Jueves 31 de julio de 2014 
SGUENOS:
NOTAS RELACIONADAS
BLOGS RELACIONADOS
Julio 2012
La cuna se mueve sola
Despus de la sorprendente irrupcin del movimiento estudiantil #YoSoy132 que entre otras cosas cimbr la eleccin presidencial, muchos malpensados se preguntan quin est detrs de todo esto. La respuesta la tienen sus integrantes: todo el mundo quiere mecer la cuna, pero la cuna se mueve sola, y nadie sabe con certeza adnde va (y eso est bien).
Por Guillermo Osorno / Fotos de Ana Lorenzana
"No somos uno ni somos cien: prensa vendida, cuéntanos bien", dicen los #YoSoy132.
Se supone que el registro de los participantes para esta segunda asamblea interuniversitaria del movimiento #YoSoy132 sera de 8 a 10 de la maana, pero a las 10:30 del lunes 11 de junio, el trmite estaba atrasado en la Universidad Iberoamericana. Uno de los problemas ms comentados en la entrada del estacionamiento 1 era la endemoniada dificultad para llegar en transporte pblico hasta Santa Fe en realidad tambin es difcil llegar en transporte privado: Santa Fe, en la punta poniente de la ciudad, es un enjambre de modernos edificios, sin espacio pblico, hostil al peatn y ahogado por la falta de vas de acceso. Una chica que vena de Cuautitln Izcalli, exactamente en el otro extremo de la mancha urbana de una de las ciudades ms extensas del mundo, se quejaba porque, encima de todo, el metro se descompuso en la maana. Haba llegado de milagro.

Era la primera vez que muchos estudiantes, como esta chica de Cuautitln Izcalli, venan a la Ibero, la universidad privada donde inici el movimiento estudiantil, exactamente un mes antes. El movimiento mismo se haba convertido en una oportunidad nica para que los alumnos de universidades pblicas y privadas se vieran la cara por primera vez. Y sta, que ha sido una de las caractersticas ms interesantes del #YoSoy132, tambin es una que provoca encontronazos.

El diseo arquitectnico de la Ibero daba cuenta del extraamiento. Hay diez entradas para autos y un solo acceso para peatones. Ese lunes no haba clases porque la universidad estaba de vacaciones, as que el estacionamiento 1 se vea casi vaco. A diferencia de cualquier universidad pblica donde la gente entra y sale con libertad, aqu haba que entregar una credencial en la puerta del estacionamiento, para el control de la seguridad interna, y caminar por una laguna de asfalto hasta donde estaba la mesa de registro de la asamblea interuniversitaria. A partir de all, slo se permita la entrada a los voceros, as como a algunos observadores y visitantes de distintos estados de la Repblica.

Pero el verdadero problema de esa maana era ms grave: la amenaza de que esa asamblea fuera tomada por las organizaciones estudiantiles ms radicales que no haban sido parte inicial del movimiento y de que todo el esfuerzo hecho y las ganancias polticas obtenidas se fueran por el cao de la confrontacin y la parlisis de las asambleas. En un mes de vida, el movimiento haba logrado cambiar los trminos de la eleccin para la Presidencia de la Repblica. Antes, el candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI), apoyado por las principales cadenas de televisin, pareca imbatible; todo indicaba que el pas vivira una restauracin del partido que lo haba gobernado por setenta y un aos. Un mes despus, el camino del PRI hacia la Presidencia se vea ms arduo. Los estudiantes tambin haban hecho un comentario muy pertinente sobre la utilidad pblica de la informacin, el papel distorsionador de la televisin y otros medios de comunicacin y, en general, sobre la calidad de la democracia mexicana. Sin embargo, muchos comenzaban a preguntarse: adems de hacer protestas y marchas, qu ms haba que hacer de cara a las elecciones? Sobrevivir el movimiento #YoSoy132 despus de los comicios del 1 de julio? Y si la respuesta era afirmativa, cmo iba a asegurar su vida futura?

Durante semanas, hubo un rgano de direccin informal, llamado la Coordinadora, al que fueron a llegar los primeros estudiantes de universidades pblicas y privadas, muchos de ellos voluntarios que, a ttulo personal, apoyaban a los alumnos de la Universidad Iberoamericana que el 11 de mayo haban abucheado al candidato del PRI, Enrique Pea Nieto, durante su visita a la universidad. (Otra consecuencia del movimiento: que los polticos no pueden ser impunes. El abucheo a Pea Nieto se encendi luego de que defendi la intervencin de la fuerza pblica para dispersar una manifestacin en el pueblo de Atenco, en mayo de 2006, cuando l era gobernador del Estado de Mxico. Esa intervencin provoc dos muertos y decenas de mujeres violadas.)

Acusados por la dirigencia del PRI de ser porros e infiltrados, los estudiantes de la Ibero hicieron luego un video, que circul en YouTube, en el que ciento treinta y uno de ellos mostraban su credencial de la universidad. Era un mensaje a los dirigentes del partido, pero tambin a los medios de comunicacin que haban hecho eco de las acusaciones de los priistas o que minimizaron la importancia de aquella protesta. Les llamaban "medios de dudosa neutralidad".

Los das siguientes hubo un par de marchas precisamente dirigidas contra los medios. Unos estudiantes acudieron a la Ibero para caminar hacia las oficinas de Televisa, que tiene su corporativo en Santa Fe. Otros acudieron al Instituto Tecnolgico Autnomo de Mxico (ITAM), que est en San ngel, donde hay otras oficinas de Televisa, los estudios donde se graban las telenovelas de la cadena. Aunque result muy extrao ver a estos estudiantes, que generalmente no se movilizan, caminar por calles donde nunca haba habido una manifestacin, aquel gesto contagi a ms personas que se fueron sumando al movimiento.

A un alumno del Tecnolgico de Monterrey se le ocurri hacer, en Twitter, el hashtag #YoSoy132, que sirvi como sombrilla para la organizacin. Naturalmente, se cre un liderazgo estudiantil que se junt en una comisin, a la que luego se llam Coordinadora. Ese grupo organizaba reuniones en distintos parques y jardines de la ciudad. All se trataba de llegar a una agenda comn. Eran reuniones en las que confluan estudiantes de distintos puntos del DF, de escuelas pblicas y privadas, de ideologas opuestas, de capacidades intelectuales diferentes, con y sin internet en casa, con o sin smartphones. Para muchos, fue tambin un bautizo en las deliberaciones eternas, en las que cada quien senta que deba plantear un tema, aunque ya se hubiera expresado por otra persona o aunque no tuviera nada que ver con el asunto que se debata.

Despus de largas asambleas, los estudiantes de la Ibero y la comisin que representaba a las dems universidades convocaron a una concentracin en la plaza que rodea a la Estela de Luz, en el Paseo de la Reforma, el polmico monumento que conmemora el Bicentenario de la Independencia, inaugurado recientemente despus de un enorme retraso y en medio de un escndalo por su elevado costo. Era la primera vez que alguien organizaba una protesta all.

En aquella concentracin de la tarde del mircoles 23 de mayo, las coordenadas ideolgicas estaban ya ms o menos trazadas: era un movimiento pacfico y apartidista que exiga equidad en la cobertura informativa, se manifestaba en contra del duopolio de la televisin en Mxico (Televisa controla 70% de la audiencia y su competencia, TV Azteca, el resto) y quera que el siguiente debate presidencial del 10 de junio se pasara por cadena nacional. Las televisoras haban desdeado el primer debate, el del 6 de mayo. TV Azteca decidi transmitir un partido de futbol en su canal de mayor audiencia, a la misma hora que el debate. "Si quieren debate, vanlo por Televisa, si no, vean el futbol por Azteca. Yo les paso los ratings al da siguiente", escribi en su cuenta de Twitter Ricardo Salinas, presidente del Grupo Salinas.

Por ltimo, el movimiento se presentaba con una posicin ambigua frente el candidato del PRI, Enrique Pea Nieto. Aunque todo el mundo lo interpretaba, de hecho, como un asunto anti-Pea bastaba con escuchar las consignas callejeras, ese da trataron de ser cautos en este punto.

