Viernes 31 de octubre de 2014 
SGUENOS:
Marzo 2010
Rosa mexicano
Ramn Valdiosera, pintor, historietista, novillero, coleccionista y uno de los ms conocidos diseadores mexicanos de la posguerra, trat de dar respuesta a la pregunta cultural del momento: puede haber una moda mexicana?
Por Ana Elena Mallet / Fotografas cortesa Fundacin Ramn Valdiosera, AC
Valdiosera imprimiendo serigrafa en tela
En 1940, lvaro Glvez y Fuentes, productor del programa de radio Lunas Verdes, convoc a la periodista Rosario Sansores, al locutor estrella de la XEW, Pedro de Lille, as como a los modistos mexicanos Armando Valdez Peza, Ramn Valdiosera y al francs afincado en Mxico, Henri de Chatillon, para hablar sobre la posibilidad de una moda mexicana. Al fin y al cabo la discusin sobre la identidad nacional no slo era un proyecto gubernamental sino uno de los temas en boga. Los tres ltimos personajes eran entonces la crema y nata de la moda en el pas, los que dictaban qu y cmo deban vestir las mujeres elegantes y sofisticadas de la poca.

Tanto Valdez Peza como De Chatillon negaron vehementemente que pudiera existir una moda mexicana, mientras que Valdiosera, como lo hizo durante las siguientes cuatro dcadas, defendi la idea de que no slo era posible construir una moda nacional, tambin era necesario. El programa radiofnico gener tal polmica que el tema se replic en otros medios de comunicacin.

Entre julio y agosto de 1949, la revista Nosotros retom el tema y public durante los siguientes cinco nmeros una serie de artculos en los que el redactor de la publicacin, Jos Giacomn Palacio, dio voz a los modistos cuestionndolos sobre el sentido de la moda de entonces. Deba la moda ser mexicana? Haba que voltear a Pars donde se estaban produciendo prendas de gran elegancia y calidad? O la atencin deba estar puesta en Estados Unidos donde se vendan vestidos de la ltima temporada a bajos precios?

Henri de Chatillon dijo que era imposible que existiera una moda mexicana. Mxico est muy atrasado, no hay materiales, las telas no sirven y no se podra competir con lo europeo ni menos con lo norteamericano. Tambin se aventur a lanzar juicios de valor en contra del gnero femenino nacional: Para haber moda debe haber elegancia y la mujer mexicana no puede ser elegante, porque tiene muchas nalgas.

Armando Valdez Peza, conocido por venerar las tnicas griegas y haber sido, adems, el diseador de cabecera de la diva Mara Flix, dijo: No hay tradicin ni finura, no tenemos una cultura elegante y refinada que se preste como la de los griegos. Somos un pueblo todava poco maduro en cuanto a moda.

Ramn Valdiosera, frreo defensor de la cultura nacional y sus tradiciones, dej claro su punto de vista y aviv an ms la discusin: Yo creo que los seores por pensar, uno en Francia y el otro en Grecia, desconocen el pas. Ignoran los materiales autctonos, los tejidos de hilo fino, de seda, los finos deshilados y los bellos bordados, y sobre todo el acervo de nuestras culturas pasadas en su tipo y personalidad. Despus de cinco nmeros de la revista Nosotros e innumerables discusiones sobre el tema en prensa y radio, los diseadores nunca llegaron a un consenso. Ramn Valdiosera, hoy de 92 aos, sigue creyendo que el camino para los diseadores lo mismo los de ayer que los del maana es construir una moda con identidad nacional, con rasgos y materiales locales que la hagan nica e irrepetible.

El encuentro con Valdiosera y su moda Mexicana

La primera referencia que tuve de Ramn Valdiosera fue en 1999, cuando preparaba una exposicin sobre moda que se inaugur en diciembre del siguiente ao en el Museo Carrillo Gil. "Boutique" fue la primera muestra sobre el tema que se realiz en un museo en el pas, y versaba acerca de la generacin de diseadores que trabaj en los aos noventa. Durante la investigacin, me di cuenta de que no slo no haba habido exposiciones sobre moda, sino que tampoco haba gran material escrito. La nica referencia bibliogrfica disponible era el libro 3000 aos de moda mexicana de Ramn Valdiosera, un curioso ensayo que planteaba una narracin lineal de la moda en Mxico, desde tiempos prehispnicos hasta nuestros das. Pero ninguno de los diseadores con los que trabajaba la exposicin tena nocin del libro o de quin era Ramn Valdiosera.

