BMW en una nueva era

BMW combina la sustentabilidad con una elegante experiencia de manejo.

Por Héctor Ocampo

Los híbridos son ya una realidad en nuestro país. La necesidad de movernos de manera más eficiente permiten que las marcas oferten desarrollos de última generación y los híbridos enchufables son una de las mejores soluciones de movilidad en nuestros días pues reducen el consumo y emisiones pero no dependen enteramente de la electricidad para desplazarse. Es una combinación de tecnologías para beneficiar nuestro bolsillo y al medio ambiente.

BMW cuenta con una larga experiencia en el desarrollo de productos híbridos (basta mirar el i8). Presenta en México el 330e, el sedán de la marca híbrido plug-in que se encuentra justo en el medio camino de los autos impulsados por gasolina y los eléctricos. La ventaja de los híbridos conectables es que ofrecen un mayor rango y capacidad de movilidad electrificada, gracias a que pueden usar paquetes de baterías de mayor capacidad y recargarlos conectándolo a la luz. En el caso del 330e esto sucede en tres horas desde el Wallbox de la marca.

Este híbrido alemán se compone de un motor de gasolina de última generación, un 2.0 litros turbocargado con 184 caballos que se caracteriza por su explosividad, que se combina con un eléctrico de 88 caballos. Todo el conjunto entrega 252 hp pero con cifras más cercanas a un deportivo que un auto de corte verde: 0 a 100 km/h en 6.1 segundos con una máxima de 225 km/h.

El paquete de baterías, colocado detrás del asiento posterior y en la parte baja de la cajuela, es de iones de litio con una capacidad de 7.6 kWh que le permite circular de manera completamente eléctrica hasta por 40 km; pero lo sorprendente es que puede hacerlo hasta una velocidad máxima de 125 km/h.

Junto con todo el desarrollo, se agregan tres modo de manejo para el sistema híbrido: auto eDrive que se encarga de gestionar de manera automática la combinación de ambos motores, tratando de usar mayormente el eléctrico; max eDrive que da prioridad al uso de la energía eléctrica y save battery que condiciona el empleo del motor de gasolina para mantener la carga de batería o aumentarla hasta llegar a 50% de carga. Y, para completar la obra de ingeniería, BMW puede hacer un uso inteligente del sistema híbrido pero mediante el gps, ya que permite conocer las condiciones del camino, altitud, velocidad máxima y tráfico y calcular, de este modo, bajo qué condiciones es mejor usar el motor eléctrico, gasolina o ambos.

Todo ello, sin sacrificar el equipamiento, espacio, lujo y sensaciones de manejo que sólo un BMW puede otorgar.

Historias relacionadas

Acura NSX, portada

Autos

Experiencia deportiva

Por Teresa Cristo