Originalmente, los organizadores tampoco queran detener el trfico y planeaban caminar por la acera hasta el monumento del ngel de la Independencia, unas cuadras ms adelante. Pero la manifestacin termin desbordndose por el arroyo de los vehculos. Unos llegaron al ngel y regresaron a la Estela de Luz. Otros siguieron caminando hasta los estudios de Televisa Chapultepec desde donde se transmiten los noticieros y unos ms se desbordaron hasta el Zcalo de la ciudad de Mxico.
A la marcha en la Estela de Luz le siguieron otras reuniones, una en el Monumento a la Revolucin, a cielo abierto, y otra en la Biblioteca Vasconcelos, una biblioteca pblica del centro de la capital. Gran parte de las discusiones de esos das se centraron en una pregunta: deberan declararse abiertamente como un movimiento contra el candidato del PRI, no contra su persona, sino contra todo lo que representaba? Otro eje de discusin fue la organizacin misma de #YoSoy132. Pensaban que era necesario crear una estructura que les diera legitimidad y que les permitiera sobrevivir la eleccin del 1 de julio.


La gente de la Universidad Nacional Autnoma de Mxico (UNAM) se haba incorporado de manera informal. Pero ellos no tenan la representacin de sus escuelas. Aquella Coordinadora se plante, entonces, un dilema adicional. Deban exterminarse a s mismos. La nica manera de seguir haciendo poltica universitaria era convocar a una asamblea general, en la que estuvieran los representantes de las universidades legtimamente escogidos. Se pensaba que, sin la representacin de la UNAM, el movimiento no estaba completo.

Hubo una reunin en Tlatelolco, donde se pusieron estos asuntos en la mesa, y luego se convoc a otra reunin en Las Islas de Ciudad Universitaria. Las Islas es una explanada muy grande que est rodeada por los edificios emblemticos de la universidad: la Biblioteca Central; las facultades de Qumica, Derecho, Arquitectura y Filosofa, uno de los mayores monumentos del modernismo arquitectnico. Mientras la UNAM aportaba la logstica, la Coordinadora decidi el contenido. Planearon hacer una gran asamblea, dividir la discusin en quince mesas, declarar el fin de la Coordinadora y convocar a una nueva organizacin.

Carlos Brito, un estudiante de maestra del Centro de Investigacin y de Estudios Avanzados (Cinvestav), un centro de investigacin cientfica asociado al Instituto Politcnico Nacional (IPN), me cont hace poco que el da de la reunin en la UNAM, el mircoles 30 de mayo, sinti miedo. Brito tiene una voz sonora, como de locutor de radio, as como experiencia como moderador de asambleas, adquirida mientras era estudiante de Ciencia Poltica y Periodismo en el Tecnolgico de Monterrey y en su paso por el Modelo de Naciones Unidas de su universidad. Haba sido una pieza fundamental como moderador de las reuniones de la Coordinadora. Gracias a Brito, todo el mundo se senta escuchado y atendido, pero tambin que estaban avanzando hacia algn lado. Las asambleas haban sido largas, pero alcanzaban acuerdos.

Lleg a las ocho de la maana a la UNAM, vestido con su playera del Cinvestav. Tuvo una primera reunin con los voceros. Estaban los diecinueve de la Coordinadora, pero tambin los nuevos voceros de la UNAM y otras universidades. Gente a la que vea por primera vez. En esa junta, en medio de gritos y sombrerazos, Brito fue nombrado maestro de ceremonias de todo el evento.

La reunin comenz cerca de las diez de la maana con los saludos de los universitarios participantes. Se acord que fueran treinta segundos por saludo. "Y era emocin, tras emocin, tras emocin. Yo vi mucha gente llorar abajo", dijo Brito, que ese da estaba encima de un templete. "Yo creo que era de los pocos que los tena a todos enfrente, entonces nada ms vea cmo empezaban a soltarse las lgrimas. Haba mucha poesa, otros eran puro lugar comn". Era la primera vez en la historia de Mxico que suceda una reunin estudiantil tan amplia.

Luego la reunin se dividi en quince mesas de trabajo, que estuvieron deliberando por ms de ocho horas. Esas mesas funcionaban como una especie de urna en la que la gente, no slo los estudiantes, iba a depositar demandas polticas y sociales, cosas tan dismbolas como agua potable para todos o juicio poltico para el presidente Felipe Caldern por los sesenta mil muertos en la guerra contra las drogas. Fue como una gran catarsis colectiva.

Slo la mesa cuatro, dedicada a la organizacin del movimiento, tena la legitimidad de la representacin estudiantil. All se hicieron los primeros trazos de la organizacin #YoSoy132. Brito coordin esa mesa. "Y ah fue cuando conoc a los ultras", dijo. La UNAM tiene el pedigr de haber sido el foco de los movimientos estudiantiles desde 1968. En 1999, sin embargo, hubo una huelga general para protestar por los aumentos en las cuotas. Esa huelga, que dur meses, termin con la intervencin de la fuerza pblica. Los grupos ms radicales haban logrado secuestrar el movimiento estudiantil y se quedaron incrustados en la poltica universitaria.

"Me empec a dar cuenta de cul era el reto sigui Brito. Ahora s, pens, si haba sido difcil adiestrar (en la connotacin ms noble de la palabra) en los protocolos de una asamblea a diecinueve universidades, tener all a las noventa y tantas universidades iba a ser un reto mayor".

Al final del da toc a Brito coordinar la exposicin de las relatoras de cada mesa. Se ley todo tipo de peticiones, como la descentralizacin de los libros de texto gratuitos o medicinas libres en los hospitales de la seguridad social. Y aunque los universitarios saban que aquellas slo eran propuestas que se deban discutir luego (lo importante eran los acuerdos de la mesa cuatro sobre la organizacin del movimiento), la prensa y los observadores externos comenzaron a pensar que el #YoSoy132 haba comenzado a perder el rumbo.

"Ese da termin totalmente aterrado dijo Brito. Inici aterrado porque no saba con qu clase de monstruo me enfrentaba, y luego, otra vez, aterrado porque no saba con qu clase de monstruo me haba metido".

Mi primer contacto fsico con el movimiento #YoSoy132 sucedi un da despus de aquella reunin en Las Islas. Fui a encontrarme con ellos durante una manifestacin frente al organismo encargado de llevar a cabo las elecciones, el Instituto Federal Electoral. El IFE se encuentra en el extremo sur de la ciudad y, como la Ibero, est tambin en un sitio hostil para el peatn, en la confluencia de dos vas rpidas. Adems, lo encierra una barda alta y gris. La acera es estrecha y estaba ocupada por puestos de comida callejeros que atienden el apetito, siempre abierto, de la burocracia. Aquella maana, adems, una cuadrilla del Gobierno del Distrito Federal trabajaba en una zanja junto a la banqueta. Los estudiantes no tenan ms opcin que congregarse en un parquecito, dejado de la mano de Dios, frente a la entrada del IFE. All, entre rboles y al pie de los pasos a desnivel que forman la confluencia de Viaducto Tlalpan y Perifrico Sur, Sal Alvdrez estudiante del Tec que dos semanas despus va a protagonizar un escndalo dio lectura a un escueto comunicado frente a los medios. Alvdrez es atltico. Tiene el pelo engominado y peinado en puntas. Luca unas rayitas de preocupacin en la frente. Demandaba ante el IFE que el debate que se iba a realizar el 10 de junio se transmitiera por cadena nacional, que se realizara un tercer debate, que se diera a conocer cules eran las empresas involucradas en el conteo de votos y que se ampliara el periodo de inscripcin para observadores electorales.

Alvdrez estaba rodeado por una dona de reporteros. Aquella imagen era un smbolo de cmo el movimiento ya haba capturado la atencin total de los medios. En un punto, Alvdrez pidi a los reporteros que se alejaran. Tena que deliberar un asunto con sus compaeros. Los reporteros voltearon la cara hacia otro lado, deshicieron momentneamente la tensin de la rueda, pero apenas Alvdrez emiti un sonido, volvieron a estrecharse a su alrededor, encender sus luces, cmaras y grabadoras. En busca de un rincn de privacidad, que result imposible, el enjambre se mova de un lado al otro del parquecito.

