hombre lobo

La cacería del hombre lobo

hombre lobo

Por Sandra Lafuente

Cuando tenía siete años, Marcos Rodríguez Pantoja fue vendido por su familia a un ganadero que necesitaba un pastor de ovejas. Un día, el hombre que se encargaba de cuidarlo lo abandonó en una cueva perdida en una cordillera que recorre Andalucía y Castilla-La Mancha. Marcos se refugió con una manada de lobos y vivió con ellos 12 años. En 1965, fue
cazado por las autoridades que lo llamaban “El Hombre de la Sierra”. Fue obligado a adaptarse y a cambiar sus costumbres a la fuerza. Desde entonces vive, incómodo, entre la especie a la que más le teme: la humana.