Domingo 21 de septiembre de 2014 
SGUENOS:
noviembre 2012
Golpe a Fernando Lugo
La muerte de 11 campesinos y 6 policas en un enfrentamiento desat el proceso de destitucin del presidente Fernando Lugo, en junio de este ao.
Texto y fotos de Marta Escurra
Al día siguiente de la destitución de Lugo, la gente tenía los mismos problemas.
Un camin viejo se abra paso por las intrincadas calles de Lambar, una ciudad dormitorio a unos diez kilmetros del centro de Asuncin, la capital de Paraguay. Iba cargado con algunos electrodomsticos, computadoras, un aparato de gimnasia y musculacin, maletas con ropa, un perchero y algunos cubiertos: todo lo que Fernando Lugo se haba llevado de la residencia presidencial de Mburuvicha Rga (en guaran, la Casa del Jefe), de donde emprendi la retirada horas despus de haber sido destituido en un histrico juicio poltico que dur apenas dos das.

Poco antes de la medianoche del viernes 22 de junio de 2012, el camin, guiado por un chofer y dos ayudantes, era recibido por algunos curiosos que daban la bienvenida al barrio Santo Domingo al ex presidente Fernando Armindo Lugo Mndez, soltero de sesenta y un aos. Despus, en ausencia de la parafernalia poltico-diplomtica de la noche anterior y con los brtulos en su lugar, Lugo recorri la sala del casern de paredes revestidas de piedra. Un colaborador cercano lo vio quitarse los zapatos de presidente y calzarse las sandalias de obispo, encender un habano y perderse en preguntas que hizo en voz alta: vali la pena ser presidente?, hice mal en no reconocer a todos mis hijos?, fueron las muertes en Curuguaty las que me llevaron al fracaso?, deb retirarme cuando me diagnosticaron cncer? Pero las preguntas en torno al periodo inconcluso de su gobierno, que se inici el 20 de abril de 2008, no tenan respuesta.

Benjamn Fernndez Bogado, ensayista y analista poltico, dice que "Paraguay es una sociedad salvajamente conservadora que tolera demasiado todo, menos la muerte. El asesinato de once campesinos y seis policas en Curuguaty termin con un mandatario fruto de las circunstancias y del azar que nunca estuvo a la altura de jefe del Ejecutivo de un pas".

La noche del 20 de abril de 2008, las casi veinte mil almas que tomaron el centro de Asuncin y llegaron frente al Panten Nacional de los Hroes, cantaban: "Patria querida, somos tu esperanza, somos la flor del bello porvenir", el estribillo de "Patria Querida", una cancin popular, musicalizada con la meloda de "La Madelaine" Se vean banderas con los colores del Partido Colorado, el Partido Liberal Radical Autntico, el Encuentro Nacional, la Alianza Patritica para el Cambio, el Partido Demcrata Cristiano, un arcoris poltico trazado con los pinceles del cambio en un pas de seis millones de habitantes que hablan dos idiomas oficiales guaran y espaol, que sufri durante treinta y cinco aos la dictadura de Alfredo Stroessner y que tuvo una lenta transicin democrtica desde 1989. Un pas cuyos principales problemas son la distribucin de tierra y la pobreza. A saber, 9.7 millones de hectreas productivas del campo estn en manos de 351 propietarios, segn la Direccin General de Estadsticas, Encuestas y Censos (DGEEC), 53% de la poblacin es pobre y 19% vive en la extrema pobreza (segn la Cepal). De modo que esa noche de abril, la gente sali a la calle para celebrar la victoria del obispo de los pobres, Fernando Lugo, que luego de treinta y cinco aos como sacerdote haba dejado de lado la sotana para continuar su lucha como poltico.

Lugo haba decidido ser pastor de la Iglesia contra la voluntad de su padre, Guillermo Lugo, quien quera que fuera abogado, y esa noche de abril se haba impuesto sobre sesenta y un aos de hegemona del Partido Colorado, dejando fuera de juego a la primera mujer candidata a la presidencia, la ex ministra de Educacin, Blanca Ovelar, de cincuenta y un aos, a quien le gan por un margen de 10%. "La diferencia es avasalladora e inalcanzable", dijo Ovelar al reconocer su fracaso.

Lugo, nacido en la localidad de San Solano a unos trescientos kilmetros al sur de la capital, haba llegado al poder aliado con el Partido Liberal y la Alianza Patritica para el Cambio, que nucleaba a unos veinte grupos menores de la izquierda paraguaya. Tambin llegaba con el guio de una parte de la prensa que abiertamente haba apoyado su candidatura: el da de las elecciones el diario paraguayo ABC Color ti su portada de amarillo, caracterstico de la Lista 6, que encabezaban el ex obispo y el mdico Federico Franco, del Partido Liberal, como su vicepresidente. Un cartoon ilustraba la primera plana. Los personajes eran caricaturas de los candidatos jugando una carrera y el primer lugar se lo llevaba Lugo.