El sbado siguiente, a medioda, me volv a encontrar con un grupo de #YoSoy132. Estaba a punto de comenzar la marcha gay. Los chicos se estaban reuniendo en un Starbucks de Reforma y Estocolmo, a unos pasos del ngel de la Independencia. Era una veintena de alumnos, principalmente de la Iberoamericana y del ITAM.

Se pusieron en camino una media hora despus de que la marcha haba iniciado. Gritaban: "Televisa, sal del clset!", "Teveazteca, sal del clset!" "Pea Nieto, sal del clset!". Y conforme avanzaban, iban tomando las consignas de la comunidad gay. A la altura de la Glorieta de la Palma, unas cinco cuadras ms adelante, ya gritaron: "Derechos iguales a lesbianas y homosexuales!". Pero lo interesante de aquel da no fue cmo los de #YoSoy132 llevaban a cuestas la bandera gay, seguramente por primera vez en su vida, sino cmo la comunidad gay se haba contagiado del momento poltico y adoptado la bandera de #YoSoy132 de manera por completo natural. Por ejemplo: una de las Hermanas Vampiro, un do travesti que hace espectculos de cabaret, se mand hacer una tiara con la leyenda "YO SOY 132", en dos niveles. Y as, montada en un camin lleno de atlticos jvenes sin camisa, saludaba a la concurrencia y mandaba besos.

"Formacin!, formacin!", gritaban y se reunan frente a alguna cmara que les quisiera tomar una foto luego de que la gente identificaba que eran los jvenes de #YoSoy132. "Ese apoyo s se ve!", gritaban de nuevo cuando alguien les aplauda a su paso. Paco Ross, un hombre panzn, de cincuenta y tres aos, descamisado y en shorts, marchaba por el Monumento a Coln con el #YoSoy132 inscrito en el pecho. Dijo que el movimiento gay no poda ser ajeno al momento poltico. "Queremos una eleccin limpia, que no haya imposicin de un candidato por los medios de comunicacin, queremos la democratizacin de los medios". Tambin suceda que la formacin de #YoSoy132 pasaba completamente desapercibida entre liblulas y pavorreales humanos, femmes fatales en zancos, marineros semidesnudos y otras ensoaciones de la fantasa gay.

El martes siguiente se celebr la primera asamblea interuniversitaria. Llegu pasado el medioda a la Facultad de Arquitectura de la UNAM, donde estaba a punto de comenzar el evento. Se supona que aqu se deba votar la forma de organizacin final de #YoSoy132 entre cinco distintos tipos de asociaciones que se haban establecido en la mesa cuatro de la reunin en Las Islas. Pero el registro se haba convertido en una kerms, en buena medida por la presin de grupos nuevos que queran tener una representacin.

A las tres de la tarde, cuando me fui de all, no se haba podido instalar la mesa, pero los organizadores ya haban cerrado la puerta del auditorio. Para cumplir con observadores y periodistas, por logstica se coloc una bocina a un lado del auditorio, en la que slo se escuchaba un barullo interminable y splicas para establecer el orden.

Regres a las diez de la noche. Los mismos periodistas seguan al pie de la bocina. Haban desaparecido algunos observadores, pero todos los que estaban por all se vean cansados y con el nimo crispado. Una de las personas ms preocupadas estaba sentada sobre un escaln. Era una mujer de cincuenta y largos aos vestida con zapatos de charol negro, pantaln gris y chamarra azul. Llevaba el pelo corto. Era una ex alumna de la Facultad de Ciencias Polticas y Sociales de la UNAM. Haba llegado desde las seis de la tarde y seguido los debates por la bocina. Tena un inters genuino en el desarrollo de la asamblea. Vea con mucha esperanza al movimiento #YoSoy132. Pensaba que era un detonador y confiaba en que el ejemplo de los estudiantes contagiara a otras organizaciones sociales para sacarlas de su apata. No entenda por qu Javier Sicilia, el poeta que haba iniciado un movimiento de vctimas de la violencia, haba hecho un llamado reciente a anular el voto, despus de considerar que los candidatos actuales eran igualmente impresentables. No era el momento de anular el voto, sino de utilizarlo en contra del candidato del PRI, para evitar la restauracin.

Todo esto lo dijo en medio de las llamadas al orden que salan de la bocina. Y entonces sucedi una curiosa coincidencia. En la sala, el moderador trataba desesperadamente de que no se volviera a discutir un llamado por el voto nulo, que es una bandera de los ultras. #YoSoy132 estaba por el voto til e informado.

Haba sido una asamblea largusima. Estuvo a punto de naufragar varias veces. Carlos Brito, que volvi a moderar la mesa, me cont das despus que exista el temor de que les arrebataran el movimiento. "Me dijeron: va a haber muchos grupos polticos que van a querer agarrar esto. El movimiento se va a convertir en un barco poltico que va tomar el que ms aguante en la asamblea".

Lo nico que comi Brito durante esas doce horas fueron unas galletas Lors y un Nestea. Haca calor. No haba aire acondicionado. "Lleg un momento que, de plano, como a la hora siete, ocho, yo ya no tena ni idea de qu estaban hablando. Escuchaba el sintagma de lo que decan, sin el paradigma", dijo Brito usando una metfora de lingstica estructuralista. En medio de esto, sucedi un asunto curioso: una organizacin denominada convenientemente #YoSoyQuetzalcatl haba penetrado al auditorio y presionaba por dar un comunicado que no estaba en absoluto relacionado con los candentes temas de la asamblea, sino con el paso de Venus frente al Sol. Brito le haba dado la palabra a otras organizaciones sociales, como las mujeres de Atenco, pero aquello pareca rebasar el lmite de lo razonable. Con todo, la asamblea era un caos. #YoSoyQuetzalcatl se fue acercando al micrfono hasta que su discurso result irremediable.

"Est a punto de romperse la sesin dijo Brito. Los de Quetzalcatl se bajan, bajan, bajan por el auditorio, se ponen atrs de m y me dicen: Djame tocar el caracol, djame', y yo dije: Va, tcalo' y fue extraordinario".

Aquellos hombres vestidos de blanco, que llevaban unos collares de concha, anunciaron la importancia del regreso de Quetzalcatl en 2012 y pidieron a la asamblea que alinearan la columna vertebral.

"Casi todos estaban rojos de coraje, sudorosos, enojados, y de repente les dicen eso, y ves cmo todos se acomodan en el asiento. Solamente los de la mesa podemos ver cmo todos alzan las manos, alinean la columna. Los otros comienzan a tocar el caracol, y la asamblea se calm", dijo Brito.

Despus de eso, se pudo votar la forma de organizacin de #YoSoy132. Se estableci que era un movimiento plural. Las asambleas locales universitarias seran autnomas. Se convocara a asambleas generales, a las que asistiran voceros elegidos por sus universidades. La asamblea general retomara la agenda discutida y la trabajara en comisiones. La Coordinadora desapareca como rgano de decisin.

Slo faltaba, evidentemente, ponerse de acuerdo en la agenda. Despus de otras discusiones, que de nuevo parecan interminables, se convoc a una asamblea en la Universidad Iberoamericana, a celebrarse el 11 de junio: un mes despus de iniciado el movimiento, a menos de 20 das de la eleccin presidencial.

Durante esos primeros das de junio conoc a Antonio Attolini, una de las cabezas ms visibles. Lo vi por primera vez en una reunin en el peridico El Universal entre lderes del movimiento, columnistas y reporteros. Por mucho, era el ms elocuente de los estudiantes. Luego estuve cerca de l durante la marcha gay. Ese da, por cierto, Too termin sentado junto con su maestro del ITAM Genaro Lozano, quien das despus moderara una seccin del debate presidencial organizado por #YoSoy132 en una mesa de gente ms bien fresa que haba estado en la marcha y se haba separado de la misma a la altura del Hilton del Centro Histrico para meterse al restaurante El Cardenal a tomar margaritas y comer algo. Era el nico heterosexual joven de la concurrencia. Aguant carrilla.

