retrospectiva travis wilkerson, portada

El incendiario Travis Wilkerson

En su octava edición, FICUNAM dedicará una retrospectiva al trabajo fílmico del reconocido cineasta estadounidense independiente.

Por Marcela Vargas

Nacido en una familia arraigada en los valores extremadamente conservadores del sur de los Estados Unidos, no sorprende que el cineasta Travis Wilkerson se separara de ese legado y se transformara en un activista contra las injusticias y el racismo en su país. De acuerdo con la revista Sight & Sound, Wilkerson es la voz de la conciencia de los Estados Unidos del siglo xxi. A través de su trabajo fílmico, la aproximación crítica y aguda que hace a los problemas contemporáneos de la sociedad en la que vive le ha ganado la reputación de incendiario. A diferencia de los reflectores mediáticos que caracterizan a Michael Moore, Wilkerson filma por su cuenta, casi de manera silenciosa, para provocar una chispa que alimente el fuego del cambio social. En su octava edición, del 28 de febrero al 6 de marzo, el Festival Internacional de Cine de la UNAM (FICUNAM) celebrará a Wilkerson con una retrospectiva de su obra.

Por casi dos décadas, Travis Wilkerson (Denver, 1969) se ha movido entre la ficción, el performance y el documental para hacer honor a una tradición surgida en los años sesenta en Latinoamérica, cuyo principal interés estaba en la denuncia radical de la injusticia: el Tercer Cine. Con mínimos recursos y una multiplicidad de roles que lo llevan a ser editor, escritor, productor, director y hasta fotógrafo de sus propias películas, este realizador denuncia las malas prácticas públicas y privadas de distintos sectores de su país, inspirado en su ídolo, el cineasta cubano Santiago Álvarez.

retrospectiva travis wilkerson, int1

Escena de “Did You Wonder Who Fired The Gun?”, la más reciente película de Travis Wilkerson.

“Estados Unidos es un país tan poderoso, pero nuestra incapacidad para reconocer nuestros errores es un enorme signo de debilidad. Es un signo de deshonestidad y cobardía”, dijo Wilkerson a la revista Little White Lies en 2017, tras el estreno de su cinta y performance más reciente Did You Wonder Who Fired The Gun? En esta pieza, Wilkerson voltea a ver a sus antepasados para descubrir la verdad sobre un hecho racista que se ha convertido en leyenda para su familia: el asesinato impune de un hombre negro a manos del bisabuelo del director. Para él, este acontecimiento empata con el clima de hostilidad y violencia racial en los Estados Unidos en tiempos de la presidencia de Donald Trump. En su historia familiar, el cineasta encontró una manera de hablarle al público sobre el presente.

Con una mezcla de elementos de archivo, entrevistas a cuadro e interludios musicales —además de su propia narración en vivo en las presentaciones más artísticas de su película—, Wilkerson ofrece al espectador acompañarlo en el duro camino a contracorriente que implicó desentrañar la tragedia. Para él, no es suficiente con dar voz a los marginados o a las víctimas, también es necesario escuchar la voz del opresor, pues le parece fundamental comprender qué es lo que pasa en la mente de quien ejerce ese tipo de violencia. “¿Cómo es que las comunidades más racistas se beneficiarían si dejamos de conectar con su historia de opresión?”, dijo a Little White Lies. “Necesitamos mostrar sus roles en la terrible historia [de opresión] para que podamos hablar sobre ello de manera que signifique algo. La noción de que los oprimidos tienen toda la responsabilidad de reclamar y responder a este tema me parece insana.”

retrospectiva travis wilkerson, int2

Travis Wilkerson es la voz de la conciencia crítica del cine estadounidense.

Los proyectos de Wilkerson conllevan elementos experimentales que hacen de su trabajo una experiencia más allá de lo cinematográfico. Machine Gun or Typewriter? (2015) y Distinguished Flying Cross (2011) son muestras interesantes de la variedad de estilos y formas que usa Wilkerson para contar una historia. Ya sea mediante la hibridación de ficción narrada desde la no-ficción o del documental crudo a partir de las historias terribles de guerras pasadas, lleva temas sensibles a la pantalla y, de alguna manera, exorciza sus propios demonios.

* * *

También podría interesarte:

Canción de protesta en la era de Trump.

Todo comenzó por el fin: Luis Ospina y el Grupo de Cali.

Pablo Vargas Lugo renueva la imagen de FICUNAM.

Historias relacionadas

fahrenheit 451 hbo, portada

Medios

Fahrenheit 451 llegará a HBO

Por Marcela Vargas
los hambrientos robin aubert, portada

Medios

El ataque de los zombies canadienses

Por Arturo Aguilar