Unos meses ms tarde, leyendo Puros cuentos. La historia de la historieta en Mxico, 1874-1934 escrita por Armando Bartra y Juan Manuel Aurrecochea supe que Valdiosera tambin era uno de los baluartes de la historieta nacional y mi curiosidad fue en aumento. Aurrecochea me dio los datos de Valdiosera para una entrevista, pero pasaron 10 aos antes de que tomara el telfono y le solicitara una cita.

En enero de 2009, la Casa del Lago de la UNAM me invit a proponer un proyecto curatorial, de nuevo relacionado con la moda. Fue entonces cuando llam al maestro Valdiosera y comenzaron nueve fantsticos meses en los que pas por lo menos dos tardes a la semana conversando con el diseador, reviviendo sus recuerdos, repasando su archivo grfico y sus mticas colecciones (de escultura prehispnica, de arte popular, de pintura, de historietas, de indumentaria, de joyera, etctera). Cada tarde me transportaba en el tiempo, y l recordaba todo: a Pedro Infante, a Ismael Rodrguez, a Cantinflas, a la Doa y a Dolores del Ro; las polmicas de la poca, las mujeres mejor vestidas y las feas que se disfrazaban para disimular. A veces bamos a comer a un pequeo restaurante yucateco cerca de la glorieta de Vrtiz y al sabor de los panuchos y la cerveza Pacfico recordaba su infancia en Veracruz, su amistad con Amalia Hernndez, sus viajes y sus descubrimientos, sus buenos aos en el cine y a una legin de personajes que ya son parte fundamental de la historia de Mxico. A sus 92 aos, Valdiosera sigue activo. Hace aos fund una academia en la colonia Algarn de la que es el director y en la que de vez en cuando da cursos sobre la historia de la moda, pero donde recurrentemente tiene una horda de fanticos del cmic y la historieta, que quieren seguir sus pasos, y acuden maanas y tardes para aprender del maestro a dibujar y contar historias. Porque Valdiosera es pintor, dibujante, novillero, cronista, diseador, pero sobre todo es un estupendo cronista, comenzando por el relato de su propia historia.

Una vida dedicada a la moda

De nio vivi en una finca a unos cuantos kilmetros de la zona petrolera de Veracruz. Fue vecino de Amalia Hernndez, la fundadora del Ballet Folklrico de Mxico, con quien Valdiosera mantuvo siempre una estrecha amistad, valores en comn y proyectos en conjunto que nunca se realizaron. Quiso ser torero, lleg a novillero y luego se entren como pintor autodidacta. En 1936 comenz como cronista y pintor taurino en el peridico Exclsior. se fue el inicio de su camino en la crnica y el periodismo, actividades que ha practicado a lo largo de toda su vida. En 1940 obtuvo su primer trabajo de historietista como director de Chamaco, un diario de historietas que tiraba 500 mil ejemplares diarios. Fue caratulista de Revista de revistas y posteriormente director de Pepin, otro de los ms destacados diarios de historietas en Mxico con un tiraje diario de 600 mil ejemplares.

A mediados de la dcada de 1940, en busca de inspiracin como cronista y dibujante, Ramn Valdiosera emprendi una larga travesa por Mxico, sus pueblos y rancheras, donde estuvo en contacto con la cultura de diversas etnias. Durante este viaje logr amasar una impresionante coleccin de trajes propios de cada zona. De aqu naci su inters por incursionar en el mundo de la moda. Con su aguda visin, este diseador se puso en la tarea de rescatar las races de la indumentaria mexicana para adaptarla al gusto moderno y cosmopolita de un pas en desarrollo. De regreso a la capital, Valdiosera mont su taller de costura y desde ah retom los tejidos tradicionales, prendas como el quechqumetl y los huipiles, adaptndolos a la figura sofisticada, sobria y elegante que diseadores como Christian Dior estaban proponiendo en aquellos aos. Valdiosera encontr en la moda un campo virgen que sum al programa nacionalista que permeaba a casi toda la actividad cultural del pas.