Too tiene fama de guapo. En la calle lo confunden con el actor Jos Mara de Tavira, pero Too se ha vuelto tan famoso que no sera descabellado pensar que a De Tavira lo comiencen a confundir con Attolini. Fui testigo de cmo, en menos de una hora, una seora fue a felicitarlo por sus pelculas y otras dos personas fueron a expresar su solidaridad con el movimiento. Una de esas personas era Diego, ex estudiante de Derecho del ITAM y ahora productor de msica. Diego dijo esto a Attolini despus de presentarse:

Me parece maravilloso que ests haciendo todo esto, cabrn. Porque faltaba un gey con huevos, neta. Puedes llegar muy, muy, muy lejos.
No sabes cmo agradezco tus palabras.


No, gey, es que el pas necesita en este momento un cabrn como t, que se rodee de gente chingona. Deberas ser el presidente. [Antonio se rio] No te conozco muy bien, pero por lo que te vi hablar en las entrevistas, gey, tienes toda la capacidad, todo lo que se necesita para modificar el rumbo de este pas. Y no es broma, cabrn. Ya s que lo estn haciendo y por eso tuve los huevos de acercarme a ti.

Me reun con Too en un Starbucks del sur de la ciudad. Ese da estaba con una admiradora. Haba tenido una intervencin en el programa radiofnico del conservador scar Mario Beteta y estaba indignado por la insistencia de algunos medios de minimizar el movimiento o verlo como una obra oscura del candidato de la izquierda Andrs Manuel Lpez Obrador.

Antonio tiene veintids aos. Su madre es profesora de Literatura y su padre instructor de equitacin. Vivi en Torren y Cuernavaca. Fue a escuelas privadas antes de entrar al ITAM, donde cursa el octavo semestre del Programa Conjunto Ciencia Poltica y Relaciones Internacionales. Too tiene una formacin tpica de los itamitas, muy slida en economa, matemticas y mtodos cuantitativos. Pero tiene una pasin poco comn en los de su escuela, que privilegia la discusin acadmica pausada por encima de los arrebatos polticos. Eso le ha causado problemas.

El asesinato de Jorge Antonio Mercado y Javier Francisco Arredondo, los estudiantes del Tecnolgico de Monterrey que fueron muertos en 2010 por un error garrafal del Ejrcito mexicano y luego presentados como si hubieran sido dos traficantes de drogas, encendi a Too, que comenz a establecer una red estudiantil para presentar alternativas a la estrategia de combate a las drogas del presidente Caldern. Llevaba ya algunos meses trabajando en esto cuando se present en el ITAM el doctor Alejandro Poir, ex director de la carrera de Ciencia Poltica en la misma universidad y, en ese momento, secretario tcnico del Consejo de Seguridad Nacional. En aquella conferencia, Poir comenz a hablar de los xitos del gobierno de Caldern en materia de seguridad.

"Entonces el seor empieza a mentir", dijo Too en referencia a la exposicin de Poir. "El seor estaba en mi casa, en mi auditorio, mintiendo. Y una estudiante le pregunta: Qu puede o qu tiene que hacer la sociedad civil para incluirse en el combate al crimen organizado?'. El doctor, un hombre de ciencia, un hombre tcnico, contesta: Teniendo esperanza. Teniendo esperanza de que vamos a salir de esta tragedia. Teniendo esperanza de que vamos a ganar'. Yo lo que pienso es: A ver. Si alguien me justifica la barbarie, la tragedia, el dolor y el sufrimiento, invocando un futuro inmanente, eso es perverso'. Pues agarr y le grit: Cmo miente este gobierno! Ni un estudiante ms muerto!'. Pum. O sea, qu es esto? Luego la pas muy mal. A partir de esto se burlaron de m mis profesores, mis compaeros me trataban mal. Mucha gente me dej de hablar. Les pareca que eso no se tena que hacer".

Me interesaba saber cmo haba despertado Too al movimiento estudiantil reciente. Cont que el 11 de mayo, da de la presencia de Pea en la Ibero, no haba hecho gran cosa porque era el cumpleaos de su mam, pero que el 12 s estuvo pensando cmo deba actuar. Escribi en su blog (www.antonioattolini.blogspot.mx) un texto que titul "Seal de alarma: EPN en la IBERO". Fue una de sus entradas ms visitadas. La seal de alarma se refera a la incapacidad de las instituciones de ofrecer certidumbre, los organismos que haban exonerado a Pea Nieto de sus actos en Atenco. "La crtica no debe de ir hacia el candidato escribi Too, sino hacia los formalismos utilizados por la Suprema Corte en el caso Atenco. La propuesta no est en boicotear su salida del foro, sino en rastrear cules han sido los bloqueos que han hecho que sta sea la nica manera de expresarse y trabajar en corregirlos".

El 18 de mayo, el da de la primera marcha de las escuelas privadas hacia las oficinas vecinas de Televisa, Antonio haba dormido en el cubculo del ITAMMUN, el Modelo de Naciones Unidas de la universidad, del cual Too es secretario general. Dudaba en ir a la marcha, a la que haban convocado otros compaeros. Pero termin yendo y, en cierto sentido, liderando. Como es alto y tiene voz potente, todos los medios se le acercaron. Ese da acab leyendo un comunicado preparado por Daniel Cubra, otro lder itamita, que hablaba del papel de los medios en el intento de imposicin del candidato del PRI. Algo similar pas en la reunin de la Estela de Luz. Too acab en la vanguardia de los que se fueron del ngel a Televisa y luego al Zcalo. All tambin se ocup de hablar con los medios.

Sobre la extensin del movimiento hacia la UNAM, dijo: "Nosotros consideramos que si bien el movimiento tiene una gnesis en universidades privadas, tiene que verse involucrada la UNAM para aumentar nuestro msculo".
Por qu crees que tu generacin fue capaz de armar un movimiento de esta naturaleza?
Por internet, internet redujo los costos de entrada de manera brutal. Y no estoy diciendo que es gracias al internet que hay un movimiento social, a lo que me refiero es que si no hubiramos tenido una vlvula de escape como las redes sociales, estaramos utilizando otros mecanismos para buscar la resolucin de los problemas. Pero gracias a las redes sociales esto fue muy espontneo; gracias a las redes sociales se organiz algo que hizo eco.


Too me invit a marchar con l y su grupo la tarde del domingo 10 de junio. #YoSoy132 convocaba a una manifestacin que partira a las seis de la tarde desde el ngel hasta el Zcalo, donde nos quedaramos a ver el segundo debate presidencial, que se iba a transmitir pblicamente por medio de una pantalla gigante. #YoSoy132 celebraba que ese segundo debate se iba a pasar por los canales de mayor audiencia de las dos televisoras comerciales gracias a la presin que haban ejercido.

Ese domingo en la maana hubo una nueva manifestacin para conmemorar los hechos del 10 de junio de 1971, cuando unos estudiantes en la ciudad de Mxico fueron duramente reprimidos por un grupo paramilitar, al que se conoca como los Halcones. Hubo decenas de muertos. La de ese domingo de junio de 2012 fue una manifestacin llena de gente y simbolismo anti-PRI.

Llegu al ngel poco antes de las seis, y ya Too estaba rodeado de reporteros. Escuch a un grupo de admiradoras que coreaba: "Attolini, bombn, te quiero en mi colchn!".

Pasadas las seis, el grupo Bulla tambores, silbatos, camisetas negras y sombreros le puso sabor a la marcha con su batucada. Por el camino de Reforma escuch nuevas consignas: "Gracias, Ibero, por correr a ese ratero!". Hubo una rechifla frente al peridico Exclsior, en la esquina de Reforma y Bucareli, por la percepcin de que tambin manipula la informacin a favor de Pea. "Hay que estudiaaar, hay que estudiaaar, el que no estudie como Pea va acabar", cantaban unas tres mil personas.