Aquella noche, en plena calle Palma, la principal arteria del centro, la carrocera de un camin Mercedes-Benz haca las veces de escenario; todos queran subirse al camin de la victoria. Los primeros en lograrlo fueron Federico Franco y su esposa Emilia, vitoreados por la multitud. La tercera fue Yanina Gonzlez, finalista del certamen Miss Universo, quien en el ltimo tramo de la campaa haba trabajado por la candidatura de Lugo. "Ella se acerc a m a decirme de su inters en buscar el cambio", declar Lugo en el programa Vive la Vida en tiempos de campaa, cuando le preguntaron sobre su relacin con la modelo. El bullicio iba creciendo y la cantidad de fanticos tambin. Todas las calles estaban cerradas a los automviles y slo uno, un taxi, se acerc cuanto pudo. En l iba Fernando Lugo. A media cuadra del escenario improvisado baj y, ayudado por la muchedumbre, lleg hasta l. Todos cantaron, se emocionaron y escucharon sus promesas. "Hoy queremos renovar nuestro compromiso con el pueblo paraguayo, con los ms humildes, con los ms pobres y la mayora del pueblo, que es un pueblo joven. Gracias a ustedes este corazn palpita y les ama profundamente a ustedes. Vamos a hacer que [Paraguay] sea conocido por su honestidad y no por su corrupcin", dijo en su discurso.

Pero cuatro aos ms tarde, parte de la poblacin se senta defraudada. "Lugo nos minti a todos los paraguayos durante su campaa, con su condicin de humilde servidor de Cristo al mantener de fachada una condicin sacerdotal que no era ni remotamente tal. Le minti tambin a sus propios compaeros, a la izquierda. En vez de impulsar abierta y comprometidamente la reforma agraria integral, enviando proyectos de ley negociados y cerrados con sus aliados en el Parlamento, se pas viajando", opinaba en el diario ABC Color la periodista Ana Mara Rivas, especialista paraguaya en temas polticos.

"Fernando Lugo no cumpli sus promesas, nos minti a todos. Si tiene todava un poco de dignidad debera irse a su casa. l es ms de lo mismo", deca Rubn Martnez, un vendedor ambulante de veintisis aos que haba improvisado un puesto de venta de banderas paraguayas en la Plaza de Armas, esperanzado en vender sus tricolores a alguno de los cincuenta mil campesinos que, segn Lugo, vendran a apoyarlo ante la inminencia del juicio poltico que se gestaba en el Congreso, frente a esa plaza, el 21 de junio de 2012. Pero esos campesinos nunca llegaron.

Durante la campaa de Lugo, una de las promesas que ms haban conmovido a los sectores rurales fue la implementacin de la Reforma Agraria Campesina. Para cumplirla, Lugo dispuso la conformacin de una comisin especial que inclua a la Federacin Nacional Campesina (FNC), liderada por el campesino Odiln Espnola, y al Instituto Nacional de Desarrollo Rural y de la Tierra (Indert), encabezado por Alberto Alderete.

Alderete se haba comprometido a realizar trabajos para mejorar la calidad de vida de los labriegos, censndolos y facilitando los ttulos de la tierra para los asentamientos, as como el dinero y la asistencia tcnica para el cultivo. Durante aos, se haban creado asentamientos en varios puntos del pas, sin servicios bsicos como agua potable, luz, escuelas ni hospitales. En 2010, la FNC realiz marchas y huelgas para obtener algn resultado positivo, ya que para ese ao Indert slo haba ejecutado 37% del presupuesto asignado para combatir la pobreza campesina. Alderete fue apartado del cargo en 2011 y su sucesor, Eugenio Alonso, no fue del agrado de la FNC, por lo que Espnola anunci que su federacin, que aglutinaba a unos veintisiete mil campesinos, retiraba el apoyo a Lugo.

Otra de las promesas de Lugo fue terminar con la problemtica indgena. "Con la vida, si fuese necesario", dijo en agosto de 2008, cuando asumi la presidencia paraguaya, y renunci a su salario de quince millones de guaranes (casi tres mil quinientos dlares) para destinarlos a los indgenas. Pero hasta poco antes de su destitucin, los indgenas vivan en condiciones de pobreza extrema, en plazas y calles asuncenas, reclamando sus tierras.

