Los protagonistas del lujo: Ferruccio Tinghi

Para nuestro Especial de Moda seleccionamos a algunos de los personajes más influyentes en el mundo del lujo en nuestro país, como Ferrucio Tinghi.

Por Luz Arredondo / Fotografía Rodrigo Marmolejo

Para nuestra edición de septiembre seleccionamos a algunos de los personajes más influyentes en el mundo del lujo en nuestro país. Cada uno de ellos nos presenta su visión sobre el camino que está tomando la industria y los desafíos que enfrentará en los próximos años. Si algo queda claro es que México es un mercado cada vez más maduro, preparado para múltiples propuestas. Estamos viviendo un momento importante y la apuesta a largo plazo de las marcas es una prueba de este auge. Esta es nuestra charla con Ferruccio Tinghi.

especial-moda-max-mara-int

Ferruccio Tinghi
Director / Max Mara México

Gatopardo› ¿Cómo crees que hoy en día estamos entendiendo el verdadero lujo?

Ferruccio Tinghi› Maurizio Gucci decía que “nosotros no estamos en la industria del lujo, nosotros estamos en la industria de las cosas bellas”. Entonces tiene que ser bello, tiene que ser agradable a la vista y, sobre todo, agradable al tacto. Todo lo que es exceso de ornamentación, chillante en colores, estridente, no puede ser lujo. Yo diría que hasta la excesiva exhibición del logo no es lujo. Le quita belleza, sencillez. Este nicho es creciente.

G› Se está usando la palabra “lujo” muy en general en la industria.

FT› Se inventaron términos como lujo accesible. Eso no es lujo. Si es accesible, ya no lo es, por favor. Puede ser llamativo, tener un bonito logo, obviamente no puede costar tres centavos porque es una cosa de alta calidad y altos materiales, atención al tacto, durabilidad y confección. ¿Qué no es lujo?: lo masivo, lo ostentoso, que dura poco, lo común, lo snob.

G› ¿Cómo miras a la industria de la moda?

FT› El mundo está cambiante y dinámico. Tenemos creadores, diseñadores, los que marcan tendencias, pero sale uno cada 30 años. Nadie está creando. Son un instrumento de marketing, pero que hagan un cambio, que marquen algo, no lo están haciendo. Yo lo último que recuerdo realmente es Armani, que revolucionó la moda. Y hablamos de la década de los setenta. Pero he visto mucha gente llegar a las nubes de celebridad y de conocimiento gracias al marketing. Ahora es difícil separar lo que es el puro marketing y lo que no.

G› Y aparte en un mundo en donde salen tantas colecciones, todo rápido, una colección tras otra tras otra.

FT› Exactamente, pero lo que marcan los cambios son finalmente los fenómenos sociales. La gente escoge, se viste, va hacia lo alto, va en función de lo que se vive en el momento. Es suficiente ver los cambios en el vestir que hubo en el 68, por ejemplo, cuando estaban sucediendo tales cambios sociales en Europa, cuando hacerse lucir, hacerse ver con posibilidades, era hasta peligroso. Tenías que uniformarte, ir con parcas, jeans, ir con playera para mimetizarte y parecer actual. Todo fenómeno social es moda.

G› Del lanzamiento de Max Mara, ¿qué cambios trajo al panorama en México?

FT› Hay que ver que fue a principios de los noventa, cuando apenas se estaba empezando a traer marcas. Ha sido una lucha hacer conocer la calidad, apreciarla. Finalmente eso mis clientes lo reconocen perfectamente.
Y costamos mucho menos que en Estados Unidos. Max Mara cuesta alrededor de 20 por ciento menos que en Estados Unidos. Obviamente fluctuante por lo que pasa en las tasas de cambio. Pero estamos más abajo.

G› ¿Sientes que el mercado mexicano está listo para tener una propuesta de moda nacional?

FT› Sí, seguro, están creciendo, hay más diseñadores y buenos que están teniendo éxito fuera del país. Hay diseñadores que están imponiéndose fuera. ¿Por qué se imponen en otro país y no en México? El diseñador es una parte del sistema de la moda. Necesitas un fabricante de telas, una industria que confeccione, necesitas quien organice una red de distribución (porque puedes hacer una cosa bellísima pero dónde la vendes y cómo la vendes). Y necesitas algo de comunicación. Por lo tanto, un diseñador no puede solo. Tiene que tener un sistema que lo apoye. Entonces el estilo está, el diseño está, la creatividad está. Pero necesita el apoyo de la red completa. Por lo tanto, con la situación actual, todo lo de la industria textil, la confección, la competencia con la apertura de fronteras, ¡ha hecho que esta industria se haya vuelto más flaca, y no sólida! Entonces falta el complemento. Si a nivel nacional se decidiera destinar recursos al desarrollo de una industria, si fuera un objetivo político, con incentivos, mejoraría. México es un ambiente súper favorable para esto.

 

Historias relacionadas

salvatore ferragamo moda invierno, portada

Moda

Piel de pieles

Por Itzel González
tapetes artesanales mexicanos, portada

Moda

Bi Yuu: Cinco años tejiendo historias

Por Redacción Gatopardo