Una tarde de 1946, mientras Valdiosera preparaba un desfile de moda en el Palacio de Corts de Cuernavaca se top con Miguel Alemn, oriundo tambin de Veracruz y entonces candidato a la presidencia de Mxico. El diseador le mostr sus creaciones: le cont su idea sobre crear y promover una moda netamente mexicana. El asunto encajara a la perfeccin con los planes de Alemn que buscaba dar en el exterior la imagen de un Mxico en pleno progreso, vigorosamente creativo: un paraso para la inversin extranjera. A partir de entonces se gan el apoyo y la confianza de Alemn quien durante su sexenio lo benefici. Valdiosera viaj por el mundo presentando sus colecciones y promoviendo el pas.

Hacia 1947, Valdiosera retom su vocacin de pintor, slo que en esta ocasin el lienzo fue los metros y metros de tela que, una vez pintada y tratada, caa en las manos de una legin de diestras costureras que confeccionaban las prendas segn las creaciones del maestro. Lo mismo tom diseos de libros como Sellos del antiguo Mxico de Jorge Enciso, que plasm escenas populares, motivos prehispnicos, paisajes y vistas de diversas ciudades en faldas amponas y vestidos de noche.

En 1950 inici una marca y un taller que mostraba sus telas pintadas a mano. Maya de Mxico abri en la calle de Madero. All se confeccionaban los vestidos a la medida en un par de das. El concepto result de lo ms atractivo para el turismo. Toda mujer de cierta posicin social que visitara la ciudad deba hacer una cita en Maya de Mxico. Ms tarde se estableci una sucursal de la tienda en la Zona Rosa y sus telas se presentaron en ferias y exposiciones comerciales en Bruselas, Pars y Hamburgo.

Moda, turismo y el Mexican Pink

Cuando Alemn dej la presidencia, deline un proyecto personal que tena que ver con la promocin del pas por medio del turismo. Valdiosera entendi con astucia el rumbo de su mecenas y le propuso un interesante programa de difusin de la cultura y la riqueza del pas a travs de la moda. Busc presentar sus colecciones ya fuera en exclusivos desfiles o en publicaciones peridicas siempre en el marco de un gran monumento histrico, de un paisaje sensual, una imponente pirmide o una iglesia virreinal. As, el mundo conoca la cara de Mxico al mismo tiempo que se deleitaba con la moda de Valdiosera.

Luego, con el apoyo de marcas comerciales, funcionarios y diplomticos, se embarc en una gira internacional para llevar su moda a distintos puntos de Estados Unidos y Europa. Los grandes hoteles, las calles y los monumentos pblicos de Pars, Chicago, Nueva York, Filadelfia, Colombia y El Salvador entre otros lugares, sirvieron como escenarios para presentar las originales prendas que causaban sensacin en todos lados. Era como si al ver una pasarela organizada por Valdiosera los espectadores pudieran poseer un pedazo de aquella nacin extica que comenzaba a despuntar en el panorama mundial.

En 1951, el prestigiado hotel Waldorf Astoria de Nueva York fue la sede de una pasarela en la que Valdiosera opt por el color bugambilia. Al terminar la presentacin la prensa internacional lo cuestion sobre el origen del color. Valdiosera respondi que aquel tono, un rosa intenso, era intrnseco a la cultura mexicana: los juguetes populares, los trajes de los indgenas, los dulces mexicanos y la arquitectura popular; en Mxico todo se pintaba de ese tono. Un periodista entonces le respondi so it is a Mexican Pink. A partir de entonces aquel color se dio a conocer al mundo como el rosa mexicano, un color que se convirti en parte de la identidad nacional y resuma la idiosincrasia y la naturaleza de un pueblo. Valdiosera haba hecho visible su colaboracin al proyecto nacional.

Una inagotable curiosidad y la minuciosa labor con que realizaba sus investigaciones para confeccionar cualquier prenda fueron factores importantes para que el trabajo de Valdiosera no slo tuviera una factura impecable, sino un concepto slido y un estilo apegado a lo moderno. En 1949 muri el expedicionario Carlos Frey, gran amigo del diseador y a quien se le atribuye haber descubierto la ciudad de Bonampak. En su honor, Valdiosera junto con una destacada marca de artculos de piel llamada Pani y Fournier crearon una serie de espectaculares sombreros, inspirados en los tocados de los murales de la mtica ciudad maya. Durante las siguientes dcadas, Valdiosera sigui experimentando con aquellas figuras, adems de que realiz estudios y dibujos de varias de las esculturas de su propia coleccin de arte prehispnico, de los que surgieron sombreros, tocados, turbantes, incluso zapatos y hasta una serie de peinados que si bien eran diseo de Valdiosera, fueron ejecutados para las sesiones de fotos y los desfiles por Marcelo, uno de los nombres ms famosos de la alta peluquera de la poca.

