Martes 4 de agosto de 2015 
SÍGUENOS:
ESTILO DE VIDA
Viajes
Por Ricardo Garza Lau
NOVIEMBRE 2012
MÁS ESTILO
  PROTAGONISTA DEL MES  
Espíritu libre
Chloë Sevigny: una de las chicas más cool de la Tierra. >Leer más

  ARTE  
Entornos que cuestionan
Llega la Primera Bienal Nacional de Paisaje en la Ciudad de México. >Leer más

  AUTOS  
Carrera magistral
Confirman carrera de soporte para el Fórmula 1 Gran Premio de México. >Leer más

  VIAJES  
San Miguel profundo
Conoce a profundidad una de las ciudades sede del GIFF. >Leer más

  ESTRUCTURA  
La vuelta a la serpiente
Goeritz: La relación intrínseca entre arquitectura y escultura >Leer más

  TRAGOS  
The Venture premia a emprendedores
Anuncian a los 5 ganadores de la campaña de Chivas Regal. >Leer más

  LIBROS  
De la realidad a la ficción
Conversamos con Pablo Simonetti sobre su nueva novela, "Jardín". >Leer más

  EN LA MESA CON  
Gaby Cuevas
De esta senadora se podrán decir muchas cosas, menos que es una monja. >Leer más

Tijuana sí
Tijuana es como la ex novia que encuentras años después y te arrepientes de haber terminado con ella. Hace no mucho, por allá de 2008, visitarla era deporte extremo. Había que esquivar tanquetas militares, oír balaceras y evitar ciertas colonias. Será por 1 ó 100 razones –acuerdos entre cárteles, programas sociales, la creatividad de la gente–, pero aquella ciudad en guerra ha quedado atrás. Claro, siguen los clásicos problemas de la última y más transitada frontera entre el subdesarrollo y Estados Unidos, pero ¿acaso en este país hay otra ciudad con lugares para bailar hasta el amanecer cualquier día de la semana, una gastronomía mediterránea región 4 (y por lo tanto más sabrosa), una movida artística en efervescencia y música electronorteña? O, en términos más terrenales: ¿una ciudad donde vendan cerveza artesanal en el 7-Eleven? Hasta el ego chilango sucumbe.



Igual que en otras ciudades latinoamericanas con violencia extrema, el paso esencial para la recuperación ha sido salir a la calle, tomar el espacio público. Eso lo entendieron el fotógrafo Julio Rodríguez y la gestora cultural Cecilia Ochoa, quienes en 2005 crearon Entijuanarte, un festival que funciona como plataforma para mostrar el trabajo de artistas tanto locales como internacionales y llamar la atención del transeúnte por la cultura. En su más reciente edición, la primera semana de octubre, reunió a 77 000 personas en el Centro Cultural Tijuana (Cecut, "La Bola"). Hubo danza contemporánea y muestra de cine y cerró con un concierto de Nortec Hiperboreal y Celso Piña. Aunque no haya festival, la visita al Cecut es necesaria. Hay un museo sobre las Californias, un teatro, un domo con pantalla IMAX, un espacio de exposiciones y la primera sucursal de la Cineteca Nacional.



¿Qué más visitar? De día: Playas, el mítico lugar donde el muro fronterizo se prolonga hasta el mar. Hay un nuevo malecón. O la avenida Revolución, con su kitsch extremo: los burros pintados de cebra y las farmacias para gringos con nombres como Dr. House. Aquí la escala debe ser en el hotel-restaurante Caesar's, donde inventaron la ensalada César. Preparan el aderezo frente a ti y es realmente bueno. A unos 20 minutos en coche, otro lugar original para comer, recién abierto, es El Taller, del chef y cazador Miguel Ángel Guerrero, quien inventó el concepto de cocina Baja Med. A unos kilómetros se añeja el mejor vino mexicano, pero aquí se fermentan estupendas cervezas. Para probarlas ve a La Taberna, de la Cervecería Tijuana, o al recién abierto BCB Tasting Room, donde tienen unas 30 cervezas artesanales de barril y más de 100 en botella.



De noche, de madrugada y hasta el amanecer, la calle Sexta es el paraíso del bar hopping. Los imperdibles: La Mezcalera, medio hipster, con tres ambientes y mezcal bueno y barato; el Dandy del Sur, una vieja cantina que ha sobrevivido a todo; Tasca, más chela artesanal; La Estrella, un popular salón de baile al que igual van obreros y traileros que extranjeros, y el Blanco y Negro, otro salón cumbianchero donde el reto es que te quedes hasta que cierre.

Advertencia final: la intensidad de Tijuana provoca en quien la visita que, por más tiempo que estés, regreses sintiendo que te faltaron días para disfrutarla y entenderla.
LO MÁS LEÍDO
La zona de riesgo de una periodista.

Una excursión por los secretos de la bibliote...
Tras de la desaparición de los 43 normalistas...
El encuentro improbable entre un Zeta y el pe...
COMUNIDAD
Copyright © 2010  -  www.gatopardo.com