Otro conflicto importante fue en 2011, cuando rompi su promesa de no comprometer ideolgicamente al Paraguay, consultando de todas su decisiones al Congreso paraguayo. Sin embargo, en abril de 2011 firm acuerdos internacionales de forma inconsulta. El ms cuestionado fue el de Ushuaia II, rubricado entre los pases del Mercosur (Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay), segn el cual, en caso de no cumplir con la llamada Clusula Democrtica la ruptura o amenaza de ruptura del orden democrtico en uno de los estados miembros los presidentes de las dems partes podran establecer medidas como suspender el derecho a participar en el Mercosur, cerrar de forma total o parcial las fronteras terrestres, suspender o limitar el comercio, trfico areo y martimo, las comunicaciones y la provisin de energa. Esto haba generado crticas y fue uno de los argumentos esgrimidos para iniciar el juicio poltico.

Adems del fantasma del juicio poltico, que siempre sigui a Fernando Lugo desde el inicio de su gobierno, las mujeres fueron su otro punto dbil. A mediados de junio de 2012, capeaba un temporal meditico. El diario ltima Hora publicaba en su portada a Narcisa Delacruz de Zrate, quien afirmaba haber tenido un hijo suyo. Era la cuarta en reclamar el apellido presidencial para su hijo de diez aos. La primera haba sido Viviana Carrillo, de veintisis aos, que haba exigido el apellido Lugo para su beb de un ao, en plena Semana Santa de 2009, y lo consigui. Las otras dos fueron Benigna Leguizamn, con quien Lugo lleg a un acuerdo extrajudicial, y Hortensia Morn, a cuyo hijo, sin embargo, no le fue reconocida su paternidad. Carrillo, la primera de todas, puso en entredicho los votos de castidad del ex obispo diciendo que la relacin de ambos haba comenzado en pocas en las que Lugo todava era pastor de la Iglesia catlica, cuando ella tena diecisis aos. El hijo de ambos fue reconocido con el nombre de Guillermo Armindo Lugo Carrillo. Ante la efectividad del reclamo, las otras dos mujeres golpearon las puertas del Palacio de Lpez clamando por un lugar dentro de la familia presidencial. La ms insistente fue Morn, quien batall hasta que las pruebas de ADN dieron negativas. "Yo creo que es su hijo [el de Morn], porque es igualito al mo", dijo Leguizamn al periodista Humberto Rubn en 2010. Pero en el caso de Narcisa Delacruz Zrate, Lugo accedi sin chistar a dar su apellido al nio, a quien asista econmicamente desde haca tiempo con una mensualidad de tres millones de guaranes (unos setencientos dlares). Para que no quedaran dudas, el nuevo hijo fue recibido en la maana del 15 de junio de 2012 en el Palacio de Lpez para retirar, junto a su hermana, de veintitrs aos, la mensualidad correspondiente. La noticia, esparcida como reguero de plvora en los pasillos palaciegos, quedara opacada minutos ms tarde debido a la catstrofe que marcara el principio del fin.

Ese 15 de junio, ms o menos a la misma hora en que Giradura presidencial expeda el cheque que sera destinado al nio de diez aos, cuatrocientos kilmetros al norte de la capital, en Campos Moromb, Curuguaty, una treintena de policas se preparaba para un "procedimiento normal": allanar un asentamiento de carperos, campesinos sin tierra, de una estancia agroganadera, explotada por el exparlamentario colorado Blas N. Riquelme. Los policas llevaban una orden judicial que exiga constatar una denuncia annima de que en el lugar existan personas armadas. En caso de haberlas, deban requisar las armas y apresar a los rebeldes. Los policas tenan la orden de no portar armas ni abrir fuego.

Pero, una vez dentro del asentamiento, ocurri un confuso episodio en el que diecisiete personas once carperos y seis policas perdieron la vida. Ambos grupos se acusaron mutualmente de haber iniciado el tiroteo. Por medio de la Coordinadora de Derechos Humanos del Paraguay (Codehupy), diez campesinos detenidos denunciaron haber sido vctimas de los policas que habran abierto fuego sin control. Segn la misma denuncia, algunos sobrevivientes fueron torturados en la comisara de Curuguaty o en las patrulleras policiales. "Vos disparaste y sabs donde estn los otros y te vamos a matar, me dijeron los policas", cont un campesino de quince aos, cuyo nombre se mantuvo en reserva, a los encargados de Codehupy. En respuesta, el comisario Pablino Vera, entonces jefe de la Polica de la zona, dijo en conferencia de prensa que "los campesinos siempre hablan as. Cuando lo detuvimos los pusimos a disposicin de la fiscala. Nosotros fuimos las vctimas, si fuimos emboscados". Entretanto, un empresario ganadero de la zona, Agustn Po Ramrez, denunci que el EPP (grupo rebelde autodenominado Ejrcito del Pueblo Paraguayo), instruido por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia y sectores de izquierda se haban infiltrado entre los carperos para abrir fuego contra los policas.

