Sábado 4 de julio de 2015 
SÍGUENOS:
ESTILO DE VIDA
Medios
Por Guillermo Sánchez Cervantes
NOVIEMBRE 2012
MÁS ESTILO
  MODA  
Hechas a mano
Goodbye Folk: pasión por lo tradicional. >Leer más

  ESTRUCTURA  
La firmeza de lo simple
Productora juega con las formas y crea espacios de discusión. >Leer más

  LIBROS  
Mapas de exploración
Una colección de guías de viaje de bolsillo. >Leer más

  AUTOS  
Dúo italiano
Una espectacular colaboración entre Maserati y Ermenegildo Zegna. >Leer más

  TECNOLOGÍA  
En defensa de tus datos
Reporte sobre transparencia de las empresas de telecomunicaciones. >Leer más

  MEDIOS  
Premios Platino 2015
Todo sobre la segunda edición de estos premios al cine iberoamericano. >Leer más

  ESCENA  
El mismo corazón
La obra “Un corazón normal” lucha por la igualdad. >Leer más

  ICONO  
El rostro de la información
Muere Jacobo Zabludovsky a los 87 años. >Leer más

La otra frontera
Hace algunos años, Abraham Zabludovsky compró los derechos de la exitosa obra La mara, de Rafael Ramírez Heredia, publicada en 2004, con la intención de llevarla al cine. Era un novelón con muchos personajes e historias que se entrelazaban para revelar la estructura de corrupción e impunidad que se vive en la frontera sur de México, donde policías migratorios, miembros de las maras y agentes estadounidenses están coludidos para impedir, a menudo de forma cruenta e inhumana, que los migrantes de Centro y Sudamérica lleguen a México.

Cuando se tuvo listo el guión, Zabludovsky y Perla Ciuk, también productora, buscaron a Luis Mandoki (Voces inocentes) para dirigir la película. "Es la primera vez que Zabludovsky produce cine. Y desde un inicio me dijo que no tuviera concesiones, como sucede tanto en el cine mexicano. Me dijo que mostrara la historia tal cual, por más cruda que fuera", dice el director de esta cinta, protagonizada por Greisy Mena, Joaquín Cosío y Fernando Moreno. "Luis Mandoki es un director que ha evolucionado. Recuerdo haber visto su ópera prima Motel en los ochenta, con Blanca Guerra y José Alonso, que era una filigrana de realismo puro. Y luego Voces inocentes, donde retrató la guerra civil en El Salvador. Mandoki ha logrado hacerse de un lenguaje poderoso y entiende el sur como nadie", dice Cosío, que interpreta a un corrupto policía migratorio, el "villano" de la cinta (bueno, uno de tantos).

La vida precoz y breve de Sabina Rivas es la historia de una joven hondureña (Greisy Mena) que vive en la zona fronteriza de Guatemala con México. Trabaja en El Tijuanita, un congal donde baila, canta y se prostituye en nombre de un sueño: llegar a la Tijuana de verdad, la del norte de México, a pocos kilómetros del sueño americano, y ahí convertirse en cantante profesional. Todo se complica cuando vuelve a ver a Jovany (Fernando Moreno), una especie de ex novio al que ama y repudia a la vez, y quien acaba por hacerse miembro de la Mara Salvatrucha. Los intentos de Sabina por cruzar la frontera y quedarse en México se verán frustrados por Burrona (Joaquín Cosío), un agente del Instituto Nacional de Migración que, además de detener y matar migrantes, está involucrado en redes de trata de blancas, narcotráfico y corrupción.

Antes de arrancar la filmación, el director se sentó a platicar por tres semanas con el equipo de producción para analizar la estética de la película. Necesitaban retratar la frontera sureña con un estilo que se viera crudo, real, sin maquillaje de ningún tipo. Se hizo un casting en busca de actores centro y sudamericanos y así fue como descubrieron a la debutante Greisy Mena, una actriz venezolana que había subido un demo a YouTube. "El personaje de Sabina Rivas es trágico, se enfrenta a una violencia y desolación muy fuertes, que exigen un trabajo de interpretación soberbio. Y Greisy estuvo a la altura", dice Cosío. Una vez elegido el elenco, hubo más de dos meses de ensayos y "tallereos" para que los actores, que venían de distintos países, pudieran uniformar sus acentos.

La cinta se filmó en locaciones de la ciudad de México, Oaxaca, Chiapas y sobre el río Suchiate, que divide a México de Guatemala. "La vida precoz y breve de Sabina Rivas captura muy bien las texturas de violencia de la frontera y está llena de personajes terribles en un contexto corrupto", dice Cosío. Se estrena este 9 de noviembre y es una oportunidad para voltear a ver la "otra" frontera. "En la frontera norte, los gringos son los malos, pero en la frontera sur somos nosotros los victimarios", dice Mandoki.
LO MÁS LEÍDO
La zona de riesgo de una periodista.
Una excursión por los secretos de la bibliote...

Tras de la desaparición de los 43 normalistas...
El encuentro improbable entre un Zeta y el pe...
COMUNIDAD
Copyright © 2010  -  www.gatopardo.com