En 1965, en el marco de la semana de Mxico en Nueva York, Valdiosera logr llevar a un grupo de modelos entre las que se encontraba la despus actriz Lorena Velzquez que graciosamente portaron sus diseos en sitios icnicos de la ciudad como el Centro Rockefeller, el puente de Brooklyn e incluso realizaron una pasarela dentro del Museo de Arte Moderno a un lado de las grandes creaciones de Braque y Picasso. Obsesionado por pasar a la historia y por transmitir su conocimiento y experiencia, Valdiosera llevaba en cada viaje a un fotgrafo encargado de registrar los eventos. As se hizo de un archivo que conserva, y que no slo es testigo de la trayectoria del diseador sino de toda una poca.

El mito del traje regional

El discurso de Valdiosera pronto llam la atencin de gobernadores y presidentes municipales de toda la repblica que lo convocaron para disear los trajes regionales. A cada estado o municipio, Valdiosera acuda con el nimo de realizar una profusa investigacin que detallaba la flora y la fauna del lugar, los tipos de paisajes que predominaban, colores, texturas y olores que regan en la comunidad, as como los textiles, bordados y prendas propios de la zona. Despus de detectar y analizar estos mltiples elementos, el reto para el diseador era sintetizar esa informacin en un traje que diera a la mujer de aquel rumbo, dignidad y presencia para representar a su lugar de origen. A lo largo de su carrera Ramn Valdiosera dise un gran nmero de trajes regionales que hoy siguen siendo parte de la identidad de cinco estados y varios municipios.

El Museo de la Moda

Su labor no termin en el diseo sino que en 1959 abri el Museo de la Moda en la calle de Varsovia en la Zona Rosa, donde buscaba explicar al pblico su relectura de la indumentaria tradicional. Reuni su gran coleccin de escultura y joyera prehispnicas, el acervo de indumentaria tradicional que haba juntado en sus viajes y expediciones, y adems encarg a un joven artista de nombre Jos Solorio, una serie de esculturas en barro policromado que proponan ser la reinterpretacin moderna y a color de aquellas figuras prehispnicas de su coleccin; con ello, el diseador mostraba a su pblico de una manera didctica cmo habra sido el vestuario de aquellas suntuosas mujeres indgenas. El menguante apoyo del Estado y de los particulares provoc que el museo cerrara sus puertas algunos aos despus. Su coleccin est actualmente embodegada y en espera de encontrar un recinto.

Del vestidor a la pantalla grande luego la pantalla chica

Valdiosera recuerda con cario y admiracin al director Ismael Rodrguez, quien le dio su primera oportunidad como director de arte y vestuario en el cine: Era el patito feo de sus hermanos y result el ms talentoso, dice el diseador sobre Rodrguez. Su debut fue en Cuando lloran los valientes (1947) con Pedro Infante y Blanca Estela Pavn. Pedro apenas empezaba y era muy tmido, muy amigo de Ismael y muy simptico, siempre estaban planeando nuevos proyectos. Diez aos ms tarde, Valdiosera volvi a colaborar con la dupla Rodrguez-Infante en Tizoc (1957), que se convirti en un clsico de la cinematografa nacional. Los cuadros que Mara Flix simulaba pintar en escena eran mos. Adems tena que vestir a Mara y trabajar con Pedro, fue una gran experiencia. Un ao ms tarde colabor con Juan Orol en Zonga, el ngel diablico. Durante los aos siguientes realiz casi una decena de pelculas ms como director de vestuario.

Valdiosera incursion tambin como director de documentales que llegaron a ganar Arieles: Himno Nacional (1948) y Los hombres pjaro, sobre los voladores de Papantla (1949). Su labor como vestuarista en obras de teatro, ballet y revista musical fue igual de prolfica que en la cinematografa. Lleg a dirigir una obra que llevaba por ttulo La batalla de Centla con ms de 40 actores en escena en la zona arqueolgica de La Venta, en Tabasco.