"Ac (por el asentamiento en Campos Moromb) vinieron unos seores carapintadas a ensearnos cmo usar las armas, haba armas largas, cortas de todo tipo y nos dijeron que tenamos que defender nuestra tierra", dijo Raquel V. carpera menor de edad que fue detenida en Campos Moromb junto con otras carperas, Dolores Gmez (veintids) y Mara Fany Olmedo (diecinueve), luego de los incidentes.

Aunque el caso sigue bajo investigacin, lo cierto es que el subcomisario Erven Lovera fue uno de los primeros policas en caer abatidos. La mala noticia golpeaba de cerca al entorno presidencial, ya que se trataba del hermano del teniente coronel Alcides Lovera, jefe de Seguridad del presidente en el Palacio de Lpez.

Al enterarse de lo sucedido, segn una fuente cercana, Lugo qued inmvil, paralizado y, minutos ms tarde, convoc a sus colaboradores para planear estrategias. Entre ellos se encontraba Miguel Lpez Perito, jefe de su gabinete civil, que siempre daba la cara en situaciones crticas: durante los conflictos con las mujeres que reclamaban su apellido o cuando se hizo pblico que Lugo padeca cncer linftico.

En agosto de 2010, mdicos del Sanatorio Italiano de Asuncin anunciaban que Lugo estaba enfermo. El diagnstico era linfoma cancergeno maligno o linfoma no-Hodgkin. Sus mdicos Jos Bellassai y Alfredo Boccia, junto a la entonces ministra de Salud, Esperanza Martnez, anunciaban que Lugo se tratara en el hospital brasileo Sirio Libans de So Paulo. Le esperaban seis sesiones de quimioterapia de cinco horas de duracin, cada veintin das. La primera sera en el hospital brasileo, el 10 de agosto; las otras, en Paraguay. Cuando todava no terminaban de aplicarle la quinta y ltima ampolleta de la primera sesin, en Asuncin ya se hablaba de su alejamiento como mandatario.

"La idea de sacar a Lugo del gobierno estuvo todo el tiempo. Los polticos estaban descontentos porque no respet los acuerdos con el Partido Liberal, abandonndolo y jugndosela por los partidos de izquierda. Fue una oportunidad para que se tocara el tema, pero al no estar contemplada en la Constitucin, la figura de separacin del cargo por enfermedad, pas de largo", dice ahora el periodista Edwin Brtez, analista poltico paraguayo.

Algunos legisladores planteaban separar del cargo a Lugo por su enfermedad y dar paso a Federico Franco, su vicepresidente del Partido Liberal. Mientras se sucedan las discusiones, en octubre de 2010, Lugo sufri una recada y fue llevado de urgencia al hospital Sirio Libans. El entonces presidente del Congreso, scar Gonzlez Daher, del opositor Partido Colorado, recomendaba ceirse a lo que estableca la Constitucin. "Tenemos que respetar la Constitucin, en ella no est contemplada la separacin del cargo por motivos de salud, creo que no se tiene que hacer eso", deca en conferencia de prensa.

Lugo regres de ese viaje el 5 de octubre de 2010 y al pisar suelo guaran se le vio sonriente.

Pero la maana del 15 de junio de 2012, al enterarse de la matanza, Lugo no tena motivos para la sonrisa. "Lo de Curuguaty fue un golpe demoledor del que el hoy ex presidente no se recuper en los das siguientes. El ex mandatario qued como en estado de shock, sin saber qu hacer y muy afectado psicolgicamente", describa el periodista Rino Giret del diario asunceno ltima Hora.

Una tibia reaccin se vio recin a medioda cuando convoc a conferencia de prensa. Lo acompaaron su ministro del Interior Carlos Filizzola y altos jefes policiales y militares. En un escueto mensaje anunci que se hara una intervencin militar en Campos Morumb, y se retir. Filizzola trat de responder la lluvia de preguntas. En primer trmino aclar que no se tenan datos certeros de que entre los carperos hubiera infiltrados del EPP. El hecho de que algunos miembros del EPP hubieran sido discpulos de Lugo, cuando ste era obispo de San Pedro, causaba desconfianza y era la crtica recurrente por parte de sus detractores.

