Monica Sosnowska en Kurimanzutto

Monika Sosnowska exhibe por segunda vez en Kurimanzutto con Wall: narrativas de la arquitectura a través de la escultura.

Por Sofía Viramontes

Los muros sirven para proteger, defender, segregar, encerrar. El planeta ha sido tapizado con kilómetros de muros y murallas que crecen, tiran, vuelven a levantar y a tumbar, que les cambian los nombres y los propósitos pero siguen. Y seguirán. La artista polaca Monika Sosnowska reacciona a la existencia de estos muros con “Wall”, una exposición en la galería Kurimanzutto que estará abierta al público hasta el 29 de julio.

Nacida en Ryki, Polonia, en 1972, Sosnowska creció cerca de la muralla fantasma entre los territorios soviéticos y Occidente. El muro de Berlín se construyó con bloques de hormigón de dos y medio metros de ancho por tres punto seis de altura. El Schandmauer, muro de la vergüenza, que segregaba la capital alemana se volvió un emblema, un símbolo polisémico de un momento histórico, de una estructura social, del poder del gobierno, del poder del pueblo; de libertad y de opresión, de guerra y paz, de socialismo y capitalismo.

Monica Sosnowska artista polaca Kurimanzutto Wall, int1

Pero este muro llegó mucho más allá de los kilómetros que recorrió de manera física. Estos bloques de hormigón también se sentían en Ucrania, Bielorrusia, Croacia, Serbia, Macedonia, Montenegro, Hungría, Moldavia, República Checa, Polonia y otros más. Incluso para otros que no vivieron el socialismo. Esa muralla era –y sigue siendo 28 años después de que fue derribado– el recordatorio de que las cosas ya no son iguales, de que el mundo había cambiado, y que la guerra fría estaba más bien tibia.

Hoy, Monika Sosnowska recorre el mundo contando historias del pasado y del presente. Observar, copiar, reconstruir, torcer. Y repetir. “Wall” se exhibe en la San Miguel Chapultepec y su tema central se siente coyuntural para los mexicanos. O para los palestinos o los israelíes. O para cualquier adulto que recuerda el pasado de Europa del Este. O de China, o de París.

Monica Sosnowska artista polaca Kurimanzutto Wall, int2

Es la segunda ocasión que Sosnowska expone en este espacio, y como siempre lo hace, las piezas están pensadas exclusivamente para Kurimanzutto. Aunque las obras han estado en otras galerías y museos, aquí existen a partir de un muro gigantesco que divide el área rectangular de la galería.

La especialidad de la artista polaca son los modelos 1:1, es decir, que tengan la misma proporción que el objeto real. Sosnowska observa estructuras y las replica con exactamente los mismos centímetros y pulgadas, materiales, colores y procesos. Una vez que está lista la copia, la dobla, la deforma en frío para permitir cada accidente y ruptura, para que el material se exprese.

Monica Sosnowska artista polaca Kurimanzutto Wall, int3

Monika Sosnowska cuenta la historia de la arquitectura mientras deforma las estructuras. Una reja torcida, un barandal derretido, un vidrio con un disparo, un puesto de mercado aplastado por un muro: El Muro.

Varsovia, la ciudad en la que ahora Monika Sosnowska vive y trabaja, fue una de las más destruidas durante la Segunda Guerra Mundial. Después, el gobierno se dedicó a recoger los restos y volver a edificar la capital. Entonces, el socialismo velaba por los intereses de los ciudadanos polacos, así que las construcciones iban con sello político en cada centímetro cuadrado. Para Sosnowska, esto no fue cualquier cosa. Tanto así, que todas sus réplicas cuentan la historia de este levantamiento, de las edificaciones populares, de los materiales y los colores que hablan de un tiempo en el que Polonia estaba siendo diseñado cual cartel propagandístico.

Monica Sosnowska artista polaca Kurimanzutto Wall, int4

Con ocho piezas, Sosnowska refleja una historia antigua sobre una que apenas se está escribiendo. Con la técnica que sus cinco años en la Academy of Fine Arts de Poznan y sus dos años de posgrado en la Rijksakademie van Beeldende Kunsten en Amsterdam le dejaron, además de la experiencia de caminar por las calles dominadas y construidas por la Unión Soviética, la artista habla de momentos que aunque son del pasado, se sienten muy presentes.

“Wall”, de Monika Sosnowska
Hasta el 29 de julio
Kurimanzutto
Gobernador Rafael Rebollar 94
kurimanzutto.com

Historias relacionadas

teotihuacan los angeles, portada

Arte

Teotihuacán llega a Los Ángeles, California

Por Redacción Gatopardo