basque culinary world prize funleo leonor espinosa colombia gastronomía, portada

Cocinar con amor: Basque Culinary World Prize 2017

El 17 de julio, algunos de los chefs más reconocidos en el mundo determinaron a la ganadora del Basque Culinary World Prize 2017.

Por Sofía Viramontes / Fotografía Basque Culinary Center

Desayuno en pareja, brunch con amigos, comer con la familia, cena de negocios o tal vez romántica. La actividad social tiende a moverse en torno a la comida, y el Basque Culinary Center junto con el Gobierno Vasco, se dieron cuenta de la relevancia de esta constante, por lo que crearon el Basque Culinary World Prize. Este concurso busca reunir, impulsar y premiar iniciativas que demuestren que la gastronomía no sólo se trata de un plato bonito y buen sabor, sino que es un eje central en la sociedad y por lo tanto, una herramienta para mejorar y crecer en comunidad.

La primera vez que se llevó a cabo este concurso fue en el 2016 y la ganadora fue la venezolana María Fernanda Di Giacobbe por su proyecto Cacao de Origen. Este año, el galardón vuelve a caer en manos femeninas y latinoamericanas: Leonor Espinosa, colombiana, se distinguió entre otros nueve finalistas con su proyecto actual, Funleo.

Según el reconocido chef Gastón Acurio –que forma parte del jurado–  este premio “encarna el trabajo de una persona que desde hace muchos años, en medio de la violencia, intentó llevar esperanza, confianza. En la cultura, en los productos de un entorno muy golpeado”.

Funleo busca, a través de su patrimonio biológico, cultural e inmaterial, reforzar la identidad y percepción positiva sobre las tradiciones gastronómicas que hay en Colombia. La idea es que esta organización se vuelva un referente sobre la implementación de modelos socioambientales que se puedan replicar, tomando a la gastronomía como el motor de desarrollo.

Para Dominique Crenn, la primer chef mujer en recibir dos estrellas Michelin en Estados Unidos, este premio es una forma de activismo, pues “los alimentos son el núcleo de la sociedad; son un ecosistema entero dentro de la sociedad, y no habría sociedad sin ellos”, por lo que ha dedicado su vida a crear conciencia sobre la disfunción en la industria alimenticia y el impacto que esto tiene en la sociedad, y sobre todo, lo que se puede hacer para arreglarlo. Esta premisa de vida la ha llevado a ser jueza en esta competencia, y se siente muy orgullosa de ser parte del movimiento.

Los chefs involucrados en el Basque Culinary World Prize 2017 tienen algo en común. Todos cocinan con amor y al hacerlo, mueven las estructuras que provocan carencias sociales. Como explica Acurio: “logramos entender que la madre de todos los problemas es el odio y el arma más poderosa de la cocina, es el amor”.

Historias relacionadas

the melting pot polanco, portada

Comida

El dulce pecado de la gula

Por Marcela Vargas
La barra de Fran Polanco, portada

Comida

Taberna de primera

Por Alejandra González Romo