Portada Saroo Brierley

El largo camino de Saroo Brierley

Reseñamos la conmovedora historia de Saroo Brierley y su búsqueda incansable por encontrarse a sí mismo a través de su familia biológica.

Por Marcela Vargas

Un camino a casa (Lion) es una cinta conmovedora acerca de la búsqueda de identidad y del verdadero significado de la palabra “familia”. Perdido en Calcuta a muy corta edad, el pequeño Saroo –el extraordinario debutante Sunny Pawar– es adoptado por una familia australiana que lo cría alejado de la cultura y raíces que le corresponden por nacimiento. Con una vida familiar feliz, aunque no carente de dificultades, el Saroo Brierley adulto –Dev Patel, con una excelente interpretación– comienza a cuestionar su propia identidad y decide emprender una búsqueda que pareciera imposible: encontrar a su madre biológica sin más información que algunos borrosos recuerdos y la ayuda de un novedoso –era el 2008– programa en línea, Google Earth.

Esta película es el debut cinematográfico de Garth Davis, realizador australiano que se formó como director de comerciales y series de televisión. Basada en la historia verdadera de Saroo Brierley, la cinta cuenta con un elenco ensamble cuya química regala al espectador momentos de drama sincero y actuaciones memorables. Destaca Nicole Kidman como Sue Brierley, la madre adoptiva de Saroo, quien desde su primer contacto con el pequeño niño y con su segundo hijo adoptivo, el conflictivo Mantosh, desarrolla un vínculo irremplazable. La dedicación de Sue a sus hijos, mostrada a través de la cautivadora interpretación de Kidman, sirve como recordatorio de que los lazos familiares van más allá de la biología y tienen su fundamento en el amor y la compasión.

Para ser una película cuyo final está prácticamente anunciado –tanto por su campaña publicitaria como por su origen literario–, Un camino a casa transcurre con un primer acto angustiante y desgarrador que recuerda las tristes aventuras de los protagonistas infantiles de Charles Dickens. La vulnerabilidad de Saroo en las calles de Calcuta pone en evidencia la injusticia de una situación que es cosa de todos los días para millones de niños en todo el mundo. Tan sólo en la India, de acuerdo con organizaciones no gubernamentales locales, se pierden alrededor de 180 niños diariamente: en 2015, 62 988 niños indios se reportaron como desaparecidos. Sin embargo, Saroo es uno de los afortunados en encontrar una salida positiva: un programa de adopciones internacionales lo envía a Tasmania, Australia, para crecer con una vida privilegiada que incluso le proporciona estudios universitarios.

Tanto Patel como Kidman encuentran sus mejores momentos en la interacción entre sus personajes. Madre e hijo muestran una conexión emocional sólida que corre el riesgo de resquebrajarse con la decisión del Saroo adulto de buscar la respuesta a una pregunta clave: “¿de dónde vengo?”. Este dilema existencial, sumado a los recuerdos de su hermano Guddu –bajo cuyo cuidado se perdió, en primer lugar– y de las colinas donde solían jugar y donde eran felices a pesar de la pobreza, trastornan al sensato Saroo y lo llevan a una espiral de depresión y obsesión que lo aleja de su familia, amigos y pareja (Roonie Mara).

El guion, adaptado por Luke Davies y Sandy Reynolds-Wasco a partir de la novela de Saroo Brierley, lleva al espectador por un camino lleno de obstáculos desde la perspectiva íntima de su protagonista. Sus recuerdos y experiencias de vida se entrelazan en instantes oníricos que lo impulsan a no rendirse en su búsqueda de la verdad. Destaca también la fotografía de Greig Fraser (Rogue One), cuyo trabajo con luz natural en una filmación digital sumerge la mirada en los ricos paisajes de la India rural y en el oscuro y ríspido submundo de Calcuta para después enfatizar la frescura y libertad de los escenarios australianos.

Aunque el camino de Brierley es en dirección a su familia biológica, la verdadera búsqueda del joven es para encontrarse a sí mismo. Sus principios, sus valores y sus sueños no están dictados por un apellido o por una relación sanguínea. La acertada actuación de Dev Patel y el contraste entre su Saroo adulto y mesurado y el Saroo cándido y testarudo de Sunny Pawar son lo más valioso de Un camino a casa. Esta película invita a la reflexión en distintos ámbitos: el personal, el familiar y el social. ¿Qué pasa con los niños que no son tan afortunados como Saroo?

Un camino a casa llega a cines mexicanos el 17 de febrero. Está nominada a 6 premios Oscar, entre ellos Mejor Película, Mejor Actor de Reparto (Dev Patel) y Mejor Actriz de Reparto (Nicole Kidman). Además, recientemente se llevó los BAFTA a Mejor Guion Adaptado y a Mejor Actor de Reparto para Patel.

Historias relacionadas

carpa Ambulante Vive Latino 2018, portada

Medios

Cine documental en el Vive Latino 2018

Por Redacción Gatopardo
serie de televisión el santo, portada

Medios

El Santo llegará a la TV

Por Redacción Gatopardo