En 1953, Valdiosera fue invitado por la gente del cmico y actor Mario Moreno Cantinflas para realizar el vestuario de la obra Yo Coln con la que se inaugurara el Teatro Insurgentes; la escenografa estuvo a cargo de Julio Prieto y la coreografa era de Guillermo Keys. La pieza result espectacular con ms de 100 actores y bailarines. Valdiosera afirma haber confeccionado desde el fastuoso traje de doa Isabel La Catlica hasta el traje ms humilde indgena de aquella poca. Desafortunadamente la temporada se recort y cerca de 200 trajes se quedaron embodegados sin que el pblico tuviera oportunidad de verlos.

Entre 1952 y 1953, Valdiosera vio la oportunidad de concebir y conceptualizar un programa de televisin bajo el auspicio de Emilio Azcrraga y Luis de Llano para el Canal 2. Mxico es as tena una estructura simple; cada programa abordaba un tema desde los tiempos antiguos hasta la era moderna. La moda siempre tena un lugar preponderante. Valdiosera hizo 57 programas con temas como: la moda en Mxico, la muerte en Mxico, la brujera, los nios, el alcohol, el oro, la pintura. Un equipo de ms de 60 colaboradores hicieron posible ese proyecto que ms tarde fue invitado por la UNESCO para representar a Mxico en la Convencin Mundial de Televisin Educativa que se llev a cabo en Pars en 1953.

Unos aos ms tarde, Valdiosera colabor con Agustn Lara en otro programa de televisin: El estudio de Agustn Lara (1957) producido por la agencia de publicidad Camacho y Orvaanos y conducido por Paco Malgesto. El programa consista en mostrar a Lara en su estudio cantando y relatando ancdotas de su vida; a un costado estaba el taller de Valdiosera en el que dibujaba y diseaba mientras escuchaba la msica de Lara. En algn momento e inspirndose en la meloda y el ttulo de la cancin, Valdiosera se acercaba al msico y le deca: Maestro Noche de ronda' (o la cancin que fuera) me ha sugerido esta creacin. Le gusta?, y Lara contestaba: S, claro, vayamos a verlo, y como por arte de magia o con la ayuda de la tecnologa apareca la modelo con el diseo que llevaba el nombre de la meloda interpretada por Lara. El proyecto se prolong por dos meses y medio, 10 programas y ms de 30 diseos basados en las canciones del msico veracruzano.

La desilusin y el abandono de la prctica
El estudio de los textiles y trajes tradicionales, una constante experimentacin con colores, siluetas y materiales; su pasin por la cultura prehispnica y su inagotable conocimiento de los temas del pas fueron la combinacin perfecta para que las prendas creadas por Ramn Valdiosera mostraran un original estilo. Sus creaciones fueron documentadas por publicaciones nacionales e internacionales. Tiendas y marcas de gran prestigio le hicieron importantes encomiendas; en 1968, la compaa Mexicana de Aviacin le encarg los uniformes de sus azafatas que fueron muy comentados, pues eran minifaldas y capas inspiradas en la vestimenta prehispnica. Valdiosera tuvo tambin la oportunidad de trabajar con las modelos y actrices ms bellas de entonces como Lorena Velzquez, Isabel del Puerto, Lilia Prado, Yolanda Varela y Kitty de Hoyos. Colabor adems con los fotgrafos del momento: Hctor y Mara Garca, Walter Reuter, Armando Herrera y Carlos Ysunza.


Hacia mediados de los aos setenta comenz el declive de Maya de Mxico, la moda haba cambiado y las telas pintadas ya no eran tan llamativas para turistas y compradores. La frivolidad y el poco entendimiento que el comn de la gente tena de la moda como una parte importante del engranaje cultural del pas consiguieron que Valdiosera se decepcionara de la moda y abandonara por completo la prctica. Sin embargo, continu con sus investigaciones documentales y en 1992, con el apoyo de la Cmara de la Industria del Vestido, public el libro 3000 aos de moda mexicana. Hoy, Ramn Valdiosera sigue activo transmitiendo su conocimiento a nuevas generaciones; an conserva las esculturas, prendas, dibujos y fotografas que eran parte del Museo de la Moda al que no cesa de buscarle un espacio permanente. Aora el Mxico de aquellos aos, pero cree con firmeza que los diseadores de hoy deben buscar, entender y traer de nuevo a la escena una moda netamente mexicana.

Pag de 6 >>
LO MÁS LEÍDO
Jos Cuervo presenta edicin especial con obr...
Perfil de Amelita Baltar, una diva del tango.

El 24 de octubre Netflix estrena el documenta...
Conversacin con lvaro Enrigue
COMUNIDAD
Copyright © 2010  -  www.gatopardo.com