Portadilla consejos noticias engañosas

5 consejos para no caer en noticias virales engañosas

No todas las noticias que se comparten en línea o se viralizan son verdaderas. Les dejamos estas recomendaciones para distinguir entre realidad y ficción.

Por Jorge Tirzo / Fotografía Red Ética Segura de la FNPI.org

[dfp_ads id=3204]

Leer en Internet es muy fácil y muy difícil al mismo tiempo. Simple porque basta entrar a Facebook para tener cientos de materiales de lectura, audiovisuales, fotográficos, etc. Difícil, porque hay tantos y todos se presentan como si fueran verdad. Dice una vieja frase del periodismo de investigación: “Si tu madre dice que te quiere, verifícalo”. Y no estaría mal aplicarlo cuando navegamos en la red. Porque ahora ya no basta con fiarse del nombre del medio que publica el texto. Agencias noticiosas y diarios de larga trayectoria también publican noticias virales engañosas. Por eso dejo aquí cinco ideas básicas para evitar ser engañados.

sonda Juno noticias

Presentadores de televisión en Perú dijeron al aire que la sonda espacial Juno había llegado a Júpiter tripulada por humanos. No fue así.

1.- Revisar el nombre del medio, de la página web y la URL
Suena muy sencillo, pero no lo es. Tal vez la página que uno está leyendo tiene el logotipo de CNN o de El Universal, pero hay que asegurarnos que el dominio sea el correcto. Esos dos medios son de los favoritos en México para ser clonados. Muchas veces, algunos hackers o simples bromistas hacen clones de sitios respetables para publicar información falsa. Por ejemplo, pudieron haber hecho una copia casi perfecta del sitio de CNN pero en el dominio www.cnnn.com. Hay que notar que la dirección anterior tiene una “n” extra. A veces esa simple letra puede ser la diferencia. Por eso es importante que todo concuerde. Si el logotipo dice ser el de un medio, el nombre de la página y la URL deben ser los oficiales. Un consejo similar aplica para los perfiles sociales de Facebook o Twitter. Muchas veces se dan por ciertas declaraciones que publicaron cuentas de parodia o engaño. Una sola letra puede ser la única diferencia.

2.- Desconfiar de las notas increíbles
Podría parecer contradictorio. Las noticias son noticias porque son cosas que irrumpen y salen de lo normal. Y es verdad, pero dentro de ciertos parámetros. Esta semana unos presentadores de televisión dijeron al aire que la sonda espacial Juno había llegado a Júpiter tripulada por humanos que pasaron cinco años viajando. Y sería espectacular que eso pasara, un verdadero festejo… ¿Pero nadie notó que el hombre ni siquiera ha podido regresar a la Luna desde que lo hizo a finales de los sesenta? Y eso que la Luna está mucho más cerca que Júpiter. Este ejemplo sirve para ilustrar cómo muchas veces hay noticias virales tan sorprendentes que deslumbran a los redactores o editores, luego deslumbran a los lectores y la desinformación se contagia. A veces son rumores, malentendidos, parodias, etc. Son tan espectaculares que hasta olvidamos preguntarnos si son posibles. Y por supuesto que los editores y los periodistas tienen mucha responsabilidad, pero los lectores también. Hay que evitar darle like o retuit a una nota así para no contribuir a viralizarla.

Ejemplo Canadá.

No todo lo que se comparte en redes sociales es cierto. Hay que desarrollar un criterio para distinguirlo.

3 .- Asegurarse que no sea un medio de parodia o sátira
Cada vez hay más medios de entretenimiento que parodian a los medios noticiosos. El Deforma o Actualidad panamericana son buenos ejemplos de cómo el humor puede ser tan efectivo que hay quien se lo toma en serio. Y no tiene nada de malo que estos sitios humorísticos existan, pues son sátiras de lo que sucede en la realidad. Lo malo es que los lectores no sepamos distinguir una cosa de la otra. Así que el consejo es muy sencillo en ese caso. Si la nota es hilarante y el dominio de la página web solo se parece al de un medio real, es mejor tomar la información con pinzas. En la Red Ética Segura de la FNPI recopilan cada semana varias de estas parodias en un quiz que nos reta a distinguir la realidad de la ficción. No está mal revisar algunas de sus publicaciones para entrenar el ojo crítico.

4.- Revisar las fuentes del texto
Es tan básico como revisar los ingredientes de un alimento. Hay algunos que aunque luzcan como algo saludable, son en realidad dañinos para la salud. Pasa exactamente lo mismo en los textos noticiosos. Muchos textos engañosos no citan fuentes o usan fuentes imposibles de verificar. Aquí algunos ejemplos de información que nadie puede saber si realmente la dijo alguien o fue inventada:

– “Fuentes anónimas aseguraron…”
– “De acuerdo con información de testigos…”
– “Un informante dijo que…”
– “En información por verificar…”
– “Versiones diversas afirman que…”
– “De acuerdo con expertos…”
– “Especialistas indicaron que…”

Y hay que tener cuidado incluso cuando la cosa es aparentemente menos ambigua. Muchas veces se mencionan “informes” o “estudios” de universidades o científicos, pero no se dice el nombre completo de dicho texto. Incluso es frecuente que tal científico ni siquiera trabaje en esa universidad, o que nunca hayan hecho un estudio semejante. Por eso un consejo sería revisar los ingredientes de la nota. Que las citas textuales estén atribuidas a personas reales que den su nombre y realmente tengan relación con el tema tratado. Son más valiosas las noticias donde se contrastan puntos de vista que incluyan a expertos, sociedad civil, testigos, protagonistas, etc.

Brexit acta de nacimiento

Una forma de entrenarse para evadir estas notas es con el quiz de la Red Ética Segura de la FNPI.

5.- Pensar en cómo llegó ese texto a nuestra pantalla
Con la velocidad a la que funcionan las cosas en Internet, muchas veces leemos textos que ni recordamos cómo obtuvimos. ¿Lo compartió un amigo experto en el tema a través Facebook? ¿Estaba en las noticias relacionadas de un portal web? ¿La mandó un conocido remoto en un grupo de Whatsapp? ¿Apareció en los trending topics de Twitter publicada por un desconocido? La recomendación es tomar mucho en cuenta la persona o medio que emitió esa información. Como dice el dicho, “tomar las cosas según de quién vienen”. Si nuestro amigo ingeniero comparte una noticia sobre tecnología, es probable que sepa de lo que habla. Si un desconocido sin foto de perfil comparte un video sobre un complot político, tal vez habría que ser desconfiado y considerar que quizá se trata de una campaña de desprestigio.

Estas son solo cinco recomendaciones pensadas para cualquier tipo de lector. Pero hay mucho más por hacer. Los periodistas y editores que publican esas notas engañosas tienen responsabilidad, pero en el contexto actual, los lectores también tenemos que asumir un rol crítico. Internet nos dio el gran regalo de tener información en segundos, pero también la gran responsabilidad de filtrarla y verificarla.
[dfp_ads id=3206]

Historias relacionadas

censura ley de seguridad interior, portada

Crónicas de periodismo

¿Censura y la Ley de Seguridad Interior?

Por Jorge Tirzo
Por qué está mal espiar y cómo podemos evitarlo, portada

Crónicas de periodismo

¿Cómo evitar el espionaje telefónico?

Por Jorge Tirzo