Llegamos a la plancha del Zcalo a las ocho con cinco de la noche. El debate apenas comenzaba y se transmita, irnicamente, por el canal 11, del IPN. La caravana que vena de Reforma se sent en el suelo a ver un espectculo ms o menos predecible. Nos levantamos de all con las piernas entumidas. Al da siguiente iba a celebrarse la segunda asamblea interuniversitaria en la Ibero. Too me haba dicho lo que esperaba de esa reunin: "Se va a determinar la declaracin de principios, que s y qu no es #YoSoy132, para que no haya cualquier cabrn que llegue y patee un carro y diga #Yo soy 132, y luego exploten los medios diciendo que somos una bola de violentos; estableceremos los ejes fundamentales para tener un documento defendible ante cualquier embate y que sirva de plataforma comn en diferentes partes de la Repblica".

Aquel lunes 11 de junio, llegar hasta Santa Fe era el menor de los problemas de la asamblea interuniversitaria. De nuevo pasaron horas antes de completar el registro. Dos grupos distintos presionaban por entrar. Por un lado, estaban los estudiantes de los estados, que buscaban una representacin en la asamblea. Se les llamaba "enlaces". Por el otro, estaban los observadores, estudiantes que slo queran mirar.

Las condiciones del auditorio Jos Snchez Villaseor en la Ibero el mismo donde se present Pea eran muy superiores a las de la Facultad de Arquitectura. Ac el aire acondicionado refrescaba el ambiente. Adems, en vez de una bocina, haba una pantalla de televisin en la que la prensa y en principio los observadores podran mirar el desarrollo de la sesin.

Se votaron los representantes de la mesa que coordinara la reunin. Brito no se postul porque ese da quera presentar una mocin. Aquella mesa, formada por dos chicos y dos chicas, que se vea muy competente, dos horas despus ya estaba completamente rebasada. Como a las dos de la tarde sometieron a votacin la entrada de los observadores. Y se vot a favor. Hubo que poner cinco hileras de sillas adicionales. Pronto se vio que aquello haba sido un error. La mayora de ellos eran, en realidad, miembros del Movimiento de Aspirantes Excluidos de la Educacin Superior (MAES), un grupo de presin que exige se ample la matrcula para la educacin superior gratuita, pero que tambin representa posiciones radicales. Los del MAES no respetaron su condicin de observadores silenciosos y comenzaron a interrumpir la sesin con gritos y protestas.

Por otro lado, representantes del ITAM y de la Facultad de Derecho de la UNAM queran someter al pleno un documento: la declaracin de principios de la que me haba hablado Antonio. Era un documento largo. Tena una introduccin muy amplia, que daba todo el contexto necesario para entender la gnesis del asunto. Hablaba de la presencia de Pea en la Ibero, de la respuesta del pri y los medios, del video en el que los estudiantes de la Ibero se identificaban. El documento agregaba: "Nosotros somos los estudiantes, profesores y profesionistas de las universidades pblicas y privadas que rechazan el paradigma fatalista que establece que todo est dado de acuerdo con un plan impuesto del que no podemos escapar".

Y en otro punto se volva potico y vibrante: "Preferimos la ridcula juventud sobre la seriedad de los jvenes viejos; los tuits y las universidades que las noticias universales; sumarnos a las marchas que sumarnos a otras cifras. Preferimos un mundo de redes sociales que mundos enredados en nudos; preferimos marchar que marcharnos; preferimos internet y su intento; porque no somos uno ni somos cien: prensa vendida, cuntanos bien; porque unidos somos ms de 131, as nace #YoSoy132".

Declaraban ser un movimiento apartidista, es decir, sin vnculo con algn partido poltico; pacfico, de base estudiantil, laico, de carcter social, poltico (porque se interesaba en los asuntos pblicos y pretenda desarrollar espacios para la participacin ciudadana), humanista, autnomo, comprometido, responsable y democrtico. Y, de manera importante, proclamaban que el movimiento deba superar la coyuntura electoral y ser permanente. Asuman, pues, la urgencia de crear una organizacin con capacidad de movilizacin y una cara jurdica.

Se propuso votar el documento en ese momento, pero era demasiado largo, y representantes de otras universidades queran mirarlo. As que se form una comisin redactora que se sali del saln a revisar el texto.

Mientras tanto, la asamblea se caa a pedazos. Los del MAES estaban incontrolables y nadie haca caso a los estudiantes de los estados, que haban organizado captulos locales de #YoSoy132 y esperaban unirse al movimiento. Algunos estudiantes desesperados escribieron en una hoja: "Faltan 20 das para la eleccin", y se paseaban con el cuaderno sobre la cabeza, como edecanes en un ring de box. En un intento por ampliar la representacin de la asamblea a los estudiantes de los estados (lo que s se aprob), se introdujo tambin la idea de incluir a otras organizaciones sociales. Pareca que #YoSoy132 iba a perder su alma estudiantil. Los del MAES se paraban de sus asientos y gritaban a favor de esta mocin. Seguridad interna de la Ibero entr al auditorio. Horas despus, la larga declaracin de principios regres al auditorio con una nueva redaccin. Fue aprobada, pero la verdad es que nadie haca caso. La mesa estaba contra las cuerdas. Los voceros gritaban "Fuera, fuera!" a los observadores, que no se callaban. Una chica de Tlaxcala pidi la palabra y dijo que ella haba tomado el camin en la maana con mucha ilusin y que se iba de regreso con mucha pena.

La nica mocin sensata result ser la siguiente: convocar a una nueva reunin un da despus, a las once de la maana, en el IPN.

Al da siguiente, me levant con la conviccin de que el movimiento no iba a sobrevivir, de que iba a quedar ahogado en sus asambleas. Tambin era evidente que stas no eran su nico obstculo. Ese da de la Ibero, por ejemplo, el mismo Sal Alvdrez, ni ms ni menos, me ense en su telfono celular un editorial firmado por el columnista poltico Ricardo Alemn que se public en El Universal, el mismo diario en el que yo colaboro. Alvdrez se acerc a m en actitud de reclamo. La columna deca: "Cada vez resulta ms evidente que detrs del movimiento #YoSoy132 existe una cuidadosa organizacin poltico electoral que [...] busca fines partidistas, dispone de recursos econmicos ilimitados y cuenta con proteccin de distintos niveles de gobierno".

Segn Alemn, la protesta estudiantil que haba nacido en la Ibero, haba sido alimentada por la izquierda. La mano que mova a los estudiantes se llamaba Manuel Camacho (ahora candidato a senador por el partido de izquierda, el PRD).

Alemn deca que si se miraba con detenimiento a los lderes del movimiento, todos conectaban de alguna forma con Andrs Manuel Lpez Obrador y, en ltima instancia, con Carlos Slim, el millonario que estara financiando la campaa de AMLO.

Luego, el martes 12 en la tarde, al mismo tiempo que se llevaba a cabo la asamblea en el IPN, estaba convocada una conferencia de prensa en el Monumento a la Revolucin. Haba aparecido un grupo disidente de #YoSoy132 llamado #GeneracinMX. Publicaron un video en YouTube en el que explicaban la razn de haber dejado el movimiento. Los estudiantes involucrados decan que ya no eran #YoSoy132 porque se dieron cuenta de que el movimiento no tena direccin. La izquierda no haba respetado su movimiento y lo haba hecho suyo. Ellos se proponan totalmente apartidistas. Prometan no atacar ni apoyar a ningn candidato y dibujaban una agenda de reforma poltica.

Llegu a la conferencia de prensa un poco tarde. Haba de nuevo un esfnter de reporteros alrededor de lo que supuse que eran los integrantes del grupo disidente. Pero mientras avanzaba por la densa capa reporteril me di cuenta de que en el centro del crculo no haba ms que un integrante: Rodrigo Ocampo, un itamita, que haba participado en algunas acciones de #YoSoy132. Ocampo, moreno, alto, pelo engominado, estaba explicando por qu era el nico que se presentaba a la conferencia de prensa. l y sus compaeros fueron amenazados y tenan miedo. Ocampo, sin embargo, no pudo responder quin era el autor de las amenazas y, en ltima instancia, quines eran los estudiantes ligados a los partidos de izquierda. Sali del monumento acompaado de un chico, caminando solo por la calle de Gmez Faras.

En simetra con las notas que ligaban a #YoSoy132 con la izquierda, aparecieron otras que conectaron a #GeneracinMX con el PRI. No se volvi a saber nada de Ocampo y su grupo.