"El gobierno luguista estaba bajo crisis y amenaza constante de juicio poltico porque traicion la consigna con la cual haba llegado al poder. l haba dicho que se mantendra en el centro entre el Partido Liberal, de derecha que lo llev al gobierno y la coalicin de la izquierda. Contrariamente a su promesa de quedar en el centro, se inclin hacia la izquierda, desconociendo a los liberales, causando malestar entre sus principales dirigentes", dice el periodista Edwin Brtez.

El ministro de Obras Pblicas, el hombre del partido Liberal Enrique Salyn Buzarquis, acus a Lugo de haber propiciado el rencor, la lucha de clases, "la persecucin y el privilegio para invasores, delincuentes y sus amigos secuestradores".

Segn el analista Fernndez Bogado, otro error claro de Lugo fue su gestin presidencial, que califica como muy pobre, con decretos que quedaban sin firmar durante meses y viajes innecesarios y costosos al exterior. Fernndez Bogado recuerda que, ya en su libro Y ahora qu? Itinerario de la eterna desilusin poltica de Amrica Latina, publicado por la Universidad de Puebla en 2009, adverta "sobre los riesgos que corren gobiernos como los de Lugo que caminan diariamente sobre el dintel del precipicio debido a su pobre gestin y escasa referencia sostenida en la realidad".

Entre tanto, desde Curuguaty, los familiares de los cados tanto de los campesinos como de los policas, pedan la cabeza de Filizzola. Lo crean responsable de la masacre por haber autorizado el operativo policial. "Mis hijos preguntan por su pap, ahora no s qu les voy a decir", deca Estela Meza de Lovera, la viuda de Erven Lovera, el jefe policial fallecido.

Desde el Congreso Nacional, el senador del Partido Liberal Ramn Gmez Verlangieri exiga la renuncia del ministro Filizzola y daba a Lugo hasta la medianoche del 15 de junio para que esa exigencia se llevara a cabo. De lo contrario, mocionara el juicio poltico en su contra.

A slo diez meses de una nueva eleccin presidencial, el Partido Liberal necesitaba definir quines seran los candidatos a la presidencia. "Ya que el acuerdo tcito era la alternancia una vez que Lugo terminara su mandato, todo el bloque de la victoria de 2008 trabajara por un candidato liberal. Pero eso hasta entonces no haba ocurrido, por lo que los liberales decidieron alejarse de la figura de Lugo. l ya vena desgastado y la sociedad difcilmente podra olvidar a los diecisiete muertos de Curuguaty. En la balanza de pros y contras, el hecho de estar relacionado a una masacre podra llegar a tener un alto costo poltico a la hora de sumar votos", explica Edwin Brtez. Lo grave del caso, sigue Brtez, es que los aliados que tena Lugo dentro del liberalismo se le estaban acabando, ms an cuando rompi relaciones en abril pasado con Blas Llano, presidente del Partido Liberal. Llano se alej cuando Lugo no se decidi a darle apoyo a su candidatura como presidente.

En medio de la crisis, Lugo destituy del cargo al ministro del Interior, Filizzola, y en su reemplazo nombr a Rubn Candia Amarilla, ex fiscal general del Estado (Partido Colorado), un hombre cuestionado por casos de corrupcin. Candia Amarilla asumi el sbado 16 de junio y Lugo crey haber retomado el timn del pas. "Es una tormenta que va a pasar", le deca a un allegado.

Pero el lunes 18 nada sali como lo haba previsto.

El juramento de Candia Amarilla y la inaccin por lo de Curuguaty terminaron por disgustar al Partido Liberal, que exigi la destitucin del nuevo ministro del Interior.

Lugo estaba enfrentado con su vicepresidente, el liberal Federico Franco, a quien en varias ocasiones haba cuestionado pblicamente, y estaba distanciado de Llano. Cuando el fantasma del juicio poltico empez a cubrir los jardines del Palacio de Lpez, llam por telfono a Llano para ensayar una reconciliacin y negociar con el bloque liberal, pero Llano no le devolvi la llamada.

Para el martes 19, cuatro das despus de la masacre en Curuguaty, Lugo empezaba a sentirse acorralado.

Haciendo caso a sus asesores, el 19 de junio Lugo ofreci una conferencia de prensa en la que anunci que una Comisin de Notables, integrada por intelectuales, periodistas y referentes sociales paraguayos, investigara la matanza.

