Eduardo Constantini, el mecenas latinoamericano

Para Eduardo Constantini, coleccionista de arte y fundador del Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires, el arte juega un papel central en la vida.

Por Fabrizio Pozo / Fotografía Adrián Duchateau

Eduardo Costantini comenzó a coleccionar arte desde muy joven. Con el tiempo comprendió y asumió la responsabilidad social que implicaba adquirir obras de gran valor y ese compromiso se convirtió en un proyecto de vida. De forma paralela a su carrera como empresario en el mercado inmobiliario de su natal Argentina, en 2001 fundó el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires y donó a la institución la totalidad de su colección. La misión de este nuevo museo sería preservar, estudiar y difundir el arte latinoamericano desde principios del siglo XX y hasta la actualidad.

“Sentí la responsabilidad de intentar lograr una mayor visibilidad para el arte latinoamericano, y ése era un momento en el que tenía un público mucho más reducido”, dice Costantini en entrevista para Gatopardo. “Una vez compré una obra de Cy Twombly, pero después de tres o cuatro años tuve que regañarme a mi mismo y venderlo, porque ante una restricción presupuestaria tengo que mantenerme disciplinadamente en el arte latinoamericano”, agrega. Hoy, después de sus primeros quince años de vida, el MALBA tiene una colección de 600 obras de artistas como Frida Kahlo, Wilfredo Lam, Joaquín Torres García, Armando Reverón, Tarsila do Amaral, Cândido Portinari, Maria Martins y Rafael Barradas entre muchos otros. En ese periodo el museo exhibió el trabajo de más de 2,500 artistas y superó los cinco millones 500 mil visitantes. Recientemente, y tras dos décadas esperando por la obra, Costantini compró El baile de Tehuantepec de Diego Rivera, por 15.7 millones de dólares.

Eduardo Constantini

Su gusto por el arte e interés por difundirlo se extiende también a sus proyectos inmobiliarios. Durante la semana de Art Basel en Miami, Costantini inauguró en esta ciudad el desarrollo Oceana Bal Harbour, un lujoso edificio de 28 pisos diseñado por el arquitecto Bernardo Fort-Brescia, miembro fundador de la firma Arquitectonica International Corporation. Contará con 239 residencias de lujo con vistas a las playas del sur de Florida y la bahía Vizcaína. El diseño de interiores fue trabajo de Piero Lissoni y el de paisaje corrió a cargo de Enzo Enea. Además, los nuevos dueños de estos lujosos departamentos se convertirán también en copropietarios de Pluto and Proserpina y Ballerina, dos enormes esculturas de acero inoxidable vidriado del artista norteamericano Jeff Koons, que se instalaron en la planta baja del edificio.

“Cuando concebimos un nuevo proyecto, en realidad estamos proponiendo una forma de vida, donde el arte, por su capacidad de transformar los espacios, juega un papel central”, afirma Costantini.

Historias relacionadas

quién es Banksy, portada

Arte

¿Quién es realmente Banksy?

Por Fátima Albarrán
bienal de arte huichol, portada

Arte

Primera Bienal de Arte Huichol en la CDMX

Por Redacción Gatopardo