Domingo 21 de diciembre de 2014 
SÍGUENOS:
BLOGS
ACTUALIZADO 2011-09-26 20:38:36 AT
Aspirina molida
Rodrigo Márquez Tizano
ESCRITOR
12N: Pacquiao vs Márquez III
2011-09-26 20:38:36


Cerré la confección y publicación de la crónica apenas estuve bien instalado en la ciudad. Y es que el tercer choque entre Juan Manuel Márquez y Manny Pacquiao promete ser el evento rey de la década en Fistania. Me temo que estoy lejos de exagerar: no había visto tal furor desde que Julio César abarrotó el Azteca y demostró al guiñapo Haugen lo duro que pueden pegar los taxistas tijuanenses. A Juan Manuel le llegó tarde el revuelo pero con intensidad mayúscula. Luego de dos polémicos fallos, el espíritu de Márquez permanece inquebrantable: si hay alguien en este planeta que puede derrotar al filipino, es él. He ahí una historia: la del más grande boxeador que hemos tenido en los últimos tiempos, de vuelta a Ítaca. Me presenté en la redacción de esta revista y los convencí con un juego de manos inusualmente veloz: la afición al deporte de los puñetazos suele insuflar ánimos homéricos a mis esclarecimientos, que por lo regular son más bien vagos. Pocos asuntos de los que disfrute escribir tanto como de éste. La crónica de boxeo es un género mayor con poco reconocimiento. Nombres como Schulberg, Liebling, Torres, Toledo y Mailer, son sólo los extremos visibles de un témpano enorme y bien articulado. Nuestro país, que tantas glorias ha cosechado en el ring y tan poca literatura posee al respecto, tiene a Ricardo Garibay –ese tahur de la prosa –como figura central.

Los preparativos para cualquier pleito comienzan con meses de anticipación, y si se quiere estar ahí, en el ringside, donde se vierte el sudor y se escucha vibrar el cuero, lo mejor es darse prisa, o de lo contrario, soportar las dos horas de diferencia que las televisoras locales imponen a los fanáticos del bofe. Siempre he considerado las crónicas de boxeo, cuando son realizadas por escritores de una pieza, como objetos de museo, género en sí mismo que empata las ideas del mundo que dos hombres, mediante el lenguaje de los cuerpos, comparten en  difusos episodios de tres minutos. Y es que una pelea es una declaración de vida. Puede tocar los nervios más profundos de un país y al mismo tiempo, mediante esa gracia simplificadora que envuelve a los grandes actos, ser poco más que un intercambio de puños, abrazos, golpes bajos, aberturas y conteos. Éste, ya lo he dicho, no es un compromiso cualquiera. La rivalidad se ha inscrito ya en el sitio reservado a los duelos legendarios. Ali vs Frazier; Zale vs Graziano; Leonard vs Hearns; Tunney vs Dempsey; los nombres de Pacquiao y Márquez (a pesar de que ellos insistan en lo contrario) están destinados a rememorarse al unísono. Éste es un deporte de dualidades, de bestias bicéfalas y rivalidades enconadas.

He comenzado ya con las visitas al Romanza, en cuyos muros, y bajo la tutela de Don Nacho Beristain, se han forjado más de una veintena de campeones mundiales, entre ellos Juan Manuel. Estaré, en la medida de lo posible, actualizando este espacio con información pertinente y de primera mano sobre el entrenamiento de JMM y su progresión de cara al enfrentamiento del 12 de noviembre.

Aquí unos videos tomados por mi querida amiga, la cineasta Elisa Miller, quien me ha acompañado a levantar imágenes de los entrenamientos.









Rodrigo Márquez Tizano*

*Becario del Programa Jóvenes Creadores del FONCA en la especialidad de cuento, periodo 2011– 2012.

@rmtizano

 
 
   
LO MÁS LEÍDO
Tras de la desaparición de los 43 normalistas...
Hace 20 años murió Juan Carlos Onetti, el gra...
26 asociaciones reclaman justicia para miles ...
El Equipo Argentino de Antropología Forense n...
Entrevista con Ricardo Silva, director del do...
COMUNIDAD
Copyright © 2010  -  www.gatopardo.com