Haegue Yang, artista surcoreana que rompe las reglas en Kurimanzutto

Durante un mes, la exposición “Ornamento y abstracción” rompe las reglas de Haegue Yang, artista surcoreana, en Kurimanzutto.

Por Sofía Viramontes / Fotografía Omar Luis Olguín

La galería Kurimanzutto recibe la primera exposición en latinoamérica de Haegue Yang, artista surcoreana determinada a romper las reglas. Del primero de abril al 6 de mayo, “Ornamento y abstracción” mostrará una nueva manera de salirse del molde.

Aunque Yang expone alrededor del mundo desde 1990, nunca había hecho una exposición sola en latinoamérica. “Ornamento y abstracción” es el conjunto de muchas series que combinan elementos ordinarios para explorar la complejidad y posibilidades infinitas. Se pueden encontrar lija, turbinas de ventilación, cerámica, cristal, paja artificial, luces LED, plantas artificiales, entre muchos otros materiales que utiliza para representar sus reflexiones personales.

A lo largo de 16 instalaciones juega con materiales tan diversos y de campos semánticos tan adversos que podrían cancelarse unos a otros. De acuerdo con Haegue Yang, una de sus pretensiones es que “la yuxtaposición misma sea la creadora de contenido”. Los constantes que podrían separar a las piezas son un breve espejismo de lo que sucede dentro de la mente de la artista.

Haegue Yang, artista surcoreana, en Kurimanzutto 1

Vista de instalación “Ornamento y abstracción”, 2017. Cortesía de la artista y Kurimanzutto, Ciudad de México. Foto: Omar Luis Olguín.

Como premisa de vida, Haegue Yang pone reglas para después romperlas. “No quiero volverme demasiado buena en una técnica. Cuando eso empieza a pasar es momento de romper las reglas”. Pareciera que para Yang, la costumbre y la zona de confort son prohibidas.

Aunque asegura no ser una persona espiritual, sus piezas rebosan reflexión y búsqueda de bienestar. Sus procesos, con resultados pulcros y perfeccionistas, muestran espíritu y autoconocimiento. Para una parte de la serie Trustworthy (2017) la artista creó sus propios blocks de papel milimétrico con variaciones de medida, figuras y juegos de color. Este papel es parte de los materiales que conforman un gigantesco mural que cubre dos de las esquinas de la galería.

Parte de la atmósfera que Haegue Yang quiso crear dentro de la luminosa Kurimanzutto fue una especie de cueva. Al entrar –casi al interior de su mente– se ven lianas colgantes, plantas, haces de luz que se reflejan en los murales con papel aluminio, y la luz blanca que emerge de una estructura gigante al centro. En puntos estratégicos hay dispensadores de aroma, un elemento con el que la artista une campos semánticos. Un espacio hermético, pulcro, privado, ordenado en el desorden.

Haegue yang, artista surcoreana, en Kurimanzutto 2

Vista de instalación “Ornamento y abstracción”, 2017. Cortesía de la artista y Kurimanzutto, Ciudad de México. Foto: Omar Luis Olguín.

La estructura del centro está inspirada en Sol LeWitt, referente de la corriente minimalista. Haegue Yang no se distingue como parte del movimiento, pero al “voltear” la obra de LeWitt, le presta interés a la relación entre el Original y el Resto; Resto definido como las minorías. “Normalmente no somos el Original, somos el Resto”. A través de esta reinterpretación, juega con la idea de que repetimos y “espejeamos” patrones de comportamiento constantemente.

Las diferentes capas en las que la exposición está creada permiten un movimiento muy particular, que también se puede encontrar dentro de sus procesos artísticos y en sus obras. Fluir hasta llegar al sentimiento de comprensión, que rompe radicalmente para explorar en otro camino. La entrada majestuosa, que permite paso de luz seleccionado, es un portal a una serie de procesos mentales que surgen del fondo de Haegue Yang.

Haegue Yang, artista surcoreana, en Kurimanzutto 3

Vista de instalación “Ornamento y abstracción”, 2017. Cortesía de la artista y Kurimanzutto, Ciudad de México. Foto: Omar Luis Olguín.

Ornamento y abstracción
Del 1 de abril al 6 de mayo de 2017
Kurimanzutto
Gob. Rafael Rebollar 94, San Miguel Chapultepec

Historias relacionadas