Portada Gaspar Noé

Gaspar Noé, entre la polémica y la censura

El cineasta argentino Gaspar Noé (“Irreversible”, “Love”) habló con Gatopardo sobre censura, Stanley Kubrick y el uso del 3D.

Por Miguel Martínez

El cine se convirtió en uno de los pilares de TagCDMX desde su primera edición. En su primer año, el festival organizó un encuentro inédito entre los directores James Cameron y Alfonso Cuarón. También han asistido otros cineastas de la talla de Spike Jonze, Darren Aronofsky, Spike Lee, Bennett Miller, entre otros. Para esta edición, el festival recibió al director argentino Gaspar Noé (Irreversible, Love).

A lo largo de 31 años como cineasta, Gaspar Noé se ha caracterizado por ser un director de cine polémico y controversial, esto debido a las temáticas alejadas de lo convencional que aborda en sus películas, además de narrarlas desde un ángulo crudo y poco explorado.

Tras mudarse a Francia para estudiar cine, Noé acaparó la atención del gremio en el Festival de Cannes de 2002 con su controvertida Irrerversible, protagonizada por Mónica Bellucci, película que causó toda clase de reacciones por la secuencia gráfica de una violación. Gracias a dicha cinta, el director argentino consiguió financiamiento para realizar su siguiente trabajo: Enter the Void (2009).

Gaspar Noé, Love.

“Love”, de Gaspar Noé.

En entrevista con Gatopardo realizada durante su participación en TagCDMX, Gaspar Noé habló sobre la situación actual del cine erótico, la influencia de Kubrick y la ciencia ficción en su filmografía, y la censura. “Si no hubiera hecho Irreversible con actores reconocidos como Mónica Bellucci, Vincent Cassel y Jo Prestia, Enter the Void y Love jamás se hubieran hecho”, señala.

El tiempo, el amor y la violencia son conceptos que Gaspar Noé ha explorado en su filmografía, acompañados de escenas polémicas por su alto contenido sexual. Noé también ha navegado en la polémica por el uso y protagonismo que da a las drogas dentro de sus cintas.

Fan absoluto de Stanley Kubrick y de la ciencia ficción en general, en cada uno de sus trabajos cinematográficos Gaspar Noé ha dejado en claro su admiración hacia 2001: A Space Odissey (Kubrick, 1968). “Cuando uno ve 2001, te marca la mente tanto lo visual como lo narrativo, es irreal”. Sin embargo, su gusto por la ciencia ficción también explora otros trabajos clásicos del género. Por ejemplo, él mismo admitió que Tron (1982) tuvo gran influencia en el desarrollo visual de su cinta Enter the Void.

Gaspar Noé, Irreversible.

Mónica Bellucci en “Irreversible”, de Gaspar Noé.

Pocos son los casos en los que el 3D funciona correctamente como un elemento adicional en un filme. Hugo (Scorsese, 2011) y Avatar (Cameron, 2009) son, quizá, las únicas producciones que han aprovechado el potencial de esta tecnología. En Love, su película más reciente, Gaspar Noé hizo uso del 3D –recurso poco visto en el cine de autor por sus altos costos de implementación– exitosamente. “Con el uso del 3D [en Love] quise aumentar el sentimiento y las emociones para estar cerca de la realidad”.

Finalmente, Gaspar Noé reflexionó acerca de la supuesta mayor apertura temática en la industria, en pleno siglo XXI. “A pesar de estar en 2016, en los años setenta había mayor apertura para películas eróticas que hoy en día”, afirma al recordar casos de censura como el que vivió con la producción de “Protège-moi”, video musical de Placebo. También destacó que Love, cinta con la que combate el cliché y narrativas superficiales del cine erótico contemporáneo, recibió más censura que la controvertida Irreversible.

Historias relacionadas

Carla Simon Verano 1993

Medios

La belleza de las pequeñas cosas

Por Marcela Vargas
Ernesto Contreras Sueño en Otro Idioma - portada

Medios

Soñando en otro idioma

Por Andrés Olascoaga