rius mejores libros, portada

Adiós a Rius, el caricaturista que educó a México

Eduardo del Río “Rius” falleció en Tepoztlán a los 83 años de edad. Era un pilar de la caricatura en México.

Por Guillermo Sánchez Cervantes / Fotografía Jessica Espinosa / AFP

Fue seminarista, vendedor de jabón, cajero, burócrata y hasta enterrador de una funeraria. No se trata de un personaje de novela picaresca, sino de Eduardo del Río “Rius”. El caricaturista, historietista y periodista mexicano que se convirtió en un referente con sus cartones donde daba rienda suelta a sus críticas hacia el sistema político con personajes como Don Perpetuo del Rosal —el político sombrerudo y tranza del pueblo ficticio San Garabato de las Tunas—. Era un divulgador con alcances inusitados: todo el país esperaba sus historietas que retrataban la realidad, así como sus libros gráficos sobre vegetarianismo, marxismo y hasta sexualidad. Bien lo dijo alguna vez Carlos Monsiváis: “En México existen tres sistemas educativos nacionales: la Secretaría de Educación Pública, Televisa y Rius”.

“Al mundo lo he mirado con imaginación. Con humor se pueden decir muchas cosas fuertes y hasta puedes dar mentadas de madre sin que uno se dé cuenta”, dijo el autor de historietas como Los supermachos, cuatro veces ganador del Premio Nacional de Periodismo.

rius mejores libros, interior

Rius apareció en los años sesenta con una línea moderna que no existía en el país, gran admirador de James Thurber y Saul Steinberg, que dibujaban fábulas con un lenguaje sencillo con el que conectaban con todo tipo de lectores. La elegancia del trazo de Rius se basó en la síntesis y la espontaneidad. Pronto marcó una distancia con antecesores como Ángel Zamarripa “Facha”, cuya caricatura era muy cuidada, casi anatómica y con exageraciones. Saltó a la fama con sus primeros monos en la revista Ja-já y comenzó a aparecer en revistas y periódicos, en un contexto donde la prensa sufría la cerrazón de la censura. Pero Rius corría los riesgos que nadie corría entonces. Para 1968 era un fenómeno, de los pocos en pronunciarse contra el presidente Gustavo Díaz Ordaz.

“La censura es lo menos que he sufrido. Lo peor, quizás, fueron las represiones, las persecuciones policiacas, la intervención de los teléfonos, las amenazas de muerte. Como decía Renato Leduc: en esta profesión de periodista, o te pagan o te pegan. Y uno debe escoger en qué se queda, si en el chayote y el embute, o en tratar de hacer un periodismo decente y combativo”, dijo en 2014, en la presentación de una exhibición que organizó en su honor el Museo del Estanquillo.

Eduardo del Río, “Rius”, falleció en Tepoztlán, Morelos, el 8 de agosto de 2017, a los 83 años de edad. México ha perdido a un pilar de la caricatura y la historieta.

Cinco títulos para conocer mejor a Rius
Rius en pedacitos: una antología personal de dibujos (Almadía)
Este volumen publicado en 2014 reúne trabajos inéditos, escenas inspiradas en la vida cotidiana y sus desatinos, con los que suelta la imaginación.

¿Hay libertad de prensa en México? (Posada, 1989)
En este breve libro, Rius analiza la historia de la libertad de prensa en México, concluyendo que en realidad no hay tal. Con su característico humor, el monero aprovecha para hacer un repaso por la historia de la prensa en México en el siglo XX.

¡Santo PRI, líbranos del PAN! (Grijalbo, 2011)
Tras dos sexenios de gobierno panista, Rius explora el presente político de México. Tomando como punto de partida los paralelismos entre las elecciones presidenciales de 1988 y de 2006, el caricaturista hace un llamado a impedir el regreso del Partido Revolucionario Institucional a la silla presidencial.

Marx para principiantes (Ediciones de Cultura Popular, 1977)
Literalmente, una forma amena y eficaz de abordar el marxismo. Rius nos cuenta la vida del filósofo y sus influencias (Hegel, Kant, etc.), para después explorar su obra y postulados más importantes.

Mis confusiones. Memorias desmemoriadas (Grijalbo, 2014)
Autobiografía de Eduardo del Río, Rius, en la que con una prosa pícara y jovial recorre la historia de su propia vida, desde su profunda convicción vegetariana hasta su eterna fascinación por el dibujo y la historieta.

Te recomendamos también este homenaje de Alejandro Magallanes al fallecido monero Rogelio Naranjo.

Historias relacionadas