ExTeresa Arte Actual explora “un mundo en común”

“Un mundo en común”, nueva exposición en el ExTeresa Arte Actual, es una iniciativa que acerca el arte a los sectores más vulnerables.

Por Samantta Hernández Escobar

Con una provocativa reflexión sobre la capacidad del arte participativo, el museo de arte experimental ExTeresa Arte Actual presenta la muestra colectiva Un mundo en común. Una propuesta que une el trabajo de autores que apuestan por dejar ese cliché solitario que caracteriza a los artistas para crear una nueva manera de componer arte. Ubicado a un costado del Templo Mayor en la Ciudad de México, ExTeresa Arte Actual tendrá esta muestra compuesta por ocho colaboraciones con personas de diversos sectores del Centro Histórico, hasta el 20 de noviembre.

Un mundo en común fue un proyecto que requirió más de tres años de preparación y durante todo este tiempo, el curador Pedro Ortiz Antoranz fue el encargado de mediar que la obra fuera tomando forma. “Como curador y como artista, llevo más de 12 años dedicado a las prácticas de interacción social, es algo que define mi trabajo: entender el arte como una herramienta de desarrollo social”, dijo en entrevista con Gatopardo. “Creo que no podemos darle la espalda al hecho de que ExTeresa se encuentra en un lugar donde se une el Centro Histórico turístico con aquel en crisis social, no tendría caso dedicarse a hacer un tipo de arte sin ninguna conexión con lo que ocurre alrededor”, agregó respecto al eje de la muestra.

Con un programa bastante diverso, Un mundo en común comprende actividades que van más allá de una muestra, no es sólo arte por arte, sino un sentido de comunidad. De manera simultánea. se podrán apreciar los proyectos, mientras que habrá foros de debate en los que el público también podrá participar. “Esta es una forma de arte que está en crecimiento, en claro auge, es un arte que reflexiona y que se implica en lo social y que es capaz de convertir acciones cotidianas como caminar, debatir, aprender o cocinar en experiencias artísticas”, explicó Ortiz.

Entro los proyectos que se estarán presentando, durante los 12 días que durará la muestra, se encuentran trabajos como el de Ana Gallardo con Escuela del envejecer, un espacio en el que la artista argentina ha conseguido que los adultos mayores continúen haciendo las cosas que les gusta como bailar; Felix Blum con Semáforos sonoros, un proyecto en colaboración con la Escuela Nacional de Ciegos quienes a partir de dispositivos sonoros logran romper las barreras peatonales; el grupo de teatro Lagartijas Tiradas al Sol con Proyecto Yivi, una propuesta artística donde los niños de Santo Domingo Yanhuitlán en la Mixteca Alta oaxaqueña harán una puesta en escena en vivo.

exteresa-carpa-1

“Uno de los criterios de la curaduría fue elegir artistas que hubieran trabajado previamente con las comunidades que estaban proponiendo”, comentó Ortíz, y uno de los casos más representativos es el del artista mexicano Santiago Robles con Carpa orgánica de La Soledad. A partir del vínculo que el artista logró consolidar con las trabajadoras sexuales de la plaza de La Soledad en el barrio de la Merced, el proyecto logra acercar a este grupo desprotegido a una nueva manera de expresarse a partir del arte. “Este proyecto fue complejo pues requirió que me acercara a ellas, que me aceptaran como un agente externo a su dinámica cotidiana” comentó Robles.

Carpa orgánica de La Soledad consiste en diversas actividades que se dan dentro de una carpa que Robles instaló en la plaza de La Soledad a principios de 2015. En ella, las trabajadoras sexuales asisten y realizan actividades colaborativas que van desde pintar uñas, hasta cocinar. “Para mi era fundamental realizar actividades que surgieran del interés común, porque quiere decir que la propia retribución del proyecto está dado en términos de lo que ellas quieren hacer, porque finalmente no hay ningún tipo de retribución económica, ellas están porque quieren estar y les gusta estar ”, expresó el artista.

Santiago Robles explicó que su proyecto tiene tres ejes principales que son el tiempo, pues la carpa rompe con el bullicio tan característico del barrio, “es como si ahí adentro se detuviera el tiempo” explica el artista. Para este último, el equipo que Robles formó encontró el mejor mecanismo a través del dibujo. “A partir de relatos y el dibujo lograron describir un análisis de la relación del cuerpo y el entorno”, recalcó.

Un mundo en común es una iniciativa que acerca el arte a los sectores más vulnerables. La capacidad de crear proyectos tan diversos sólo se logra a través del trabajo colaborativo en el que muchas mentes trabajan con un resultado en común, logran un ambiente ecléctico como el que se estará viviendo en ExTeresa durante los próximos días.

exteresa-carpa-2

Un mundo en común
ExTeresa Arte Actual
Hasta el 20 de noviembre

Historias relacionadas

solentiname movimiento artístico nicaragua, portada

Arte

Paraíso pasajero

Por Alejandra González Romo
cerith wyn evans museo tamayo, portada

Arte

Certezas en luces de neón

Por Roberto García Hernández
quién es Banksy, portada

Arte

¿Quién es realmente Banksy?

Por Fátima Albarrán