Premio Nobel medalla

11 ganadores hispanos del Premio Nobel de Literatura

Conoce a algunos de los más destacados escritores hispanos, galardonados con el Premio Nobel de Literatura a través de los años.

Por Regina Sienra

A lo largo de su historia, la Academia Sueca, encargada de otorgar el Premio Nobel de Literatura, ha celebrado las diversas letras del mundo. Entre las figuras condecoradas, se encuentran 11 escritores de la lengua española, quienes representan el papel de la literatura hispana de su época y la riqueza de ésta frente al resto del mundo.

Alfred Nobel

Retrato de Alfred Nobel, por Emil Österman. Cortesía de la Fundación Nobel.

José Echegaray – España – 1904
El primer Nobel para las letras hispánicas fue para José Echegaray. La Academia Sueca reconoció su trabajo como dramaturgo, conformado por numerosas y originales obras que revivieron las tradiciones del teatro español a principios del siglo XX. Entre sus obras destacan El gran Galeoto (1881), Mariana (1891) y La calumnia por castigo (1897). Echegaray también fue un destacado matemático e ingeniero civil, así como ministro de hacienda de España en la década de 1870.

Jacinto Benavente – España – 1922
El dramaturgo español fue aclamado por acercar la realidad social al teatro, abriéndole paso al ingenio y a la prosa en este género. Benavente abordó diversos espectros de la literatura dramática, convirtiéndose en una figura clave de los escenarios y la naciente industria del cine, de la cual también formó parte como productor. Fue un gran defensor de la lengua española y su uso formal en cada aspecto de la sociedad. Su texto La Malquerida (1913) fue llevado al cine por Emilio Fernández en 1949.

Gabriela Mistral – Chile – 1945
La poetisa chilena fue la primer figura de América Latina en recibir el premio, así como la única mujer de la literatura iberoamericana en recibirlo hasta el momento. Mistral capturó en su poesía, abundante en elementos de la vanguardia europea y el imaginario nativo americano, intensas emociones inspiradas por la naturaleza, la pérdida, el amor, y el resarcimiento. Los poemarios Desolación (1922) y Tala (1938) son considerados como pilares de la poética latinoamericana por su destreza y energía.

Juan Ramón Jiménez – España – 1956
El autor español fue reconocido por su poesía lírica y la presencia de ésta en su obra narrativa, de la cual destaca el relato Platero y yo (1914). Jiménez abandonó España tras el estallido de la Guerra Civil Española, y vivió en Puerto Rico desde 1946 hasta su muerte en 1958. Durante ese periodo trabajó como profesor en la Universidad de Puerto Rico, con lo que influyó a grandes escritores de isla. Moguer, su ciudad natal en el sur de España, sirvió de inspiración y fue un elemento importante de sus textos.

Miguel Ángel Asturias – Guatemala – 1967
El trabajo literario de Asturias confirmó la relevancia de la literatura latinoamericana en el panorama internacional y puso bajo los reflectores a las comunidades indígenas de la región y los problemas a los que se enfrentan. Precursor del boom latinoamericano, Asturias retrató la dictadura de Manuel Estrada Cabrera en la novela El señor presidente (1946) y fue escrita desde el exilio. La ambiciosa y experimental novela Hombres de maíz (1949) es considerada su obra maestra.

Pablo Neruda – Chile – 1971
El poeta chileno capturó la atención del mundo con su vibrante poesía, convirtiéndolo en una de las más grandes figuras del género de todos los tiempos. Gabriel García Márquez lo llamó el poeta más grande del siglo XX en cualquier idioma, y su influencia trasciende las barreras del lenguaje. Además del famoso Veinte poemas de amor y una canción desesperada (1924) que Neruda publicó a los 19 años, destacan los poemarios España en el corazón (1937) y Estravagario (1958).

Vicente Aleixandre – España – 1977
La obra del poeta sevillano fue reconocida por retratar la condición humana frente a su entorno, convirtiendo a Aleixandre en una puerta de entrada hacia el imaginario de España alrededor de la Guerra Civil. Su compromiso con la tradición poética española lo llevó a impulsar a jóvenes escritores y revistas universitarias. Así, permaneció en el país, dominado por el régimen franquista, pese a sus ideas contrarias. Destacan sus libros La destrucción o el amor (1935), En un vasto dominio (1962) y Poemas de la consumación (1968),

Gabriel García Márquez –  Colombia – 1982
El realismo mágico del escritor colombiano retrató una época única, tanto para letras, como para la historia de América Latina. Su rica, creativa y colorida narrativa fue un parteaguas de las letras hispánicas en sus dos facetas ante la pluma: Periodista y autor de ficción. Además de Cien años de soledad (1967), su obra más conocida y cuya innovación lo impulsó al escenario internacional, destacan sus novelas Crónica de una muerte anunciada (1981) y El amor en los tiempos del cólera (1985).

Camilo José Cela – España – 1989
Además del Nobel, Cela recibió el Premio Príncipe de Asturias, el Premio Cervantes y fue académico de la Real Academia Española por casi medio siglo. El autor español tuvo un gran desempeño en diversos géneros literarios, como el ensayo, la novela y poesía, así como textos periodísticos y literatura dramática. Algunas piezas de su prolífica obra son las novelas La Colmena (1951),  San Camilo, 1936 (1969) ambientada en los días previos al estallido de la Guerra Civil Española, y el libro de viaje Viaje a la Alcarria (1948).

Octavio Paz – México – 1990
La compleja y experimental narrativa de Paz es un pilar de la literatura mexicana de las últimas décadas, y una de las más expresivas en el panorama internacional de la segunda mitad del siglo XX. La Academia Sueca le otorgó el premio Nobel por ofrecer “una apasionada escritura con amplios horizontes, caracterizada por la inteligencia sensorial y la integridad humanística”. Su libro más conocido, El Laberinto de la soledad (1950) es una colección de nueve ensayos sobre la mente del mexicano y su vida en sociedad.

Mario Vargas Llosa – Perú/España  – 2010
La Academia Sueca reconoció el trabajo de Vargas Llosa –nacido en Perú, pero nacionalizado español desde 1993– “por su cartografía de las estructuras de poder y sus imágenes mordaces de la resistencia del individuo, la rebelión y la derrota”. Mejor conocido por sus novelas, como La ciudad y los perros (1963) y La fiesta del chivo (2000), el autor también ha incursionado en otros géneros, como en ensayo y la dramaturgia. Vargas Llosa también recibió el Premio Cervantes en 1994. Es, hasta 2015, el último escritor de lengua española reconocido por el Premio Nobel de Literatura.

Historias relacionadas

josé woldenberg democracia, portada

Libros

Woldenberg y el desencanto

Por Guillermo Sánchez Cervantes