Al rescate del MUJAM

Mediante una campaña de fondeo, el MUJAM intenta mantenerse a flote y superar las adversidades económicas que lo aquejan.

Por Redacción Gatopardo / Fotografía Víctor Manuel Espinosa

El Museo del Juguete Antiguo Mexicano (MUJAM) atraviesa un momento crítico. El espacio, creado por Roberto Shimizu y su hijo, Roberto Jr., necesita realizar trabajos de restauración y ampliación en sus instalaciones, así como mantenimiento en el archivo, conformado por más de un millón de piezas. De lo contrario, el museo podría cerrar.

Shimizu, hijo de inmigrantes japoneses, es un gran coleccionista. Tras sufrir una  enfermedad, se dio cuenta de que, al llegar su muerte, la colección –que incluye juguetes y piezas de los últimos siglos que han sido adquiridas alrededor del mundo–  se desharía e incluso podría terminar en la basura. Así nació el museo, el cual se ubica en la primera planta del edificio de Doctor Olvera 15, que fue construido por el padre de Shimizu en la década de los sesenta.

Archivo del MUJAM.

Archivo del MUJAM. Fotografías publicadas originalmente en Gatopardo 142 (junio 2013).

Desde su creación en 2006, el MUJAM permite hacer una revisión exhaustiva a la cultura de la niñez en México y el mundo a través de su gigantesca colección de juguetes. Una de las maravillas del museo es que no se limita a piezas infantiles: Hay piezas históricas que van desde el vestuario original de El Santo hasta un programa original, perteneciente a Francisco González Bocanegra, del día en que se cantó el Himno Nacional Mexicano.

El espíritu del MUJAM le ha permitido convertirse en algo más que en un museo: El recinto funciona como un punto de encuentro urbano en el que se imparten talleres y alberga murales de grandes artistas. El MUJAM también cuenta con una biblioteca, una sala de estudios, un salón multiusos que funciona como sala de proyección y una residencia para artistas.

Roberto Shimizu y su hijo, Roberto Jr.

Roberto Shimizu y su hijo, Roberto Jr., fundadores del MUJAM.

Ahora, el MUJAM necesita de aportaciones para seguir operando y darle mantenimiento y un espacio digno a la colección de la familia Shimizu. Los principales retos a los que se enfrenta el museo son el robo de piezas, la humedad y deterioro en las bodegas, así como la falta de espacios y vitrinas acondicionadas que se ajusten a las necesidades de los artículos en exhibición.

A cambio de las donaciones, el museo ofrece cortesías, tazas, camisetas y memorabilia de colección, así como murales y juguetes vintage de la colección familiar. La campaña estará abierta hasta el 14 de enero en Kickstarter. De no llegar a la meta, todo el dinero será devuelto a quienes hicieron la aportación.

Museo del Juguete Antiguo Mexicano (MUJAM)
Doctor Olvera 15, Doctores
estará abierta hasta el 14 de enero en Kickstarter

Historias relacionadas

Pablo León de la Barra en el Museo de Arte de Zapopan, portada

Arte

Monumentos a la descomposición

Por Alejandra González Romo
Los mejores estrenos de Netflix en junio de 2017

Arte

Los mejores estrenos de Netflix en junio

Por Redacción Gatopardo