"Fue otro de los errores de Fernando Lugo, al nombrar a civiles y gente que no tiene experiencia en cuestiones relacionadas para realizar una investigacin policial, cometi un atropello a la institucionalidad, ignorando la idoneidad de fiscales y policas que son los legtimos encargados de llevar este tipo de casos", dice ahora Sandra Lpez, periodista del rea de Investigaciones del diario ABC Color. El periodista radial Leo Rubn, conductor del programa Made in Paraguay, transmitido por Radio andut, pensaba distinto. "La Comisin de Notables, independientemente de las investigaciones oficiales que se hagan, le dar mayor credibilidad a todo lo que se vaya descubriendo", dijo al aire el da en que se conoci la noticia.

Dentro de esa lista de notables, Lugo desliz el nombre de Alcibades Gonzlez Delvalle, prestigioso periodista paraguayo sobreviviente de las persecuciones de la dictadura de Alfredo Stroessner. "Vamos a colaborar con el proceso y por primera vez vamos a tener de primera mano toda la informacin para poder elevar un informe objetivo y ver lo que realmente pas en Curuguaty. A m no me parece que sea una mala idea ni que le reste credibilidad a las instituciones encargadas de hacer la investigacin", dijo entonces Gonzlez Delvalle, editor del suplemento cultural del diario ABC Color, en el programa radial de Humberto Rubn.

Pero estos argumentos no convencan a los liberales, y para el mircoles 20 de junio haban decidido impulsar el juicio poltico.

Lugo suspendi su viaje a la cumbre de Ro+20 e insisti en sus llamados a Llano. Al da siguiente, envi a Miguel ngel Lpez Perito, jefe de su gabinete civil, a negociar con los liberales. Llevaba como ofrendas ms cargos y la tan postergada frmula de candidatos a la presidencia de Paraguay para 2013. Pero Lpez Perito no lleg ni a la puerta del local del Partido Liberal, y fue invitado a retirarse.

El jueves 21 de junio, setenta y seis diputados votaron a favor del juicio poltico, una diputada en contra y tres estaban ausentes. Antes de conocerse el resultado de las votaciones, varios diputados pedan a Lugo "salir por las buenas: Seor presidente ahrrese y ahrrele al pueblo paraguayo esta vergenza y renuncie'".

Lugo fue acusado de cinco cargos: actos polticos dentro de las Fuerzas Armadas en 2009, instigador y facilitador en invasiones de tierra, falta de polticas para disminuir la inseguridad, la rbrica del Protocolo de Ushuaia II sin la anuencia del Congreso paraguayo y la inaccin ante la matanza en Curuguaty.

La figura del juicio poltico, contemplada en el artculo 225 de la Constitucin paraguaya, no hace referencia a la duracin ni al tiempo estipulado para ejercer la defensa. Filizzola se quej del escaso tiempo que dieron a Lugo para su defensa, pero nadie hizo caso a sus reclamos. Al conocer la decisin de que sera enjuiciado, Lugo dijo que aceptaba el juicio poltico y que aceptara todas sus consecuencias. Para la tarde, los senadores ya se haban constituido en tribunal en la sede del Congreso. Se acord que el juicio se llevara adelante al da siguiente, 22 de junio de 2012, y se le otorgaron dos horas a Lugo para su defensa. Tambin le daban la opcin de presentarse l mismo o enviar a sus abogados defensores.

Al tiempo que terminaba la sesin en el Congreso, un grupo de diplomticos de Unasur (Unin de Naciones Sudamericanas) anunciaba desde la reunin de Ro+20, en Brasil, que ira a Paraguay para monitorear la situacin.

La tarde del jueves 21 de junio de 2012, Lugo sali del Palacio de Lpez y se instal en Mburuvich Rga, confiado en que la presencia de los diplomticos sera un respaldo para detener la destitucin, mientras un convoy de veinte automviles y dos furgonetas trasladaba a unos treinta diplomticos relacionados con Unasur, que llegaron pasadas las veinte horas a la residencia presidencial. La reunin se extendi hasta casi la medianoche, cuando Al Rodrguez, secretario general de Unasur ofici de portavoz de los visitantes extranjeros. "Si faltan slo nueve meses (para terminar el mandato de Fernando Lugo) cul es el apuro de sacarlo ahora".

Alrededor de mil quinientos campesinos haban llegado durante la noche del jueves y la madrugada del viernes a esperar el resultado del juicio poltico. La gran mayora vena en apoyo a Lugo. "Venimos desde Ciudad del Este (trescientos veintisiete kilmetros al este de Asuncin) a apoyar a nuestro presidente, nadie lo va a sacar, no vamos a permitir a los parlamentarios perpetrar el golpe", deca Rogelio Esperanza, un labriego que encabezaba un grupo de veinte campesinos.