Las nubes grises que pasaban sobre el movimiento parecieron disiparse al da siguiente, el mircoles 13 de junio (distintos integrantes de #YoSoy132 me haban hecho notar que todas las cosas importantes les suceden los mircoles). Ese da convocaron a una nueva manifestacin ante los estudios de Televisa Chapultepec. La llamaron "Fiesta por la luz de la verdad". Fue un evento que los organizadores quisieron cargar de simbolismo.

A las ocho y media, cuando ya haba oscurecido, la gente comenz a encender unas velas. Un poco ms tarde hubo una convocatoria para caminar unos pasos en direccin del Eje Central. Iba a comenzar la transmisin de un video. El proyector, instalado en una camioneta sobre el camelln, ilumin uno de los muros de Televisa con imgenes de los grandes momentos de violencia del Estado: la represin de Tlatelolco en 1968, el aplastamiento de la manifestacin estudiantil en 1971, la intervencin de la fuerza pblica en Atenco. Tambin se pudieron ver imgenes de otras trampas del PRI, como el presunto fraude electoral de 1988, que le dio la victoria a Carlos Salinas de Gortari. El video haca un comentario sobre la poltica de informacin de Televisa sobre sus propios muros. "Despierta. Exige la verdad pacficamente", deca una leyenda. Y luego de que termin la proyeccin, la concurrencia comenz a gritar: "Yo soy 132, yo soy 132!".

Contra todo pronstico, adems, la asamblea en el IPN haba sido un xito. Los organizadores de esa reunin, mucho mejor entrenados en las rudezas de la poltica estudiantil, haban puesto una serie de barreras fsicas a la entrada del auditorio de la escuela de Administracin y Economa, evitando as la infiltracin de presuntos observadores y rompeasambleas. De hecho, una de las consecuencias no esperadas de este movimiento ha sido la de devolverle a los sectores ms moderados de las universidades pblicas la confianza en la poltica universitaria.

Eso me lo contaron con todo detalle Circe Camacho y Carlos Cario, dos estudiantes de la UNAM. A sugerencia de Circe, quedamos de vernos en un caf cerca del metro Insurgentes. Fue la nica reunin con estudiantes de #YoSoy132 que no sucedi en un Starbucks. Circe, de veintin aos, cursa el sexto semestre de Psicologa. Tiene una expresin dura, como de estrella de rock. La haba visto en la Ibero, como parte del equipo de logstica. Es guapa, lleva el pelo corto, sombras negras en los prpados y dos piercings. Lleg con Carlos, de veintids aos, que est inscrito a la carrera de Estudios Latinoamericanos. Carlos es tambin un chico atractivo, que tiene cierto parecido con el futbolista Chicharito Hernndez. Los dos son parte de Grupo Democracia Revolucionaria, de inspiracin gramsciana, que hace poltica en la universidad. Los dos participaban en el Movimiento de Regeneracin Nacional Jvenes y Estudiantes (Morenaje), la base de apoyo de Andrs Manuel Lpez Obrador.

Se supona que la entrevista estaba pactada slo con Circe, pero Carlos, que lleva una bitcora de lo sucedido en el ltimo mes, aportaba datos e ideas profusamente. Fue una conversacin que dur casi tres horas. En un punto, Circe interrumpi la conversacin para preguntar: "A quin crees que le gusta ms or su voz, a Attolini o a Carlos?".

A Circe y Carlos los tom por sorpresa la reaccin de la Ibero frente a Pea Nieto. "En ese momento, ninguno de nosotros vislumbrbamos hasta dnde iba a llegar esto dijo Carlos. Ms bien fue como un sacn de onda de que esto hubiera sucedido en una universidad privada. Nosotros en la UNAM tenemos estos prejuicios de que los chavos de las privadas son medio torpes, medio fresas".

Pero el segundo indicio de que algo haba cambiado lo tuvieron en una marcha que sucedi el fin de semana siguiente al llamado "viernes negro" de Pea. Se haba convocado a una manifestacin contra el candidato del PRI, en la que Circe y Carlos comenzaron a ver gente de la UNAM, pero no las mismas caras, sino gente nueva. Al final de aquella marcha se acercaron personas del incipiente #YoSoy132 para invitarlos a una asamblea en el Parque Mxico, a la que no fueron.

Su primer contacto real con el movimiento fue durante la marcha de la Estela de Luz. Segn Carlos, hay muchas crticas que hacer de esa marcha. No estaba bien organizada. El sonido no funcionaba bien. El pronunciamiento se haba quedado corto. Pero la actitud de Carlos y Circe era de cierta humildad. "Finalmente eso era de ellos dijo Carlos, ellos lo estaban iniciando". Al final de aquella marcha, ya en el Zcalo, hubo una pequea asamblea para tratar de organizar a la gente de la UNAM. Circe: "ramos como unas trescientas personas. Estbamos all para ver cmo nos bamos a incluir. Pero, lamentablemente, muchos de los alumnos de la UNAM estn desencantados". Con todo, se convoc a otras reuniones, hasta concluir con la de Las Islas, donde se oficializ la incorporacin de la UNAM.

Circe piensa que, en este proceso, el papel de gente como ella y Carlos ha sido el de sensibilizar al movimiento, ponerlo ms a tono con lo que sucede en la calle y con la poltica estudiantil. Tambin cree que la experiencia de trabajar con gente nueva ha sido gratificante. Carlos: "El verdadero choque fue cuando me dijeron: Tienes dos minutos para hablar', dos minutos? No, no puedo', pens. Pero nos fuimos acostumbrando a esa dinmica y fue delicioso. No eran reuniones rpidas, porque estbamos all cinco, seis horas, pero eran reuniones muy productivas. Se sacaban muchos acuerdos en un solo da".

Al final, el movimiento #Yo Soy132 ha reactivado la vida estudiantil de la UNAM y otras universidades pblicas. Slo algunas facultades tienen representacin de los movimientos ms radicales. Las dems han analizado los planteamientos del movimiento y los han incorporado a las discusiones de sus propias asambleas.

Horas despus de mi conversacin con Circe y Cario, estoy con Carlos Brito en un caf Starbucks (por qu no?) en Coyoacn. Si Attolini es una de las caras del movimiento, Brito es uno de sus cerebros (o su sistema circulatorio, por su capacidad de hacer fluir las asambleas).

Haba quedado de verme con l en un caf no Starbucks en la colonia Condesa, a las cuatro de la tarde. Pero Brito me habl para preguntarme si no tena inconveniente en encontrarme con l en su casa, frente al Parque Morelos, en la colonia Escandn. Haban cambiado los planes. Tena que ir a una reunin a la Comisin de Derechos Humanos del Distrito Federal, donde se acababa de confirmar que iba a tener lugar el debate presidencial #YoSoy132, el martes 19 de junio.

Llegando a su edificio nos montamos en el automvil y enfilamos hacia Coyoacn. Brito es un tipo afable, con un sentido del humor muy fino. Es alto, moreno, tiene el pelo corto y lleva unos lentes de pasta negra que le dan cierto aire hipster. Ese da llevaba tenis, jeans y una camisa de cuadros. Brito no saba muy bien dnde estaba la Comisin y perdimos el rumbo ligeramente. Terminamos a la caza de un lugar de estacionamiento, a varias cuadras del edificio.

En el camino me cont que lo haban invitado a compartir la mesa con Camila Vallejo, la lder estudiantil chilena que se iba a presentar en un foro en la Universidad Autnoma Metropolitana. Brito haba declinado la invitacin. Me sorprendi. Por qu rechaz esa fabulosa oportunidad? A Brito lo que ms le interesaba era no perder su capacidad de interlocucin en el movimiento. Senta que si apareca junto a Camila Vallejo lo iban a cuestionar.

Brito tom algunas llamadas en su celular. Estaban tratando de encontrar un sitio para celebrar las asambleas universitarias que definiran los temas del debate. El ITAM acababa de cancelar la sede. Brito hizo notar la discrepancia entre las enormes expectativas de la gente sobre el movimiento y los recursos con los que al final cuenta. Si el ITAM cancelaba, entonces habra que hacer la reunin en el Zcalo, pens, aunque no hubiera internet para conectarse.

