Bitácora del artista, Mario García Torres

Mario García Torres revela los rastros y las anécdotas que conformaron la creación de sus piezas más emblemáticas.

Por Alejandra González Romo / Fotografía Diego Berruecos

Mario García Torres tiene el olfato y la disciplina de investigación de un buen reportero. Encuentra historias, estructuras y personajes enterrados u olvidados, y sigue pacientemente los rastros y evidencias que han dejado tras de sí. Una vez que reúne toda la información y calma su curiosidad, presenta los resultados convertido en un artista al que no le espanta ningún canal de expresión. Usa el cine, la fotografía, proyecciones, audio, texto, y hasta dramaturgia para cuestionar verdades asumidas.

“Caminar juntos” es una retrospectiva de su obra producida durante 15 años, recorre gran parte del Museo Tamayo y varias sedes alternas en la Ciudad de México. “Es una exposición que me obliga a preguntarme si esto que he hecho durante los últimos años de mi vida vale la pena”, dice el artista, originario de Monclova, Coahuila, desde la cafetería del museo. “Es una pregunta ética que se relaciona con otra: ¿para qué sirve el arte?”, se cuestiona.

Es difícil hacerle justicia a la exhibición completa en un solo texto. Cada pieza tiene detrás una historia larga de contar. Las variables dimensiones del arte es buen ejemplo. García Torres investigó el robo de varias obras de la exposición “Cien años de pintura en Francia: De 1850 a nuestros días”, que se presentó en 1963 en el Museo de Bellas Artes de Caracas. No fue un robo cualquiera. Estuvo a cargo de las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional en Venezuela (FALN), y tenía la finalidad de atraer miradas y atención mediática para denunciar la represión política que se vivía en el país. Lo que se exhibe es una serie de fotografías y un par de mapas que siguen la pista de estas pinturas, desde antes de llegar a Caracas, hasta el momento en que son recuperadas y enviadas de regreso a Francia. De la mano de Nancy Zambrano, miembro de las FALN y una de las principales responsables del robo, García Torres reconstruye la historia, y a través de ella habla de mercado, política, opresión, levantamientos sociales, poder y el lugar que ocupa el arte en medio de todo esto.

"A cada forma de pensamiento le corresponde un tipo de detector magnético." Bronce y piedra.

“A cada forma de pensamiento le corresponde un tipo de detector magnético.” Bronce y piedra.

Un ejemplo mucho más complejo es el trabajo que hizo por ocho años en torno al One Hotel, una pensión para artistas creada en 1971 en Kabul, Afganistán, por el italiano Alighiero Boetti, figura central del arte conceptual. De aquel hotel, y de la presencia de Boetti en ese país, existían apenas un par de fotografías como evidencia. García Torres se propuso reconstruir ese episodio y encontrar el hotel.

Su viaje de búsqueda en el año 2010 está documentado, entre otras piezas, por ¿Alguna vez has visto nieve caer?, un video hecho con diapositivas de 35 mm, acompañadas de audio, en el que el artista se reconoce confundido y perplejo ante la realidad política y social de Afganistán y su trágica evolución. Al mismo tiempo, habla del desconcierto de no encontrar el hotel que lo llevó hasta allá. Tras terminar el video, el artista finalmente encontró el hotel abandonado y le hizo algunas reparaciones estructurales. Vivió ahí por algún tiempo y recibió a visitantes para contarles la historia del hotel y promover su reactivación en un país tan necesitado de espacios para la reflexión. García Torres así establece un diálogo con un artista al que nunca conoció, a través de un lugar que creía perdido. En esta pieza, presenta al arte como una forma de comunicarse a través del tiempo y la distancia.

“El arte permite ver las cosas de manera distinta. Tiene un potencial de autonomía, de cuestionar paradigmas, gobiernos y todo lo que hay a tu alrededor”, dice convencido. “Olvídate del libro de texto, de lo que dijo el presidente, el periódico, o Gatopardo. Un individuo tiene el poder de cambiar las cosas. Ésa es mi esperanza y por lo que yo he trabajado”, finaliza. Su exposición “Caminar juntos” estará hasta el 19 de junio en el Museo Tamayo y sedes alternas, como el Teatro El Granero, el Museo de Geología, la Casa del Cine, Hotel Montecarlo, entre muchos otros.

Caminar juntos
Hasta el 19 de junio de 2016
Museo Tamayo

Historias relacionadas

exposición Leonora Carrington Museo Arte Moderno, portada

Arte

Leonora Carrington, una artista hechicera

Por Guillermo Sánchez Cervantes
retrospectiva adam wiseman, portada

Arte

Dos décadas de miradas claras

Por Redacción Gatopardo