La noche se hizo larga y tambin fra. Los manifestantes, en su mayora mujeres, se acurrucaban bajo los escasos rboles de la plaza. Otros se envolvan en grandes bolsas negras, de las que se usan para la basura, y otros improvisaban fogatas. A las tres de la madrugada, la ministra de Salud, Esperanza Martnez, lleg escoltada por dos guardias a arengar a los fieles a Lugo. "Les aseguro que la democracia est garantizada. Vamos a resistir cueste lo que cueste. Gracias compaeros y compaeras por estar aqu", dijo, seguida de hurras.

En la maana del viernes 22, los cancilleres de Unasur iniciaron su peregrinaje por los partidos polticos y el Congreso Nacional para detener la destitucin. Al Rodrguez lleg hasta el gabinete militar. En una sesin a puertas cerradas, revelaran despus los militares que estuvieron, Rodrguez entreg a los altos mandos una proclama que deba ser leda a la ciudadana al tiempo en que sugera sacar a los militares armados en defensa de Fernando Lugo. El pedido no surti efecto, y horas antes de que se iniciase el juicio, las Fuerzas Armadas emitan un comunicado diciendo que se ajustaran a la institucionalidad y a las normas constitucionales paraguayas. No obstante, tanto militares como policas quedaron acuartelados.

Ese viernes 22 de junio la temperatura era de quince grados, un da fro para estos climas subtropicales en los que se conocen slo dos estaciones: calor y muchsimo calor.

Los ojos del mundo estaban puestos sobre Paraguay. Hugo Chvez, de Venezuela, anunciaba que no reconocera al nuevo gobierno si se produca la destitucin de Fernando Lugo. Desde Brasil, Dilma Rousseff sugera observar con atencin lo que suceda en Paraguay y, ante la eventual salida de Lugo, propona expulsar al Paraguay del Mercosur. Jos Mujica, presidente de Uruguay, propona que los polticos paraguayos llegaran a un acuerdo poltico para que Fernando Lugo pudiera continuar los nueve meses que faltaban para terminar con su mandato.

Al filo del medioda, Lugo, instalado en su despacho, se sentaba frente al televisor para ver la transmisin en vivo de su juicio poltico. Tres abogados lo defenderan por espacio de dos horas. A las cuatro y media de la tarde, treinta y nueve senadores votaron por su destitucin. Lugo convoc a sus ministros y ofreci su ltima conferencia de prensa.

"Acepto la decisin del Congreso. Me voy por la puerta grande", dijo mientras reciba los aplausos de todos sus colaboradores. Cruz el hall central del Palacio de Lpez por ltima vez como presidente y se dirigi a Mburuvich Rga a recoger sus pertenencias.

Entretanto, la indignacin de parte de la ciudadana se haca patente en la plaza frente al Congreso. Algunos manifestantes atropellaban la valla y eran repelidos con gases lacrimgenos por la Polica Nacional.

Lugo dej el poder, habl de un golpe de Estado constitucional, y la presidencia qued en manos de su vicepresidente, Federico Franco, su compaero de frmula en las elecciones de 2008.

Al da siguiente, la gente segua teniendo los mismos problemas, las mismas preocupaciones, las mismas esperanzas.

Argentina, Brasil y Uruguay desconocieron a Federico Franco como presidente y se prepararon para tomar decisiones en la prxima reunin que se realizara en Mendoza, Argentina, el 28 de junio.

Lugo instal su oficina en el local de Alianza Patritica para el Cambio y, desde all, comenz a planificar estrategias de lo que empez a llamar gobierno paralelo, formado por algunos ex ministros. Con ellos, anunciaba en conferencia de prensa, realizara un anlisis de la situacin y se constituira en "frreo contralor" de la gestin de Franco.

Durante la reunin del Mercosur en Mendoza se decidi suspender a Paraguay como socio pleno de ste. Mario Ferreiro, ex periodista y precandidato a la presidencia, simpatizante de Lugo, dice: "Siempre es triste que nuestro pas reciba sanciones de la Comunidad Internacional. Nadie puede festejar ningn tipo de castigo al Paraguay porque siempre es la ciudadana la ms perjudicada. Pero es evidente que aquellos que asumieron la responsabilidad de expulsar a un presidente legtimamente electo por la gente, y apenas a nueve meses de las elecciones, debieron saber que su conducta traera el repudio internacional. Es cnico que hoy se embanderen de un falso patriotismo cuando en verdad fueron ellos quienes violaron la soberana del voto popular".