Llegando a la Comisin de Derechos Humanos del Distrito Federal, Brito se meti a su reunin con el comit organizador y yo me encontr con el profesor de la Ibero Pablo Reyna, que vena de presentar una queja por la cantidad de amenazas y actos intimidantes que haban recibido, sobre todo, los alumnos de la Ibero: desde llamadas telefnicas hasta la presencia de gente extraa afuera de sus casas.

Dos horas despus me volv a encontrar con Brito, esta vez en el Starbucks de Centro Coyoacn, a pocas cuadras de la Comisin.

Brito recibi una nueva llamada en su telfono.
Ya qued tambin lo de maana dijo en referencia a las asambleas de preparacin del debate. Facultad de Ciencias Polticas. Me ofrecen seguridad, me ofrecen seguridad.


El da del "viernes negro", Brito estaba desayunando en casa de sus paps (ella estudi Enfermera, l termin slo el bachillerato. Se dedica a vender carnitas). Vio la transmisin del evento por internet. Aplauda cuando algunos de los alumnos colocaban una pregunta dura a Enrique Pea Nieto. Luego se puso a escuchar Ibero 90.9. Y se dio cuenta de que algo realmente serio estaba pasando. La respuesta de la cpula del PRI abonaba a su indignacin, pero qu ms se poda hacer?
Estaba esa marcha anti-Pea, convocada para el 19 de mayo. Brito comenz a organizar un contingente con los alumnos del Tecnolgico de Monterrey campus ciudad de Mxico, la escuela de la que l es egresado. En esas reuniones se enter de que exista un grupo que se llamaba #YoSoy132.


"En ese momento veamos la marcha anti-Pea como lo ms atrevido que podamos hacer en cuestiones de activismo poltico dijo Brito. No tenamos idea de qu esperar. Tenamos mucho miedo: bamos a ir como doscientas personas. Pensamos que nos iban a caer porros, que nos iban a aventar cohetes".

Ese grupo del Tec apoy tambin las marchas de las universidades a las oficinas de Televisa. Fue all cuando entraron en comunicacin con la Ibero. Y la Ibero los puso en un comit aparte. "Casi, casi nos dijeron: Bueno, las universidades que nos quieran apoyar, les agradecemos mucho, se sientan ac'. Tampoco ellos dimensionaron lo que estaba ocurriendo dijo Brito. Entonces ya conformamos ese comit, dijimos una serie de vaguedades, trivialidades, torpezas, pero quedamos de vernos al da siguiente. Y a partir de  ese da ya empez toda la organizacin que ha ido creciendo y creciendo hasta convertirse en este monstruo. Pero te digo, como que una cosa te lleva a la otra, sin mucha planeacin".

Y para que ese monstruo sobreviva, Carlos Brito piensa que no hay que tratar de llegar a una enorme coordinacin interuniversitaria, sino aceptar las divergencias y tratar de llegar a unos pocos acuerdos. Por lo pronto, stos son no a la imposicin de un candidato, no a la manipulacin de la informacin.

Por qu pensaba l que el movimiento, como organizacin, se haba salvado despus de la desastrosa reunin del 11 de junio en la Ibero?
"La gente del Poli se dio cuenta de lo que ocurri en la Ibero. Al final del da, yo estaba todo derrotado y me dicen: Qu pas?, vas a ir maana?', y yo: No, yo creo que no. Estoy reconsiderando las cosas'. Estaba muy afectado emocionalmente. Adems, pinsalo, yo no soy representante de nadie". Brito, en realidad, no representa ni al Cinvestav, ni al Tecnolgico de Monterrey, aunque a veces los del Tec lo han nombrado su vocero. "Entonces me dicen: Es importante que vayas porque eres una figura moral, y te aseguramos que maana en el Poli esto que ocurri ac no va a ocurrir de ninguna forma', y digo: Pues va'".


Por sugerencia de la gente del Poli, Brito invit a sus conocidos: los de la Ibero, los representantes de las universidades metropolitanas, gente del ITAM. Brito mismo obtuvo la representacin del Tec para esa reunin.

"En el Poli hicieron una cosa compleja para que no fueran a penetrar la asamblea: la entrada al auditorio era un pasillo superchiquito, y pusieron barricadas de mesas. Era como la Batalla de las Termpilas dijo. Bueno, estaba muy bien armado, y la asamblea fluy y devolvi muchas esperanzas. Entre otras cosas se acord lo del debate, por fin".

En qu trminos definiras el xito del movimiento?
El xito es clarsimo, ah est Attolini, de hecho. El xito es un llamado a la politizacin de los jvenes, que se rompa el estigma de "ninis" apticos, desinteresados en la poltica. Y yo creo que eso nadie nos lo puede negar. Hoy, hoy, hoy hay chavitos que, sin ms ni ms, en algn municipio de algn estado, estn saliendo a criticar a los medios de comunicacin o a su presidente municipal o lo que sea. Eso es una ganancia.


Puesto de una forma convencional, cul es el futuro del movimiento?
No tengo idea, je, je. Yo no tengo idea, es como decir: "Cul es el futuro de una parvada de seiscientos pjaros? concluy Brito. Hoy no saba en la maana que iba a venir hasta la Comisin de Derechos Humanos del DF, que me iba a ver contigo, que iba a terminar ac. Yo pens que me iba a quedar en la casa a organizar el debate de maana. Y nunca nada es como lo planeas. Cuando la gente dice que hay manos meciendo la cuna, que detrs de esto est Camacho Sols o Carlos Slim o quien sea, es una estupidez. No se puede. No se puede.


La manifestacin ms evidente de que el movimiento #YoSoy132 haba modificado el proceso electoral fue su capacidad de convocar a un debate entre los candidatos. En Mxico, este debate es muy formal y generalmente lo organiza el IFE, pero no hay ninguna razn para que otras organizaciones no puedan convocarlo, siempre y cuando los candidatos estn de acuerdo. La periodista Carmen Aristegui, a pesar de todo su poder e influencia, haba intentado organizar uno, pero los candidatos se echaron para atrs.

La oportunidad para los estudiantes se present poco despus de que la candidata del conservador Partido Accin Nacional acudi a la Ibero el 4 de junio pasado, en el mismo foro que Pea. Al final de la intervencin de Josefina Vzquez Mota, los alumnos la invitaron a un debate. Josefina se comprometi all mismo. Luego, los estudiantes de la Ibero, por medio de su cuenta de Twitter @masde131, empujaron la idea y tambin editaron un video en el que daban evidencias de los dichos de los candidatos sobre su disposicin al dilogo. Los invitaban a un debate, les proponan un formato en tres fases y los emplazaban a una cita el 19 de junio a las ocho de la noche, en un lugar por confirmar. Los estudiantes repartieron invitaciones por carta a cada uno de los candidatos. Todos aceptaron, menos Pea Nieto, por considerar que, dada la naturaleza del movimiento, las condiciones para l no eran iguales.

La organizacin del debate, adicionalmente, le devolvi a los estudiantes de la Iberoamericana un liderazgo. De alguna manera, la Ibero se haba hecho a un lado para observar, con algo de asombro, con algo de desazn, el desparramamiento del entusiasmo estudiantil.

La vspera del debate, sin embargo, se desencaden un escndalo. El estudiante de la Ibero Manuel Cosso difundi un video. Deca que estaba decepcionado del movimiento porque se haba dado cuenta de que Andrs Manuel Lpez Obrador y otros militantes de la izquierda haban cooptado a algunos lderes. Presentaba las pruebas: las grabaciones de los rollos que aventaba el estudiante del Tecnolgico de Monterrey Sal Alvdrez. Adicionalmente, enseaba documentos que demostraban cmo los jvenes de Morena buscaban aduearse del movimiento al registrar la marca #YoSoy132.

Fue trending topic en Twitter. Echaba una sombra importante a la imparcialidad del debate. Pero, de nuevo, la simetra periodstica dict otra revelacin: que Cosso estaba asociado con el PRI. Los usuarios de Twitter publicaron su historia. Demostraban que Cosso apoy a Pea Nieto el "viernes negro".

