Siete veces Louis Vuitton

Este año la prestigiosa Louis Vuitton emprende una nueva aventura. Lanza su primera colección de fragancias, compuesta por siete imperdibles perfumes de colección.

Por Luz Arredondo / Fotografía Cortesía Louis Vuitton

[dfp_ads id=3162]

Pocas veces en la historia de las grandes marcas se toma la decisión de explorar nuevos territorios. Este 2016, Louis Vuitton ha decidido lanzar su primera colección de perfumes que reflejarán el espíritu de su ADN, y que serán recordados en el mercado por mucho tiempo: Les Perfums. Gatopardo entrevistó a Jacques Cavallier Belletrud, el maestro perfumero detrás de este proyecto.

Cavallier Belletrud empezó su carrera muy joven. Su padre era nariz y su abuelo también. Nació en Grasse, en la región francesa de Provenza, la capital del mundo de la perfumería. Desde que tenía ocho años, decidió que su camino era ser perfumero. Empezó a estudiar todas las materias primas y aprendió las notas olfativas. Cada día después del colegio, se sentaba horas y horas con su padre para aprender y describir el mundo de los aromas que rodeaba a su profesión.

Hace cinco años empezó a trabajar para Louis Vuitton. Al momento de decidir cómo sería el primer perfume emblemático de la casa, rápidamente tomó la decisión de que necesitaría de toda una colección y no de una sola propuesta. Empezó a trabajar con diferentes ingredientes. “Trabajar para Vuitton fue un gran reto porque es la empresa más grande de lujo en el mundo. Me encontré con tantas emociones en las raíces de la maison, que la inspiración llegó de muchos elementos”, dice Cavallier en entrevista.

Decidió que quería crear libremente una colección compuesta de ingredientes diferentes; ante la posibilidad de que éstos no fueran los ideales, empezó a personalizarlos y a trabajar con infusiones. En los últimos años, trabajó con dieciocho o diecinueve aromas, para reducirlos al final a una selección exquisita de siete. Con la ayuda de tecnología de vanguardia, produjo su propia visión de una paleta de ensueño.

Jacques Cavallier Belletrud es originario de Grasse, capital del mundo de la perfumería.

Jacques Cavallier Belletrud es originario de Grasse, capital del mundo de la perfumería.

[dfp_ads id=3163]

Los viajes han sido el fundamento principal de la maison Vuitton, lo que se ha reflejado en sus emblemáticos baúles. Para Cavallier, los viajes han sido una fuente de inspiración y la naturaleza ha creado momentos de perfección en su memoria. Lleva años recorriendo el mundo; para este proyecto, viajó a lugares muy específicos para descubrir materias primas por todos los continentes. Visitó los diferentes talleres de la casa para encontrar cómo integrar la fórmula del perfume y crear una infusión que lograra transmitir esta sensación en la piel; hasta viajó a China para descubrir los plantíos de magnolia y Jasminum sambac —dos variedades de flores que se cultivan para añadir sabores a los tés locales—. “Tengo una imagen en la mente de una mujer en China que está cortando flores para una primera extracción que se convirtió en una de mis grandes inspiraciones porque refleja mucha fuerza.”

“Los viajes crean una librería de inspiración muy completa. Conocer gente en el mundo y pasar tiempo con ellos da una gran riqueza en términos de emociones. Al ser Vuitton una marca global, es muy importante viajar”, asegura. Por ejemplo, China y Sudamérica son mercados muy importantes que la marca ha querido captar, a pesar de lo distinto que son.

“Queremos celebrar el valor universal de la belleza a los ojos de las mujeres en todos los lugares, ya sea en México, Francia o Asia, y lo que tienen en común es la feminidad.” Dicha feminidad fue crucial para escoger los nombres de cada perfume de esta colección. “En la feminidad hay varios aspectos como seducción, inteligencia y misterio, son muchas facetas. Al mismo tiempo, tenía algo masculino en mente.” Los nombres de la colección finalmente son: Apogée, Contre Moi, Dans La Peau, Matière Noire, Mille Feux, Rose de Vents y Turbulences.

vuitton-reporte-int2

La elección de los siete envases tenía que ser un eslabón entre algo que pareciera familiar y que celebrara la pasión que hay dentro de cada botella, pero que además tuviera una permanencia de años. Tenía que ser sorprendente y sencilla a la vez. “Lo que más me gusta del lujo es la simplicidad”, asegura. Las botellas fueron creadas por el diseñador industrial australiano Marc Newson, elaboradas con cristal pesado al estilo minimalista con tapa metálica con las iniciales de la casa.

Con esta colección, Cavallier rompe las reglas y regresa el lujo a la pasión. “Los materiales que seleccionamos crean misterio y pasión. Es realmente el contraste, la asociación entre el blanco y el negro, la mezcla entre lo nuevo y lo tradicional y la calidad de los materiales”, dice.

Éste es el inicio de una larga carrera de Vuitton en materia perfumera, retomando el legado de Grasse y creando un espacio perfecto para la experimentación y creaciones olfativas.

Cavallier todavía no conoce México, pero lo visitará a finales de año. “Mi padre fue a México muchas veces, así que realmente quiero estar allí para ver todos sus colores.”
[dfp_ads id=3164]

Historias relacionadas