Portada Kenneth Lonergan

El discreto y devastador Kenneth Lonergan

Nominado al Oscar por “Manchester by the Sea”, el director y guionista Kenneth Lonergan es el secreto mejor guardado de Hollywood.

Por Arturo Aguilar

Fuera de la industria cinematográfica, el estadounidense Kenneth Lonergan es un respetado dramaturgo con una larga y prolífica carrera de un nivel más que destacado. A veces director de sus propias obras, su carrera incluye una nominación al premio Pulitzer por Drama en el 2000 por The Waverly Gallery.

Dentro del mundo fílmico, su debut fue con el guión de la exitosa comedia Analyze This, con Robert De Niro, en 1999; lo que daría pie a su primer filme como director en 2000, con You Can Count On Me, cinta premiada en festivales como Sundance y Toronto y nominada al Oscar a Mejor Guión.

En 2002 estuvo involucrado en la escritura del guión de Gangs of New York de Martin Scorsese, y hasta la fecha se sabe que es uno de los más socorridos script doctors de la industria. Aquellos guionistas que son consultados profesionalmente para, muchas veces sin recibir crédito final, arreglar, modificar o hacer ajustes a diferentes libretos.

Casey Affleck y Lucas Hedges en "Manchester by the Sea".

Casey Affleck y Lucas Hedges en “Manchester by the Sea”.

Como sus películas, su charla es acompasada y muestra una atención a los detalles de lo que decidimos mostrar, señalar o destacar. Célebre entre guionistas y actores como un escritor que ofrece algunos de los diálogos más naturales, precisos y contundentes en escenas de enorme carga dramática, esta idea queda clara cuando se le pregunta qué motiva que escriba este tipo de historias.

“Podría decir que mi trabajo está directamente influenciado por este concepto de que lo consciente e inconsciente de nuestras mentes viven regular u ocasionalmente en conflicto durante nuestras vidas. Creo en que una buena parte de quiénes somos se oculta de nosotros mismos, y cuando sale, lo hace de todo tipo de formas extrañas e interesantes”, afirma en entrevista para Gatopardo un par de días después de que Manchester by the Sea fuera presentada dentro del Festival Internacional de Cine de Toronto.

Este particular tipo de curiosidad resulta ciertamente natural cuando se conoce que Lonergan creció en Nueva York, cercano a su madre y su padrastro, un par de psiquiatras que también ejercían el psicoanálisis.

Casey Affleck, Kenneth Lonergan y Matt Damon.

Casey Affleck, Kenneth Lonergan y Matt Damon en el almuerzo para los nominados a la 89ª entrega de los premios Oscar. Fotografía: Michael Yada / ©A.M.P.A.S.

Pero no todo es lágrimas y drama en sus películas y obras. Con un notable sentido del equilibrio emocional, Lonergan es capaz de dotar a sus personajes, en medio de crisis, dudas y sufrimientos, de un humor preciso y auténtico.

Sobre este balance entre drama y humor que hay en ciertas escenas y momentos, Lonergan afirma: “Me gustan las personas que tienen sentido del humor y me gustan los chistes y me gusta que estos personajes se traten unos a otros con humor. Como lo hacemos en la vida real con la gente cercana. Me gusta la forma en que Casey [Affleck] y Lucas [Hedges] se fastidian mutuamente, bastante. No estoy realmente interesado en mostrar a la gente solo el lado oscuro y triste de la vida. Nadie necesita oír solo eso.”

Sobre el elogiado trabajo de Affleck, el director agrega: “Él tiene esta extraordinaria actitud de abeja trabajadora hacia la parte que le toca interpretar. Tuvimos las discusiones más interesantes e interminables sobre el personaje: dónde estaba, por qué estaba actuando de esta manera en esta escena, por qué no estaba actuando de una manera en otra escena, por qué reaccionaba de tal o cual modo ante su sobrino”.

Los elogios a su trabajo llegan por igual de actores como Mark Ruffalo o Laura Linney que de directores como Martin Scorsese. Este último, en entrevistas posteriores al estreno de Gangs of New York aseguraba que “Kenny (Lonergan) es genuinamente brillante para entender a la gente, es capaz de crear el corazón del personaje y el corazón de la situación. La emoción está ahí, y además es capaz de darle al momento una extraordinaria visión intelectual”.

En 2005 filmó Margaret, con Anna Paquin, Mark Ruffalo, Matthew Broderick y Jean Reno. Pero debido a una serie de problemas con Fox Searchlight sobre la duración de la película, que se convirtieron en una serie de demandas, Margaret no estrenó comercialmente hasta 2011, con una edición de 150 minutos que Lonergan no respaldaba.

Esa experiencia lo mantuvo alejado del mundo del cine, y se requirió de cierta labor de convencimiento por parte de Matt Damon, quien concibió y le propuso la idea general de la historia a Lonergan, que a su vez la convirtió en un guión que de inicio nunca pensó en dirigir.

Ahora, con su regreso al cine, se encuentra a unos días de llevarse a casa el Oscar a Mejor Guión, además de contar con una nominación al Oscar a Mejor Director que no está totalmente descartada como posible sorpresa para la 89ª entrega de los premios Oscar.