Portada Bogotá

Bogotá sube de temperatura

Bogotá se ha convertido en una de las capitales más intensas de América Latina. Aquí te recomendamos lo mejor para comer, bailar y descansar en esta ciudad.

Por Felipe Restrepo Pombo

Quienes viajan por primera vez a Bogotá a menudo se sorprenden por su clima. Muchos extranjeros esperan una ciudad tropical y se encuentran con una capital gris y lluviosa, más similar a Londres que al imaginario latinoamericano. En la capital de Colombia anochece temprano durante todo el año —siempre antes de las seis de la tarde— y las madrugadas son gélidas. Hasta hace poco, los lugares para salir a beber unas copas o bailar eran muy tradicionales y se podían contar con los dedos de las manos. La oferta gastronómica era más bien limitada: pocas opciones, baja calidad y ninguna sofisticación. Pero esto ha cambiado. Bogotá ha dado un salto y ahora se encuentra a la altura de las capitales más intensas del continente.

La Zona G, situada entre las calles 68 y 74, arriba de la Carrera Séptima, es tal vez el de mayor crecimiento a nivel gastronómico. El local más apreciado por su fusión experimental es Criterión, a cargo de los hermanos Jorge y Mark Rausch. Este año quedó en el lugar 18 de la lista de mejores lugares para comer de Latinoamérica según la revista Restaurant. Además, ha atraído otros sitios de primer nivel a su alrededor. Entre ellos hay que mencionar El Cielo —en el puesto 30 de la misma lista— y la sucursal colombiana del peruano Astrid & Gastón.

Uno de los imperdibles en esta zona es NN. Su nombre viene, justamente, del hecho que es uno de los secretos mejor guardados de la ciudad. Maurizio Mancini y Gerónimo Basile, dos exitosos hombres de negocios, armaron este lugar con una impresionante decoración art déco. Su espíritu está basado en la época de la prohibición en Estados Unidos, de ahí su naturaleza secreta. Además de su estupenda carta de comida francesa, es uno de los lugares favoritos de los bogotanos para tomar un buen coctel en un ambiente que hace pensar en un viaje en el tiempo.

Club Colombia en Bogotá

Club Colombia en la Zona T.

Muy cerca de ahí, unas pocas cuadras abajo de la Carrera Novena, apareció una zona satélite que también tiene una oferta estupenda. En los últimos dos años han abierto varios restaurantes, entre los cuales sobresalen La Despensa de Rafael y Bruto, con algunas de las mejores tapas de la ciudad. Quienes prefieren un ambiente más relajado pueden dirigirse a la zona de Chapinero, el epicentro hipster de Bogotá. En medio de bares y tiendas de diseño hay dos muy buenas opciones para comer: Salvo Patria y Mini Mal.

Otro de los puntos clave de Bogotá es la Zona T. Ahí la primera recomendación es Club Colombia, ubicado en una de las casas más bellas de la ciudad. La carta está construida a partir de los platos típicos del país, en sus preparaciones más tradicionales. Unas calles más abajo hay también varias opciones excelentes, todas siempre muy concurridas: La Brasserie, Di Lucca, Primi, Casa, Agadón y Central Cevichería. Se trata de la calle preferida para comidas de negocios o para una cena al aire libre.

Finalmente, no se pueden quedar fuera dos de los chefs más reconocidos del país. El primero es Harry Sasson, quien opera su restaurante —número 24 en la lista de Restaurant— en el barrio Quinta Camacho. Y la otra es la chef Leonor Espinosa, la prima donna de la cocina colombiana, quien saltó a la fama con su Leo Cocina y Cava —número 30 en la misma lista.

Uno de los lugares emblemáticos de la nueva movida es El Bandido. Comenzó como un pequeño bistró en un local casi subterráneo en una cerrada en la que, por cierto, hay muy buenas tiendas de diseño y anticuarios. Hoy es una de las paradas de rigor de la noche bogotana.

El Apache en Bogotá

El Apache dentro del Click Clack.

El Apache sigue este mismo estilo. Se trata de un bar en el último piso del hotel Click Clack. Es el lugar ideal para arrancar la noche con unos buenos tragos y con una de las mejores vistas de la ciudad. En la Zona G también hay varias opciones nocturnas. Quizá la más recomendable sea El Gordo, un bar de fantásticos cocteles y comida estadounidense. En la zona rosa, la opción de fiesta es múltiple. Pero los lugares que se llevan todas las palmas son El Coq y Floyd. A dos cuadras está el mítico Armando Records, otro de los grandes recomendados.

El nuevo hot spot para quienes disfrutan bailar hasta la madrugada es Video Club. Ubicado a pocas cuadras de la Basílica de Lourdes, se ha convertido en pocos meses en el escenario favorito de los DJ nacionales e internacionales. Ahí se puede bailar durante horas y ver el amanecer desde su terraza.

Por su parte, los ritmos tropicales no podrían faltar. La primera opción es Gaira, de Guillermo Vives, un enorme bar y restaurante donde se presentan artistas en vivo casi todas las semanas. Por último, el infaltable de todos es Andrés Carne de Res. Se encuentra en las afueras de la ciudad, a unos 25 minutos en coche. Quienes prefieran no salir tan lejos, pueden ir a Andrés DC, ubicado en el último piso del Centro Comercial El Retiro.

Andrés DC en Bogotá

Andrés DC en el último piso de El Retiro.

Finalmente, a la hora de dormir hay muy buenas opciones. Pero dos hoteles, relativamente nuevos, se roban toda la atención. El primero de ellos es el Casa Medina Four Seasons. Situado en una espectacular casona sobre la Carrera Séptima, es uno de los espacios más acogedores para quienes quieren tener un buen reposo. Hay que destacar su decoración —con mobiliario y piezas coloniales—, la tranquilidad de sus patios interiores y las suites ubicadas en los altillos.

Casa Medina Four Seasons en Bogotá

Casa Medina Four Seasons es uno de los espacios más acogedores para quienes quieren tener un buen reposo.

Por último, el W Bogotá abrió sus puertas en diciembre de 2014 y desde entonces se convirtió en un punto de referencia para la ciudad. Cada una de sus 168 habitaciones tiene una propuesta innovadora (la suite presidencial es la favorita de las celebridades que visitan la ciudad). Su brunch de los domingos es el mejor de la ciudad y la decoración de todo el hotel está inspirada en la leyenda de El Dorado: 100,000 hilos dorados que cuelgan del techo del lounge y 1,200 mariposas de resina dorada decoran la entrada del hotel, como un homenaje a Gabriel García Márquez.

 

W Bogotá

El W Bogotá es un punto de referencia en la ciudad.

Historias relacionadas

consejos de viaje, portada

Viajes

Los mejores consejos de viaje

Por Redacción Gatopardo
hoteles-en-mayakoba, portada

Viajes

Mayakoba: Paraíso natural

Por Fabrizio Pozo