Portada "La delgada línea amarilla"

El sencillo camino de “La delgada línea amarilla”

La ópera prima de Celso García, “La delgada línea amarilla”, llega a cines mexicanos tras un positivo recorrido por festivales de cine.

Por Marcela Vargas

En México, el hombre es macho, recio, no llora ni demuestra sus emociones; o al menos esa es la imagen que ha predominado en el cine mexicano durante los últimos cien años. Héroes de acción, criminales consumados, galanes por los que todas las mujeres suspiran… pero rara vez un protagonista masculino tiene la profundidad de los personajes que habitan La delgada línea amarilla, ópera prima de Celso García que llega a cines mexicanos tras un positivo recorrido por festivales de la industria – ganó varios premios en la trigésima edición del Festival Internacional de Cine en Guadalajara (FICG), así como en el Festival de Cine de Montreal y en el de Mannheim-Heidelberg en Alemania.

La delgada línea amarilla cuenta la historia de cinco hombres que deben pintar más de 200 kilómetros de línea guía en una carretera en San Luis Potosí. Con orígenes distintos y cargas emocionales ocultas, los cinco hombres se enfrentan a los elementos, al camino y a sus propios demonios para completar su misión en el tiempo acordado con el patrón. El elenco, además, es de antología: Damián Alcázar, Joaquín Cosío, Gustavo Sánchez Parra y Silverio Palacios, acompañados por el joven Américo Hollander (La vida después).

La delgada línea amarilla, 1

Esta película es una road movie que muestra un lado poco explorado del hombre mexicano: personas que no por sensibles dejan de ser fuertes, que cargan con un pasado complejo y buscan la mejor manera de resolverlo usando la razón y no la violencia. “La idea era contar una historia muy masculina”, explicó Celso García en una rueda de prensa posterior al estreno de esta cinta en la 30ª edición del FICG. “Estamos muy acostumbrados a ver a estos actores interpretando a otro tipo de personajes, pero para mí era importante darles la vuelta y romper un poco con el estereotipo del macho mexicano en las películas”.

La delgada línea amarilla cuenta una historia sencilla sobre redención y aprendizaje. Con Damián Alcázar al centro de la trama, este grupo de obreros se enfrenta a sus miedos y culpas mientras camina sobre la interminable y metafórica carretera. Los lazos de amistad entre ellos se benefician de la química entre los actores, rostros recurrentes en los mejores títulos del cine mexicano reciente. Este elenco es, quizá, su mayor fortaleza.

No se quedan atrás la fotografía, a cargo de Emiliano Villanueva, y el guión, obra también del director Celso García. “Desde siempre supimos que era un guión difícil”, contó Silverio Palacios, en rueda de prensa. “Pero era una historia que podía acercarnos como compañeros de trabajo y como personajes en nuestra interpretación. El resultado es una historia interesante y entrañable”. Sin tomar demasiados riesgos en sus vertientes temáticas, el universo de estos personajes sí está tocado por la realidad mexicana: la angustia, la crisis, el desempleo y la descomposición del tejido social asoman la cabeza como parte del bagaje que cada uno de ellos trae consigo a la carretera.

La delgada línea amarilla, 2

Como suele suceder con un debut en largometraje, el camino de Celso García para realizar esta película inició muchos años antes, en un viaje que hizo por carretera y en el que se encontró con una cuadrilla de hombres que pintaban las líneas en el asfalto. “Empezó a llover y los vi correr a una pick up para taparse de la lluvia con unos plásticos amarillos. Sentí que ahí había una historia que contar”, explicó el cineasta. “Quería saber qué había detrás de ellos, de dónde venían, cómo hablaban, cuáles eran sus sueños”.

A Celso García lo apoyaron en la producción Alejandro Springall, Bertha Navarro y Guillermo del Toro, quienes conocen muy bien los retos para levantar una película en México. “Ellos tres en conjunto hicieron un gran trabajo”, contó Celso García. “Pusieron especial énfasis en que cada detalle se llevara a cabo de la mejor manera, hubo mucha atención con los actores… Me siento muy honrado de tener a estos productores en la película”.

Historias relacionadas

Carla Simon Verano 1993

Medios

La belleza de las pequeñas cosas

Por Marcela Vargas