Martes 22 de julio de 2014 
SGUENOS:
BLOGS
ACTUALIZADO 2011-01-25 12:43:07 AT
Levantar una piedra
Diego Enrique Osorno
REPORTERO
La Maquiladora
2011-01-25 12:43:07


(3 de 66)

La Maquiladora abrió sus puertas de salida a las tres de la tarde. Lejos del apresuramiento, De la Paz, Édgar y Betty caminaron entre los pasadizos de la fábrica y se subieron al carro. A las tres y media dejaron a Betty en su casa. Mientras Betty bajaba del coche, De la Paz fue a buscar a El Cala. Los tres regresaron a la Maquiladora, aunque antes pasaron a comprar cervezas.

En el camino vieron a una muchacha por Valle Verde y Édgar le preguntó si la llevaban. La chica volteó, vio a De la Paz y sonrió. De la Paz imaginó que le coqueteaba. La muchacha se subió en el asiento de atrás, donde iba De la Paz. Édgar manejaba y El Cala era el copiloto. La chica vestía una blusa roja, floreada y de manga corta. No traía la bata de trabajo: llevaba pantalón de mezclilla color azul claro y tenis blancos. Édgar la invitó a cotorrear y a tomar cerveza. Ella no quiso tomar, así es que estuvieron dando vueltas esperando a que oscureciera, después Édgar insistió a De la Paz que le hiciera el amor a la chica. De la Paz le acarició las piernas y ella lo rasguñó. De la Paz le dijo a Édgar que no lo haría porque ella no quería. Édgar se enojó y detuvo el carro. Se brincó al asiento de atrás y le asestó una puñalada en el corazón con un cuchillo que medía unas 14 pulgadas.



El vehículo quedó frente a un árbol. Cerca había una barda donde estaba escrito: “En el amor no existe temor... quien siente temor aún no está realizado en el amor. (1 Jn 4:18)”.

Minutos antes de que Édgar diera la puñalada le dijo a la muchacha con una sonrisa que podía significar cualquier cosa: “Te vamos a matar. Somos la banda del Carro Rojo”. Después de dársela, Édgar volteó a ver a De la Paz: “Ándele pinche Pancho, vamos a tirarla”.

El vehículo estaba ubicado de modo que la puerta del pasajero daba hacia la banqueta. En ese momento De la Paz salió por la puerta de atrás, del lado del conductor. El Cala también abrió su puerta e hizo su asiento hacia enfrente. Édgar le dijo a De la Paz que le agarrara las manos a la muchacha mientras él sujetaba sus pies.

Se dirigieron en medio de luciérnagas del verano hacia un sembradío que está atrás de una escuela y tiraron el cuerpo de la chica cerca de un árbol. La mujer se encontraba vestida y sin vida. Tenía cabello castaño, ojos claros, mediana estatura y complexión regular. Édgar iba insultando a De la Paz, diciéndole: “Pinche Pancho pendejo”. De la Paz no decía nada porque Édgar traía un cuchillo. En eso ladró un perro de raza Doberman que estaba dentro de la escuela. El animal se fue acercando, pero una malla los separaba, así que lo único que hizo De la Paz fue quedarse quieto. Édgar se fue corriendo. Un hombre apareció a lo lejos y gritó para calmar al perro. Era el velador, quien movió un reflector de luz e iluminó a De la Paz.

Luego los tres se subieron al carro. El Cala le dijo a Édgar que ya no insultara a De la Paz. De la Paz no dijo nada. Édgar tampoco. El coche dio vuelta en u. Se fueron del lugar hacia la casa de De la Paz. En el trayecto Édgar recomendó a De la Paz que cuando le preguntaran por los rasguños que traía en la cara, dijera que se habían peleado, y como Édgar no había podido ganarle, lo había rasguñado. En eso llegaron a casa de De la Paz.

Al día siguiente, la hermana de De la Paz vio los rasguños que éste traía en la cara y le preguntó qué había pasado. De la Paz le dijo lo que Édgar le había dicho que dijera.

Poco tiempo después de eso corrieron a Édgar de la Maquiladora por llegar tarde y drogado. Cuando lo despidieron se fue a los Estados Unidos y se estableció en Chaparral, Nuevo México, en la casa de su tía Juanita. No se trataba de ningún exilio ni nada por el estilo. Los parientes intentaron meterlo a trabajar en la construcción.

Un 24, día de San Juan, De la Paz volvió a Ciudad Juárez, el desierto de donde se había ido.

Twitter: @diegoeosorno

 
 
   
LO MÁS LEÍDO
Los complementos ideales para una buena afeit...
Una reflexin sobre la situacin del gobierno...
Felipe Restrepo Pombo habla sobre nuestra edi...
Una seleccin de panaderos que hacen felices ...
El verano es el mejor momento del ao para co...
COMUNIDAD
Copyright © 2010  -  www.gatopardo.com