David Lida escribe desde las sombras

En su primera novela, David Lida explora las circunstancias que enfrentan los migrantes hispanos condenados a la pena de muerte.

Por Iker Pérez-Michel / Fotografía Diego Berruecos

Muchas de las crónicas sobre el encanto que provoca esa decadencia de la Ciudad de México se las debemos a David Lida, periodista y escritor neoyorkino radicado en México, autor de Las llaves de la ciudad y First Stop in the New World. Cuando no escribe, es un mitigation specialist que trabaja para abogados que defienden a hispanos que enfrentan la pena de muerte en Estados Unidos: alguien que investiga las “circunstancias atenuantes” de los casos de condena a la pena capital.

Éste es justo el tema sobre el que gira su primera novela Circunstancias atenuantes, que publica Planeta bajo el sello de Tusquets. Una historia de ficción que aborda esas circunstancias que ayudan a salvarle la vida a un migrante condenado como enfermedades mentales, promesas frustradas, abuso y abandono, o una fila de gente dispuesta a testificar que sus vidas quedarían devastadas si el “cliente” es ejecutado.

“Desde que comencé a trabajar como mitigation specialist, mi mundo cambió. He descubierto un México y un Estados Unidos que nunca pensé llegar a conocer, porque mi trabajo consiste en pedirle a la gente que recuerde con precisión y detalle la parte de su vida que más quisiera poder olvidar”, cuenta Lida en entrevista para Gatopardo. “Y para ello, necesito hurgar en su pasado, recorrer los lugares y las personas que la han rodeado: meterme en los lugares más oscuros de ambos países.” Ésta es la otra parte del quehacer profesional de Lida.

“La primera vez que ayudé a salvar la vida de una persona me proporcionó un sentimiento de realización que nunca había conocido. Era mejor que publicar libros. Era algo tan bueno como el sexo […] Luchar contra la pena de muerte puede ser adictivo”, confieza Richard, el personaje principal de esta novela que tiene mucho de autobiográfico. Un investigador que recorre violentos, olvidados o tenebrosos ranchos, ciudades desiertas y los pueblos más adustos de México en busca de la historia de vida de Esperanza Mendoza: una bella, inocente y triste joven de 27 años acusada de asesinar a su propia bebé de 11 meses, y por lo que ha sido condenada a la pena de muerte en Nueva Orleans.

“Lo que busco contar es la otra cara de la moneda de los migrantes, dar a conocer la historia de aquellos que viven en la sombra, primero en sus pueblos natales donde la marginación y la falta de oportunidades es tan fuerte que tienen que huir ‘al otro lado’ ”, dice Lida.

“Y al llegar a Estados Unidos, siguen en la sombra y en el olvido porque no pueden estar libremente por la falta de papeles, el racismo constante que enfrentan y las injusticias que sufren. Es la historia de la dureza a la que se enfrenta esta gente para encontrar su lado más humano: ese que Donald Trump es incapaz de ver.”

En sus anteriores libros y crónicas, Lida se concentraba en el espacio urbano y su atractivo decadente porque encontraba cierto romanticismo en ello. Sin embargo, ahora en Circunstancias atenuantes, es el paisaje rural, su silencio, su erosionada esterilidad, la que da pauta a desarrollar y servir de telón de fondo de este relato. El protagonista tiene que sacar declaraciones y palabras para salvar a Esperanza, de gente que, como la tierra misma, es hosca, dura y menguada por las circunstancias.

“Esta influencia me llegó por Pedro Páramo de Juan Rulfo, ahí, el silencio, lo que no está dicho y la ausencia juegan un papel primordial. En mi libro intento mostrar que de ese silencio y del olvido se pueden encontrar las palabras para salvar la vida de alguien y hacer justicia.”

De madre sobreviviente del Holocausto y de un hermano que murió de sida, David Lida sabe que la vida y el mundo es un lugar injusto pero puede vivir con ello. “Lo que me tuerce la tripa y no soporto es la injusticia que viene de un sistema corrupto como el sistema jurídico gringo, no sólo el mexicano. Fiscales que esconden envidencia, jueces que favorecen al fiscal por racisimo o prejuicio, abogados de oficio indiferentes que no hacen su trabajo. Un sistema jurídico que es corrupto y oscuro, que mantiene a las personas en la sombra: y eso es también lo que quise contar y mostrar”, dice el autor.

A pesar de la dureza de sus páginas, Lida ha construido un libro donde lo que al final queda es una luz de “Esperanza”, que no muere y que alienta a la lucha, por un mundo más justo, comprensivo y solidario. Que al conocer la historia del otro, permita “volver a tocar, corazón con corazón”, concluye.

Historias relacionadas

bernardo esquinca inframundo libro, portada

Libros

La obsesión por los libros viejos

Por Marcela Vargas
novela gráfica ernesto che guevara, portada

Libros

El nuevo rostro del Che

Por Andrés Olascoaga