Miércoles 1 de octubre de 2014 
SÍGUENOS:
ESTILO DE VIDA
Protagonista del mes
Por Guillermo Sánchez Cervantes
DICIEMBRE 2012
MÁS ESTILO
  TRAGOS  
El rey de las maltas
The Balvenie, el nuevo escocés en el mercado mexicano. >Leer más

  MÚSICA  
Sussie 4ever
Sussie 4 celebra 16 años de carrera musical. >Leer más

  ICONO  
Tres centenarios
3 protagonistas de las letras mexicanas cumplirían 100 años de vida. >Leer más

  COMIDA  
Manjares de la naturaleza
Hartwood: Un imperdible de la Riviera Maya. >Leer más

  PROTAGONISTA DEL MES  
Luz y sombra
Una exploración de los claroscuros de Yves Saint Laurent. >Leer más

  VIAJES  
Arquiturismo en la ciudad
Conocer la Ciudad de México a través de su arquitectura. >Leer más

  MEDIOS  
La naturaleza excéntrica
El séptimo largometraje de Denis Coté llega a la Cineteca Nacional. >Leer más

  CONAPRED  
Bienvenido a México
Lucas da Costa Maciel fue discriminado por ser extranjero. >Leer más

Natalia Beristáin
Después de años de participar en varios proyectos cinematográficos como directora de casting, productora ejecutiva o asistente de dirección, además de un par de cortometrajes (Pentimetro y Peces plátano), Natalia Beristáin escribió el guión de su primer largometraje, sobre la relación entre una actriz septuagenaria retirada, Dolores, y su nieta Amanda, quien hace todo lo posible por entenderla. A primera vista, lo único que tienen en común es que ambas padecen insomnio. Natalia nunca se imaginó que No quiero dormir sola terminaría siendo galardonada como Mejor Largometraje Mexicano en el Festival Internacional de Cine de Morelia 2012.

Beristáin arrancó la filmación con fondos propios, un poco castigados, y con la participación de las actrices Mariana Gajá y la veterana Adriana Roel. "Me interesaba una narrativa en un largometraje donde pudiera trabajar con actores, más que un trabajo contemplativo y vertiginoso en la edición. Lo que más me emociona es ese cine que tiene que ver con el trabajo fino de la actuación", dice Beristáin, quien creció viendo cintas de John Cassavetes e Ingmar Bergman. Adriana Roel resultó ser la indicada para el papel principal, desde que la vio en escena en un homenaje al dramaturgo Víctor Hugo Rascón Banda.

Natalia viene de una familia que por varias generaciones se ha dedicado al cine y al teatro. Es hija de los reconocidos actores Julieta Egurrola y Arturo Beristáin. Cuando era niña, su madre la metió a hacer teatro y le dejó claro cuán dura era la vida de un actor. Le pareció un oficio agotador. En cambió, intuyó que el trabajo detrás de cámaras podía ser lo suyo. Ingresó al Centro de Capacitación Cinematográfica, donde al principio no la querían sus profesores, pensaban que iba abandonar la carrera para seguir los pasos de sus padres. Pero pronto demostró que tenía madera. "De ninguna manera creo que haya sido una ventaja tener padres actores. Creo que al contrario, son el público más exigente que he tenido en mi vida. Hacer cine fue como encontrar mi propio nicho dentro de la historia de mi familia", dice Beristáin.

No quiero dormir sola es una cinta emotiva que explora los devenires de la edad. Adriana Roel llevaba años retirada del cine mexicano y al principio estaba muy nerviosa de volver a protagonizar una cinta. "Fue un placer trabajar con ella. Hubo un gran proceso de diálogo entre actriz y directora, entendió muy bien el personaje. Y lograr que hiciera un desnudo a sus 78 años fue todo un tema. Desde un principio vislumbré esa escena en que están ambas actrices y se miran desnudas frente a un espejo. Adriana se sentía un poco insegura de lograrlo. Y lo hizo magnífico", dice la directora de esta película profundamente femenina. Todavía no cuenta con fecha de estreno en los circuitos comerciales, pero Beristáin confía en que sea rumbo al verano de 2013.

LO MÁS LEÍDO
Nada como conocer la Ciudad de México a travé...
El encuentro improbable entre un Zeta y el pe...
¿Por qué René Favaloro, salvador de incalcula...

Retrato de una leyenda del rock.
COMUNIDAD
Copyright © 2010  -  www.gatopardo.com