ciudadanía mexicana no es suficiente.

Minutos después de aquella alerta, la ciudad de Guadalajara y algunos de sus municipios eran un caos. Ocotlán, Tonalá y la capital de Jalisco estaban siendo, literalmente, sitiados. Cayó internet en algunos puntos del estado, cayó el servicio de telefonía móvil y se callaron las autoridades. Pero más allá de la impunidad y las horas de pánico o incertidumbre que vivieron los habitantes de Guadalajara, dependiendo de hecho fortuitos como dónde estaban, hacía donde se dirigían, con quién tenían que reportarse, etc., el resultado de lo que ocurrió aquel día, nos sirve hoy para sintetizar qué es lo que estamos viviendo.

Las autoridades locales y gubernamentales tardaron muchas horas en informar a la población, no sólo sobre lo que ocurría sino sobre qué medidas tomar al respecto. Y ésta es una batalla que mantenemos en NAR: el conocimiento debe hoy estar al servicio de la población porque no es sólo una herramienta intelectual, ni estética. Es una posibilidad de permanecer a salvo. Conocimiento, reflexión e información deben mantenerse hoy abiertas. Y sin embargo, los periódicos masivos comenzaron aquel 9 de marzo una enloquecida carrera por ganarse notas los unos a los otros. Algunos ciudadanos y ciudadanas de Guadalajara tuiteaban y posteaban información sobre lo que estaba ocurriendo, convirtiendo rumores en noticia. Aunque la población civil también comenzó a reportar de inmediato cuáles calles transitar y cuáles no. A mandar videos sobre el estado de la ciudad y de algunas de sus salidas. Se aconsejaban, se apapachaban y se protegían. Mandaban mapas de los atentados. Se comenzó a buscar gente a través de otra gente que sí tenía internet. Y muchos navegantes recibían mensajes de desconocidos que preguntaban por su colonia, por su calle, por su casa y su familia.



ACTUALIZADO 2012-04-02 AT 17:35:24
El blog de la redacción
Redacción Gatopardo
PERIODISTAS
Las noches del FITB
2012-04-02 17:35:24


Por Marcela Vargas

En Colombia es cierto eso de que la rumba nunca termina. La decimotercera edición del Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá se mantiene viva prácticamente las 24 horas.

Además de las presentaciones dentro de salas de teatro (profesionales, estudios, pequeñas o amplias), existen diversos espectáculos que se llevan a cabo en calles y espacios públicos de Bogotá. Centros comerciales, plazas y parques de la ciudad sirven como escenario para ocurrencias musicales o cómicas: desde una tropa de zanqueros recorriendo divertidos la Plaza Bolívar hasta una banda de marcha transformando por unos minutos una banqueta común en Nueva Orleans.



Dragón del espectáculo Caballeros y dragones de la compañía mexicana Cornisa 20. Cortesía del FITB.



ACTUALIZADO 2012-04-02 AT 12:59:25
La conspiración de Hades
Fernando Montiel T.
ESCRITOR
Nomenclaturas de fin del mundo
2012-04-02 12:59:25


I. LAS OJIVAS

De ellas saben muchos, sobre ellas saben pocos y su fantasma espanta a todos... o al menos debería hacerlo. En discusiones sobre asuntos internacionales, esgrimir el argumento de "las armas nucleares" cumple la misma función que cuando se ilustra un punto en un debate político utilizando la figura de "los nazis": presentar el extremo aberrante cuya sola mención descalifica de forma absoluta al contrincante. Como heraldos de la maldad absoluta, la figura de Adolfo Hitler y el hongo de fuego hablan fuerte de perdición, de tragedia y horror. Salvo por sicopatía o jingoísmo, no deberían existir las excepciones.

Pero la raíz de la fobia se encuentra más en las visiones que en los conocimientos. Ya lo decía Goya: "el sueño de la razón produce monstruos". ¿Qué sabemos a ciencia cierta del armamento nuclear y del régimen Nacional Socialista? Bien a bien, no mucho; el rumor y la pesadilla y las visiones apocalípticas y el miedo viven en el tiempo y trascienden el espacio. Existen buenas razones para ello. Las imágenes del cataclismo posible se hicieron historia en Hiroshima y Nagasaki el 6 y el 9 de agosto de 1945 -podrían volver a serlo- y en el campo de la teoría, los iniciados asienten con la Dialéctica de la Ilustración de Adorno y Horkheimer (1944) como los legos lo hacen con El Invierno Nuclear de Carl Sagan y Richard Turco (1990). Los teóricos de Frankfurt se adelantaron un año al infierno que arrasó Japón del mismo modo en que Sagan y Turco vieron aquello que Albert Einstein tenía en la mente cuando, al ser interrogado sobre las armas que se utilizarían en la tercera guerra mundial, respondió: "En la tercera no sé, pero en la cuarta sin duda serán palos y piedras".

Filósofos los unos y científicos los otros, todos veían, todos sabían y todos hablaban de un mismo tema: la bancarrota ética de la humanidad y sus peligros.

Jan Oberg, danés, experto en estudios estratégicos y ferviente pacifista sintetizó magistralmente el corazón del problema en materia nuclear:



ACTUALIZADO 2012-03-31 AT 14:40:38
El blog de la redacción
Redacción Gatopardo
PERIODISTAS
Facetas del FITB
2012-03-31 14:40:38


Por Marcela Vargas

El sabor multicultural de estos fríos días bogotanos queda evidente, no sólo con la oferta teatral del Festival Internacional de Teatro de Bogotá, sino también al escuchar los diversos idiomas que recorren los foros. Un equipo de intérpretes es responsable de asegurar la correcta comunicación entre las compañías extranjeras, los organizadores y los periodistas.

Un caso peculiar es la puesta en escena de Macbeth, por la compañía Teatro Estatal de Música y Drama Tbilisi Vaso Abashidze, de Georgia. Su director, David Doiashvili, no habla más que georgiano. En algún momento durante el carrusel de entrevistas con medios informativos, tuvo que triangularse la traducción de georgiano a ruso y de ruso a español. A pesar de los problemas de comunicación, Doiashvili compartió algunos puntos clave para comprender su montaje reinterpretado del clásico de Shakespeare.



ACTUALIZADO 2012-03-29 AT 14:08:04
El blog de la redacción
Redacción Gatopardo
PERIODISTAS
La fiesta de las mil caras
2012-03-29 14:08:04


Por Marcela Vargas

Llegar a la mitad de un festival deja el escozor de perderse la inauguración y los grandes discursos. Pero también da la oportunidad de saborear con más calma, con la cabeza más clara, su oferta cultural.



El Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá presenta en su edición trece un muestrario extenso de talento escénico contemporáneo e internacional. En una Bogotá medio ahogada por las obras públicas en sus vialidades principales, brotan carpas inesperadas y foros que, camuflados entre los hostales de La Candelaria (la zona cultural en el Centro Histórico de la ciudad), uno no imaginaría que existen.



[ Pag. 35 de 75 ] «« Primera | < | 26 | 27 | 28 | 29 | 30 | 31 | 32 | 33 | 34 | 35 | 36 | 37 | 38 | 39 | 40 | 41 | 42 | 43 | 44 | > | Última »»
 
 
LO MÁS LEÍDO
El Samsung Galaxy Core Plus es confiable por ...

El viento es el pretexto para una última hist...
Lésper ataca al arte contemporáneo sin miseri...
Selección de algunas de nuestras tipografías ...
COMUNIDAD
Copyright © 2010  -  www.gatopardo.com