Hacksaw Ridge y la otra cara de la Segunda Guerra Mundial

Andrew Garfield y Sam Worthington protagonizan “Hacksaw Ridge”, sobre una de las batallas más sangrientas de la Segunda Guerra Mundial.

Por Regina Sienra

[dfp_ads id=3172]

[dfp_ads id=3154]

Hacksaw Ridge fue el apodo que el ejército estadounidense le dio a un acantilado en el que tuvo lugar una de las batallas más sangrientas de la Segunda Guerra Mundial. Es también el nombre de la cinta que relata la historia de Desmond Doss, un heróico médico de combate que salvó 75 vidas durante ese conflicto. Dirigida por Mel Gibson y protagonizada por Andrew Garfield (The Social Network, The Amazing Spider-Man) Hacksaw Ridge llega a salas mexicanas este 30 de diciembre.

La película da un giro al género bélico al volcarse sobre Doss, un objetor de conciencia. El joven se niega a tomar y usar armas, pero sostiene de forma obstinada su deseo de servir a Estados Unidos en la guerra. Así, Doss —el personaje de Garfield— se alista para ayudar a los heridos en combate. Sin embargo, su primer gran obstáculo son sus compañeros y las autoridades militares, quienes desconfían del papel que el joven pueda tener en el frente sin un rifle.

Sam Worthington en "Hacksaw Ridge".

Sam Worthington en “Hacksaw Ridge”.

Uno de ellos es el Capitán Glover, personificado por Sam Worthington. El actor, quien ha participado en cintas como Avatar y la saga Furia de Titanes, dice que lo que le atrajo de la historia es que no podía creer que era cierta. “Pensé que estaban inventando. Nunca escuché hablar de un Desmond Doss y pensé que lo que había logrado estaba fuera de este mundo”, dice Worthington. Así, el actor decidió investigar, y se dio cuenta que conocía muy poco de las batallas en Okinawa, que tuvieron lugar entre abril y junio de 1945.

“No sabía que era la más brutal de todos los combates en el Pacífico, y entre más aprendía sobre lo que logró Doss ahí, supe que era una historia de la que quería formar parte”, relata el actor. “Hemos sido tan inundados con historias sobre la Segunda Guerra Mundial, que debes encontrar un ángulo diferente, y cuando tienes uno sobre un pacifista en un conflicto tan sangriento, es una gran forma de llevar la historia a la pantalla”.

[dfp_ads id=3173]

Sobre trabajar con Andrew Garfield, Worthington señala que admira su trabajo. “Es de esos actores que se mantienen discretos sobre lo buenos que son. Su búsqueda por la verdad es increíble. Desarrolló este personaje que no es como él, y lo acercó a su esencia para darle vida y mostrárselo al público. Lo ves transformarse y todo lo que dice y hace es tan verdadero. Me encanta trabajar con gente así”. El actor también destaca a Vince Vaughn, quien es mejor conocido por sus papeles en cintas de comedia. “Le interesa trabajar en cosas que están fuera de su zona de confort. Amo ese tipo de valentía”.

Andrew Garfield en "Hacksaw Ridge".

Andrew Garfield en “Hacksaw Ridge”.

Ésta es la quinta película en la que Mel Gibson dirige y su trabajo le ha conseguido una nominación al Globo de Oro en la categoría de Mejor Director y Mejor Película de Drama —así como Mejor Actor para Garfield—. “Crecí viendo películas en las que Mel Gibson actuaba o dirigía, así que me intimidaba mucho al principio”, relata Worthington. “Pero cuando lo conoces, te das cuenta de que tiene un maravilloso sentido sobre hacer cine, y se adapta fácilmente. Su dirección es increíble, es de esas personas que te hacen sentir a gusto. Cualquier indicación que te da es de las mejores que puedes recibir”.

“Me he involucrado con varias historias que tienen que ver con la guerra. Creo que mientras la guerra saca lo peor de las personas, también saca lo mejor”, dice Worthington. “La cinta habla de creer, que no importa la creencia o cuantas personas tengas en contra, si peleas por ello, puedes lograr hasta lo que luce imposible, como Desmond Doss”.

[dfp_ads id=3174]

[dfp_ads id=3155]

Historias relacionadas

Portafolio

Jerónimo Gaxiola: Coleccionar, un reflejo del mundo

Por Isabel Ibáñez de la Calle

Portafolio

John Banville: El irlandés de mil caras

Por Marta Del Riego