Yo me haba entrevistado con Sal Alvdrez unos diez das antes. Nos vimos en un caf frente al Monumento a la Revolucin. Alvdrez habl con candidez de su relacin con "Mxico, Ahora o Nunca", un proyecto empujado por Virgilio Caballero y John Ackerman, un periodista y un profesor universitario, respectivamente, que se propona como un antdoto a la desinformacin. Antes de que todo esto fuera un escndalo, me dijo que, en un principio, haba pedido el apoyo de estos y otros intelectuales identificados con Andrs Manuel Lpez Obrador, como Epigmenio Ibarra, sobre todo en lo que se refera a la convocatoria de medios para los eventos del incipiente #YoSoy132. De hecho, l cre ese nombre.

Registr todos los dominios posibles alrededor de #YoSoy132, menos uno. Rastre quin tena el dominio yosoy132.mx. Era Manuel Cosso. As se conocieron. Le molestaba que atacaran al movimiento por su filiacin con Lpez Obrador. No la tena, me dijo. Habl de que estaba trabajando en la organizacin de un concierto. No me dijo que hubiera recibido fondos de Epigmenio Ibarra, como luego se supo.

"Es triste ver cmo surgen todos estos ataques dijo. En lo personal me he tocado darme cuenta de que la realidad supera a la ficcin, o sea, en realidad s vivimos en un pas sumamente sucio, lleno de mentiras. Y en esto voy a sonar obradorista, pero hay una cpula all arriba para que las cosas no pasen a menos de que apelen a sus intereses particulares".

El martes 19 llegu a las cuatro de la tarde a la Comisin de Derechos Humanos del Distrito Federal para registrarme al debate. En los pasillos del edificio se desenvolva una pequea crisis. Los organizadores planearon que el debate pasara por un canal de Google, y no dejaban que nadie introdujera su cable a la sala donde iba a suceder el evento. La reportera de Milenio Televisin, un medio que se ha caracterizado por su lnea editorial favorable a Pea, estaba realmente molesta.

Los organizadores pusieron una cerca en el patio de la Comisin que separaba a los periodistas del lugar donde seran recibidos los candidatos. Primero lleg Gabriel Quadri, de Nueva Alianza, luego Josefina Vzquez Mota y al final Andrs Manuel Lpez Obrador. Luego nos subieron a una sala de prensa, desde donde veramos la transmisin. Como la conexin de internet en la sala no era buena, la imagen y el sonido se congelaban mientras apareca el smbolo de espera caracterstico de la red. Los periodistas de televisin tenan cara de "se los dije".

Con todo, el debate result un ejercicio indito. Un grupo de estudiantes, conectados desde su casa, hicieron preguntas directas a los candidatos consensuadas con otros estudiantes y luego los cuestionaron. Nunca se haba visto en televisin una comunicacin tan horizontal y directa con un poltico en campaa con aspiraciones a la Presidencia.

Al final de la sesin hubo una conferencia de prensa. Los organizadores, principalmente estudiantes de la Ibero y el ITAM, trataron de disculparse sin mucho afn por el episodio de la transmisin por Google. Insistan, en cambio, en demostrar que el debate s haba sido imparcial y, aunque se vean exhaustos, no caban de alegra por lo que acababan de hacer. El evento termin con porras y abrazos mutuos.

Al da siguiente, Rodrigo Serrano, estudiante de comunicacin de la Ibero y uno de los organizadores del debate, me pregunt en el Starbucks de la calle de Francia e Insurgentes si haba visto la columna de Mauricio Merino, profesor del Centro de Investigacin y Docencia Econmicas (CIDE), publicada ese da en El Universal. Lo haba emocionado. El texto comenzaba as: "Necesitbamos aire fresco y los jvenes del #YoSoy132 lo trajeron. Pero sera tan injusto como excesivo pedirles que, adems de aire, nos traigan agendas completas, salidas de las trampas en las que hemos cado y respuestas a los problemas de Mxico. Ni siquiera hace falta que se conviertan en un movimiento coherente ni, tampoco, que sus lderes se hagan prceres de la patria para que aprendamos a escuchar lo que nos estn diciendo".

Esto es, ms o menos, lo que pensaba Rodrigo de #YoSoy132. Me lo dijo despus de que colg una llamada con un periodista. En los ltimos das, su telfono no deja de sonar. Durante nuestra entrevista, el telfono seguir vibrando. Rodrigo es bajo de estatura. Tiene la cara cuadrada y una mirada intensa. Estaba vestido con una sudadera gris, con una capucha amarilla. Quera saber si crea que la gente tena demasiadas expectativas sobre el movimiento, si no estaban destinados a defraudarlos. "Todas las grandes aportaciones de este movimiento pasan por demostrar que es posible dijo. El da de la Ibero se demostr que era posible que alguien le diera la cara al poder".

Rodrigo fue el creador del video de los ciento treinta y un alumnos de la Ibero. El "viernes negro", Rodrigo haba ido a clases de siete a nueve de la maana. Luego se fue a trabajar. Durante la presentacin de Pea estuvo viendo su timeline de Twitter y tena dos streamings en su pantalla: uno desde el interior del auditorio y otro desde afuera. Estaba monitoreando los medios. Adicionalmente, se hizo un grupo de Whatsapp que lo conectaba con la gente de Comunicacin, uno de los tres focos de protesta en la Ibero (los de Comunicacin estaban con el tema de Televisa; haba otro grupo que protestaba por lo de Atenco, y uno ms, formado por la gente que viva en el Estado de Mxico, que estaba en contra de la gestin de Pea como gobernador).

Rodrigo vio el video de una chica de la estacin de radio, Cecilia Villaverde, que mostraba la crisis del equipo de seguridad de Pea Nieto: no saba cmo responder ante las protestas. Luego escuch a Pedro Joaqun Coldwell, el presidente del PRI, que dijo en la propia estacin de radio de la universidad, que se trataba de un grupo entrenado. Ms tarde, el ex director de la carrera de Comunicacin Jos Carreo dijo algo similar al periodista de Televisa Joaqun Lpez Driga.

"Me encabron mucho, mucho, mucho, y entonces tuite un mensaje que luego se convirti en el texto del video Ms de 131': Soy estudiante de la Ibero, no soy porro, no soy acarreado, nadie me entren, estoy orgulloso de lo que hicieron mis compaeros y estoy en contra de Pea Nieto' dijo Rodrigo. Entonces, el sbado en la maana hago un evento en Facebook donde invito a la gente de la universidad a enviar su video".

El sbado no hubo mucha respuesta. Su lmite eran treinta videos. Pero el grupo le pidi esperar a que llegaran cien. Avis que el domingo en la noche editaba. Y los videos comenzaron a llegar en aluvin. A las doce de la noche se cerr la convocatoria. Llegaron ciento treinta y dos videos. Cuando empez a editarlos, con la ayuda de otros dos compaeros, alguien dijo que no quera salir, y entonces quedaron ciento treinta y uno.

Rodrigo dudaba si subir el video a YouTube. Se pensaba que alguien poda hacer algo con los datos que proporcionaban. "Consult con Ana Roln. Ella me rega y me dijo: Esta gente lo hizo para algo, no los puedes decepcionar'", dijo Rodrigo. Y lo subi.

El video se convirti en trending topic mundial. "Y yo digo: Puta madre, en la que me met'". Desde entonces Rodrigo no ha parado. Hay das en que tiene ganas de tirar la toalla. De mandar todo al carajo. "He dicho: Hoy les entrego todo y me voy', y al da siguiente estoy de lo ms metido en esto. Mis compaeros son geniales. Me hacen recuperar la confianza, y as pasa".

Tu enojo, tu respuesta a todo esto es un asunto personal?
Personalmente soy un intenso. S que no es mi responsabilidad, pero no puedo evitar asumirlo as dijo. Debo quedarme a cuidar este smbolo que me toc crear. \\


Pag de 9 >>
LO MÁS LEÍDO
Entrevista con el elenco de la serie "Orange ...
La artista plstica nos habla sobre sus sitio...
Charla con el napolitano Fabrizio Buonamassa ...

Por Carlos Spottorno
COMUNIDAD
Copyright © 2010  -  www.gatopardo.com