Retrato Abbas Kiarostami

Recordar a Abbas Kiarostami

El célebre cineasta iraní Abbas Kiarostami falleció el 4 de julio. Recordamos a este director con cinco películas fundamentales de su filmografía.

Por Redacción Gatopardo / Fotografía Wikimedia Commons*

El 2016 ha estado marcado por la muerte de grandes figuras de la escena artística internacional. Julio abre con el fallecimiento del cineasta iraní Abbas Kiarostami, icono del cine de autor, quien perdió la vida en París tras una relativamente corta batalla contra el cáncer: Apenas había sido diagnosticado en marzo. El célebre director destacó por la naturalidad con la que abordó diversas áreas del quehacer cinematográfico: fue guionista, productor, director de arte, además de involucrarse en otras ramas de las artes visuales.

Kiarostami ganó la Palma de Oro del Festival de Cannes en 1997 por la cinta Taste of Cherry –premio que compartió con Shohei Imamura–. Este premio lo consagró como una figura clave del cine de las últimas décadas del siglo XX. Desde su trabajo en la trilogía Koker, el director iraní capturó la atención del mundo con su sensibilidad y calidad. Así, Kiarostami reformó la imagen del cine iraní en el mundo, abriéndole camino a otros creadores de su país.

Abbas Kiarostami también se dedicó al diseño gráfico, la pintura y la poesía, incorporando elementos de esta última en sus cintas. Tanto los diálogos con toques poéticos para abordar temas complejos y retratar la vida rural iraní, como el uso de la poesía persa contemporánea en los títulos y tramas de sus producciones se convirtieron en algunos de sus sellos característicos.

El cineasta residió en Irán hasta los últimos meses de su vida –Kiarostami solo se encontraba en París en tratamiento contra el cáncer–. A pesar de ello, la llegada al poder de Mahmoud Ahmadinejad, presidente de Irán del 2005 al 2013, complicó la producción de películas en su país de origen. Por ello, Kiarostami trasladó sus características historias, protagonizadas por preguntas sobre la identidad y las relaciones interpersonales, a otros países, como Italia y Japón.

“[Abbas Kiarostami] era más que un cineasta”, le dijo Asghar Farhadi, director iraní ganador del Oscar, al periódico The Guardian. “Era un místico moderno […] No sólo el mundo del cine del cine ha perdido a un gran hombre; todo el mundo ha perdido a un grande”.

Cinco películas para recordar a Abbas Kiarostami

Certified Copy (2010). Protagonizada por Juliette Binoche y William Shimell, fue el primer largometraje de Kiarostami en filmarse y producirse fuera de Irán. Esta película explora la percepción del arte y la originalidad a través de una anécdota entre una anticuaria francesa (Binoche) y un escritor británico (Shimell), quienes se conocen durante una firma de autógrafos del autor en la Toscana. Certified Copy es el título del libro en cuestión y alude el pensamiento de que, en el arte, nada es verdaderamente original pues siempre se ha basado en algo pre existente. Sus protagonistas desarrollan una relación llena de matices en el curso de una tarde juntos, discutiendo el contenido y temática del libro. Certified Copy se estrenó en el Festival de Cannes en 2010, donde Binoche ganó el premio a Mejor Actriz.

Certified Copy de A. Kiarostami

Taste of Cherry (1997). Ganadora de la Palma de Oro en el Festival de Cannes en 1997, Taste of Cherry es probablemente la cinta más famosa de Kiarostami. El minimalismo característico de Abbas Kiarostami conduce esta historia por las calles de Teherán, con tomas largas que cuentan la historia de Badii, un hombre que busca a alguien que lo entierre después de suicidarse. Kiarostami explora el mundo interno del resto de sus personajes a partir de sus interacciones con Badii: sus motivaciones, sus límites y sus problemas personales.

Taste of Cherry, de A. Kiarostami

Close-up (1990). Kiarostami hace una exploración sobre la identidad en esta cinta que se mueve entre el documental y la ficción. Close-up presenta el juicio de un hombre que hace pasar por el cineasta Mohsen Makhmalbaf, quien pasó cinco años en prisión. El hombre, un gran seguidor de Makhmalbaf, intenta reclutar a una familia –que aparece interpretándose a sí misma– para participar en su próxima cinta. Esta película hizo que Kiarostami empezara a ganar fama en la industria occidental, sentando un precedente en el género de la docuficción.

Close up, de A. Kiarostami

The wind will carry us (1999). Esta película ganó el León de Plata en el Festival de Cine de Venecia en 1999. The wind will carry us es una de las mejores muestras de la poesía de Kiarostami llevada a la pantalla. Un conjunto de periodistas haciéndose pasar por ingenieros presencian los rituales funerarios de una mujer que se prepara para morir en una aldea kurda. La cercanía de la muerte y la parsimonia del ritual los llevan a reflexionar sobre el tiempo que se les ha dado, además de encontrar la manera de adaptarse al estilo de vida pausado y tranquilo de la aldea. Abbas Kiarostami explora el encuentro de dos mundos y dos tiempos desde una perspectiva poética inspirada, entre otros, en poetas iraníes como Forough Farrokhzad y Omar Khayyám.

The wind will carry us, de A. Kiarostami

Like someone in love (2012). La película final de Abbas Kiarostami es una producción franco-japonesa alrededor de la relación triangular entre una estudiante universitaria que secretamente trabaja como prostituta (Akiko), su novio (Noriaki) y un profesor que también es cliente de Akiko (Takashi). Esta cinta, que compitió por la Palma de Oro en el Festival de Cannes en 2012, muestra con parsimonia y melancolía una historia sobre los bordes ásperos del amor y la violencia producida por los celos. Las sospechas amargas de Noriaki chocan con la actitud paternal de Takashi, mientras Akiko no puede evitar quedar al centro de esta debacle.

Like someone in love, de A. Kiarostami

*Imagen principal: Por نامشخص [Dominio público], vía Wikimedia Commons.

Historias relacionadas

nominados ariel 2018, portada

Medios

Nominados al Ariel 2018

Por Marcela Vargas