Arquitectura socialmente responsable

El arquitecto chileno Alejandro Aravena recibió el Premio Pritzker 2016.

Por Samantta Hernández Escobar / Fotografía Cristóbal Palma / Cortesía Premio Pritzker

Este enero, el chileno Alejandro Aravena se convirtió en el tercer arquitecto sudamericano en recibir el Premio Pritzker, uno de los más importantes galardones de arquitectura en el mundo. Desde 1979, Jay y Cindy Pritzker, a través de la Fundación Hyatt, se han dedicado a reconocer y premiar a los arquitectos y las obras con mayor relevancia en el mundo. A partir de rubros en los que son considerados el valor y contribución a la humanidad, el Jurado Pritzker elige al ganador, a quien además de ser reconocido como uno de los mejores en esta profesión, se le entrega un medallón de bronce y una cantidad de $100,000 USD como reconocimiento.

Hace 41 años, el Pritzker surgió como un reconocimiento que pretendía inspirar la creatividad y talento en esta profesión. Desde la premiación del arquitecto japonés Shigeru Ban, en 2014, el jurado del Prtizker se ha inclinado por arquitectos que se han atrevido a rebasar los límites de la disciplina, no sólo de manera técnica sino en el orden de transformación y beneficio a la humanidad. En el caso de Alejandro Aravena, primer chileno en obtener esta mención, su trabajo arquitectónico ha sido reconocido por ofrecer una solución a una de las grandes problemáticas en América del Sur: la desigualdad.

ELEMENTAL, el estudio de Aravena, ha creado grandes proyectos arquitectónicos, entre los que se encuentran obras construidas no sólo en su natal Chile sino en países como México, Estados Unidos y China. En 2001, Alejandro y cuatro socios fundaron ELEMENTAL, un espacio enfocado a las viviendas sociales y destinado a realizar proyectos urbanísticos. En múltiples ocasiones, el arquitecto ha expresado su creencia en que la arquitectura puede funcionar como un factor que va más allá de ser un medio para hacer dinero, considerándola incluso un “atajo hacia la igualdad”.

Autor detrás del rescate de diversos puntos urbanos en su país de origen, visionario de un entorno con mayor aprovechamiento de espacio para todos y responsable arquitectónico de la reconstrucción de la ciudad de Constitución tras el terremoto que azotó a Chile en 2010, Alejandro Aravena, es un arquitecto poseedor de una manera distinta de ver y ejecutar la arquitectura. El Premio Pritzker le fue otorgado, entre otras razones, por su habilidad para hacer de los recursos disponibles un beneficio colectivo.

La elección de Aravena como ganador del 41º Premio Pritzker se mantiene en línea con el propósito de la familia que fundó el galardón: reconocer la importancia de que la arquitectura vaya de la mano con el beneficio colectivo.

Con información de ArchDaily.

Historias relacionadas

open house ciudad de mexico, portada

Estructura

Open House llega a la Ciudad de México

Por Redacción Gatopardo
Cecilia León de la Barra Museo del Chopo, portada

Estructura

Diseñando guardatiempos

Por Sofía Viramontes