FICG (parte 3)

La sección “Hecho en México” se apodera de las pantallas en la 31ª edición del Festival Internacional de Cine en Guadalajara.

Por Regina Sienra

La edición 31 del Festival de Cine en Guadalajara (FICG) arrancó de manera oficial el viernes 4 de marzo. En esta ocasión, el festival abandonó su sede de un lustro —la Expo Guadalajara— para llevar al cine al centro de la ciudad; de manera más específica, al Corredor Vallarta.

En esta entrega revisamos dos cintas —un documental y una de ficción— que forman parte de la sección Hecho en México y compiten por el premio Mezcal del FICG.

Margarita

La ópera prima de Bruno Santamaría, egresado del Centro de Capacitación Cinematográfica y cinefotógrafo de Ayotzinapa. Crimen de estado (2015), es uno de los largometrajes más peculiares de esta edición del FICG. Margarita presenta a una mujer mayor que vive en las calles de la Ciudad de México. Teatral y sensible, este personaje ha permanecido en la vida del director por décadas, pues solía encontrarla alrededor de su casa.

En un arriesgado movimiento, Santamaría cruza la línea entre documentalista e historia para desarrollar aún más al complejo y colorido personaje principal, cuyos roces recurrentes con la demencia, sus anécdotas y su honda relación con el director ofrecen lecciones únicas.

Si el haberse convertido en parte de la historia era un tanto temerario, los fragmentos que Santamaría muestra al público son una muestra de absoluta valentía. ¿Por qué hacerlo así?

“Margarita no me hubiera dejado filmar sin interactuar con ella, y poco a poco me fui dando cuenta de que ella me iba exigiendo más y más. Yo lo que quería retratar es cómo es estar Margarita, quién era ella”, cuenta el director en entrevista para Gatopardo.

Santamaría se mostró conmovido durante la presentación, y dijo que le gustaría mostrarle a Margarita la reacción que su historia le causó a la audiencia, pero su carácter sensible es lo que le impide llevarla a proyecciones del documental.

La producción del documental inició casi por sorpresa cuando, tras años de conocerse, Margarita le pidió a Santamaría esconderse en su casa por el miedo que le causaban los cuetes en un 15 de septiembre. Ahora, esa cinta es no sólo las memorias de este singular personaje, sino el inicio de la carrera de un documentalista con una mirada diferente. “Al haberle abierto la puerta de mi casa, ella me había abierto una puerta hacia ella”, concluyó Santamaría.

Ciudades desiertas

La exitosa novela de José Agustín tardó 34 años en llegar al cine, pero en la adaptación de Roberto Sneider, bastan unas ligeras actualizaciones para que la historia se sienta tan fresca como cuando apareció impresa en 1982. Sneider, quien ha llevado otros libros mexicanos al cine —Arráncame la vida de Ángeles Mastretta en 2008; y Dos crímenes de Jorge Ibargüengoitia en 1995—, había deseado hacer esta cinta en cuanto leyó el libro en la década de los 80.

Ciudades desiertas cuenta la historia de Eligio, encarnado por Gael García, quien en esta versión es un actor de comerciales y telenovelas, y Susana, una talentosa escritora. Harta del comportamiento de su marido, Susana se va sin avisar a Estados Unidos para participar en un taller en una universidad. Eligio, desesperado, va detrás de ella.

“Lo que más me gustó siempre de la novela es el personaje de Eligio. José Agustín se proyecta en este personaje con muchísima honestidad. Creo que Gael lo encarnó increíble… lo convierte en otro Eligio del que hay en la novela”, dijo Sneider en conferencia de prensa.

Gael García brinda una de sus actuaciones más memorables en Ciudades desiertas. Con experiencia cómica previa en cintas como Rudo y cursi (2008) y Casa de mi padre (2012), García brilla en las múltiples secuencias graciosas de la cinta, las cuales, en su mayoría, derivan del choque cultural que explora a profundidad la novela. “Tienes a Eligio, un personaje muy mexicano, lo trasladas al Midwest de Estados unidos, lo pones fuera de contexto, entonces todas esas idiosincracias quedan más resaltadas y fuera de lugar”.

De acuerdo con Sneider, José Agustín no quiso involucrarse en el guión de la cinta. “Yo lo busqué y traté de que trabajara el guión conmigo, pero me dijo ‘no, no, yo ya escribí la novela, ahora quiero ver tu versión’ […] Cuando la vio, estaba muerto de la risa, estaba muy contento”, contó.

La cinta llegará el 5 de mayo a salas comerciales.

Historias relacionadas

serie de televisión el santo, portada

Medios

El Santo llegará a la TV

Por Redacción Gatopardo
gael garcía bernal chicuarotes, portada

Medios

Gael García Bernal prepara “Chicuarotes”

Por Redacción Gatopardo