Jos Miguel Insulza, titular de la Organizacin de Estados Americanos (OEA), aterriz en Paraguay los primeros das de julio. Se reuni con todos los actores y en su informe final dijo que el pas estaba normal y que no encontraba motivos para sancionarlo. Franco respiraba un poco ms tranquilo y firmaba sus primeros decretos. Unas siete cuadras ms arriba, Lugo reciba a la gente que iba a apoyarlo y a algunos periodistas extranjeros, en su modesta oficina decorada con carteles alusivos a la izquierda. "Al igual que Jesucristo yo fui vctima de una traicin. No termin crucificado pero se vieron los resultados", declaraba a la prensa con la mirada clavada en la grabadora. "Franco me traicion, l estuvo todo el tiempo conspirando en mi contra, desde nuestro primer da de gobierno", le deca al diario El Deber de Bolivia. Franco, por su parte, deca que su ex compaero de frmula siempre haba estado mal asesorado. "Yo creo que Fernando [Lugo] tiene una tormenta de ideas en su cabeza", le dijo al mismo medio. Pero, fuera de eso, casi no habl de Lugo. En las entrevistas y las conferencias de prensa, slo deca estar muy contento de haber llegado a la presidencia. "No de la forma que hubiera querido, pero llegu al fin. La prioridad es ahora trabajar por el pas, hacer el mejor trabajo hasta agosto de 2013, cuando asuma el nuevo gobierno".

Casi cuatro meses han pasado del juicio. Y tanto Federico Franco como Fernando Lugo se han visto enfrascados en escndalos y polmicas jurdicas. Al primero, un grupo de escrachadores lo sigue a todas partes. Al segundo, ese mismo grupo lo acompaa apoyndolo en los actos polticos en los que participa.

Franco ha sido fuertemente cuestionado por nombrar a su cuada en un puesto de consejera de la entidad binacional de Itaip con un sueldo de sesenta millones de guaranes, cerca de quince mil dlares mensuales. A finales de setiembre fue a Nueva York a la Asamblea General de las Naciones Unidas donde, en un discurso, calificado de "tibio y light" por sus detractores, dijo que su gobierno jams aceptar la intervencin en asuntos internos por parte de potencias extranjeras en alusin a los pases del Mercosur que dejaron fuera del bloque comercial a su gobierno.

Lugo tambin da de que hablar al hacer sus giras polticas por el interior del pas. Lanza por medio de emisoras locales un mensaje grabado todos los viernes, encabeza protestas por considerarse vctima de un golpe de Estado y acusa a la prensa paraguaya de golpista en escenarios locales e internacionales. En su ltimo viaje a Uruguay, a principios de septiembre, le dijo a esta periodista, en pleno vuelo rumbo a Montevideo, que ni bien llegara denunciara "a toda la prensa paraguaya que es golpista porque, diga lo que diga, ustedes siempre publican lo que quieren".

De cuando en cuando, lanza crticas hacia Franco. La ltima, en uno de sus mensajes grabados, fue dirigida al discurso que dio ante la ONU. "Queremos engaar [a la ONU], pero ya no podemos culpar a nuestros vecinos de estar aislados; la ruptura del proceso democrtico en Paraguay por el golpe parlamentario fue un golpe a la integracin, por eso este gobierno golpista est aislado".

Lugo tambin ha desatado una nueva polmica al invitar a "todas las mujeres" que creen tener hijos de l a demandarlo por prestacin alimentaria, luego de que el Poder Judicial paraguayo diera curso a la demanda presentada por Benigna Leguizamn, cuyo reclamo estaba trabado durante el gobierno del ex obispo. En este escenario se prepara para lanzar su candidatura a la Presidencia de la Repblica por el Frente Guas en las elecciones generales que tendrn lugar en abril del ao que viene. "Las pretenciones presidenciables de Lugo van en contra de la Constitucin Nacional, ya que la misma no contempla la figura de la reeleccin por ms que haya sido destituido. Una vez ms se ve que Lugo no quiere justicia sino polmica", dijo finalmente Brtez.

Entretanto, las viudas de los campesinos muertos siguen reclamando justicia, pero slo han recibido, por parte del gobierno de Franco, promesas de asistencia econmica. No recibirn indemnizacin.

Hoy, ya ni Lugo ni Franco hablan de los diecisiete muertos que los ubicaron en los lugares en los que se encuentran.\\

Pag de 5 >>
LO MÁS LEÍDO
El encuentro improbable entre un Zeta y el pe...
Su lucha no es contra lo digital, sino contra...
El ltimo espejismo de la economa latinoamer...
Los lugares ms recomendados por los artistas...
La oferta de este formato musical es cada vez...
COMUNIDAD
Copyright © 2010  -  www.gatopardo.com