Antonio Caro Achiote PJ Rountree

Antonio Caro espectacular

El artista colombiano Antonio Caro exhibe su obra “Achiote” en una valla publicitaria en Sonora 128, en la colonia Condesa.

Por Samantta Hernández Escobar / Fotografía Cortesía de Kurimanzutto

La peculiar propuesta del artista colombiano Antonio Caro llega a la Ciudad de México como parte de Sonora 128, un proyecto 24/7 de la galería Kurimanzutto. Mimetizado con el entorno citadino, Achiote (2001) se presenta al público mexicano a través de un espectacular publicitario ubicado en la parte superior de un edificio en el cruce de las avenidas Nuevo León y Sonora en la capital mexicana. Kurimanzutto constantemente invita al público a expandir la lectura de una pieza artística más allá de su función original, de ahí deriva Sonora 128; una exhibición que a lo largo de 2 años trabajará con reconocidos artistas internacionales mostrando algunas de sus obras a gran escala en un periodo de tres meses cada uno.

“En general, yo llego a los temas de casualidad, me los encuentro y después aprendo de ellos”, explica Antonio Caro en entrevista con Gatopardo. Para la segunda edición de Sonora 128 –inaugurado en marzo de 2016, con el trabajo del fotógrafo alemán Wolfgang Tillmans– se presenta la unión entre diseño, significado y cultura a través de Achiote. En las alturas de la colonia Condesa, se aprecia la palabra “Achiote” introducida en la típica envoltura de Chiclets Adams. Mismos colores, misma tipografía y sin embargo, un significado rotundamente distinto. El artista, quien parece ser un hombre de anécdotas, explica que su obra surge a partir de querer dar protagonismo a la planta del achiote, que por un largo tiempo le sirvió como herramienta en su vida como artista.

antonio-caro-achiote

Antonio Caro nació en Bogotá y desde muy joven mostró especial gusto por el arte, carrera que decidió estudiar en la universidad pero que jamás culminó. Sin embargo, eso no fue obstáculo para consolidarse como un referente en el arte conceptual en Colombia. Pero ahora ha traspasado fronteras para encontrar una gran conexión entre su obra y la cultura mexicana. “La anécdota casualmente es mexicana. Cerca de 1990, un amigo colombiano que reside en México me llevó una pieza de amate, la miré, pensé en ella y me sensibilizó”, dice Caro, con esa peculiar voz que transmite tranquilidad. “En algún momento pensé que era imposible pintar el amate con productos artificiales y por coincidencia recordé una frase que decían en el colegio ‘los indios se pintaban con achiote’”.

A través de una propuesta “anónima”, Kurimanzutto permitirá que ocho artistas, Antonio Caro entre ellos, trasladen sus obras del típico plano de cuatro paredes a una visión pública. Ante esto, el artista bogotano confiesa sentirse muy contento. “Creo que ha sido una elección de curaduría muy afortunada porque si hago comparaciones, culturalmente el achiote, que es una planta endémica de la zona tropical del continente, está más vivo en México que en Colombia”. Achiote de Antonio Caro estará en exhibición hasta agosto y el próximo miércoles 22 de junio se llevará a cabo un picnic con el artista, dirigido al público en general, en punto de las 14 horas, en la esquina de Sonora y Nuevo León.

Achiote, de Antonio Caro
Hasta agosto de 2016
Sonora 128
Kurimanzutto.com

Historias relacionadas