Desconectados de la televisión de paga

Cada vez más personas están optando por abandonar la televisión de paga para consumir contenidos “on demand”.

Por Rafael García

[dfp_ads id=3172]

Por décadas, la televisión de paga se convirtió en un lujo que no todos podíamos pagar. Con el pasar de los años, la TV de paga se fue actualizando, ofreciendo más canales, haciéndose satelital y en algunos casos, ofreciendo paquetes relativamente atractivos para la clase media que podía darse “ese pequeño lujo”.

Sin embargo con la llegada de internet, las cosas comenzaron a cambiar y no es que el arribo de este servicio por sí solo no fue una amenaza para las “cableras”, por lo menos, no hasta que la fibra óptica se volvió mucho más accesible.

Lo que internet ha hecho en la última década es permitirle a las personas separarse la televisión, no tener que vivir encadenados a sus horarios y contenidos y, gracias a la tecnología móvil, hasta podemos llevar lo queramos a donde queramos.

El cambio fue demasiado rápido para las compañías que todavía ofrecen la TV restringida y si bien, el famoso “triple play” –telefonía, internet y TV por un precio reducido– les permite salir adelante, es los próximos años es probable que su misma existencia se vea amenazada.

La tendencia en los Estados Unidos y otros países es la de comenzar a cortar el cable, es decir, cancelar definitivamente el servicio de TV de paga para quedarse solamente con el internet en casa y añadir en algunos casos servicios como Netflix, Hulu, Amazon Video o, de manera más local, Claro Video, Cinépolis Klic o algún parecido.

[dfp_ads id=3173]

Adiós a los pagos excesivos

Una de las razones por las que el cable está muriendo, por lo menos, en los Estados Unidos, es porque ya no ofrece todas las horas de entretenimiento que promete. Rara vez se encuentra una película buena, está lleno de infomerciales, repeticiones y programas que el público no ve. De los cientos que canales disponibles, cuando mucho, diez son los favoritos de la audiencia y los demás, son relleno.

Además, todos los que tenemos contratado el servicio tenemos que pagar tarifas extra por la renta de los equipos que usamos para decodificar la señal en cada televisión, ya sean HD o en definición estándar, lo que hace que el servicio sea tan costoso.

En este momento, la FCC o Comisión Federal de Comunicaciones en los Estados Unidos está tomando pasos para que los consumidores ya no tengan que pagar tarifas excesivas por la renta de los famosos decodificadores. Además, están tratando de pasar una legislación para que los contenidos que se transmiten a través de la TV de paga estén disponibles para otros dispositivos e incluso, a través de apps, para poder acceder a la programación desde internet, matando de una buena vez la necesidad de contratar “cable”.

De aprobarse, esto le dará un duro golpe a muchas empresas que hoy tienen un férreo control sobre este mercado y le permitiría al consumidor controlar lo que ve y la cantidad de dinero que quiere gastar. La audiencia vería lo que realmente quiere y no pagaría por un montón de canales y contenidos que no aprovecha.

En México la historia es distinta. Aquí seguimos pagando altas cantidades de dinero por servicios mediocres –en el mejor de los casos– y cuyo servicio al cliente no brilla por su eficiencia.

De aprobarse esa legislación en Estados Unidos, esperemos que México replique el esfuerzo de manera local y nos permita invertir nuestro dinero donde queramos. Tal vez en menos TV de paga pero incrementando nuestro ancho de banda en casa para que cada quien pueda acceder a lo que guste desde una smart TV, consola de videojuegos, Smartphone u otro dispositivo.

[dfp_ads id=3174]

Historias relacionadas

Portafolio

Axolote Cine celebra en FICUNAM su décimo aniversario

Por Redacción Gatopardo
Estrenos de marzo en Netflix

Portafolio

Estrenos de marzo en Netflix

Por Redacción Gatopardo

Portafolio

Marius de Zayas, el enigma plástico

Por Roberto García Hernández