La idea salvaje de Carlos Sadness

El músico español Carlos Sadness presentará su disco “La idea salvaje” en nuestro país con cuatro conciertos en la Ciudad de México y Guadalajara.

Por Santiago Andrade

Definir el universo de Carlos Sadness no es sencillo. Es como si Two Door Cinema Club se uniera con Vampire Weekend y a veces tocaran el ukelele, hubieran nacido en Barcelona y sus videos fuesen una alusión a Wes Anderson. Sin embargo, este intento de explicar el estilo de este músico, quien promueve en México su más reciente álbum La idea salvaje, no es suficiente.

Las influencias de este cantante español son muy diversas. Sus padres oían mucho a The Beatles y escuchó a Nick Drake bajo las estrellas antes de presentarse por primera vez como Carlos Sadness. Toca canciones de la banda Beirut en su ukelele y fue un gran seguidor Smashing Pumpking durante la adolescencia –incluo su nombre es un guiño al disco Melancholy and the Infinite Sadness–. El grupo barcelonés El Último de la Fila lo marcó cuando era pequeño y empezó su carrera musical como rapero bajo el nombre de Shinoflow.

Carlos Sadness sonríe y mantiene el buen humor a pesar de estar cansado tras dos días de dar entrevistas. Es su primera vez en México y los boletos para sus tres noches en el Lunario están agotados. “Pensamos que había un error en la web. Llamamos a Lunario y era verdad, quedamos en shock”, cuenta Carlos Sadness sobre el día que salieron a la venta los boletos de la primera fecha.

El título de su último álbum es La idea salvaje. Unir esas palabras se le ocurrió mientras manejaba. “La idea es algo tan metafísico, mientras que lo salvaje es algo más de la naturaleza, es instintivo. Al juntarlas me sonó que era la personalidad del disco”, comenta Carlos sobre el segundo disco de estudio de este proyecto.

La portada de La Idea Salvaje son plumas de varios colores de distintas aves que fueron llegando al jardín de su tía. Un día ella se las mostró, las pusieron en círculo y se dio cuenta de que esa era la portada. “Todos los discos los he diseñado yo. Porque tengo una idea en la cabeza y me gusta poder ser yo el que la refleja”, cuenta Sadness, quien también ha trabajado como ilustrador y sacará un libro llamado Anatomías Íntimas en noviembre.

¿Pero cómo es su relación con la naturaleza? “A veces nos ayuda a saber lo que somos, nos genera cierta sensibilidad y cierto existencialismo que hace que de ahí nazcan sentimientos que acaban siendo canciones”, dice sobre lo que significa para él. Es, de alguna forma, una fuente de inspiración artística.

El músico, quien es seguidor del Barcelona FC, ha tenido un gran éxito en España. Tan solo en este año, Carlos Sadness ha participado en 22 festivales de su país de origen. A través de redes sociales descubrió que algún día tenía que tocar en México. Sus seguidores lo pedían en cada uno de sus videos y publicaciones en redes sociales.

Fue también gracias a Facebook que se reencontró con su ukelele, compañero de viaje con el que ha tocado en 40 festivales, en salas sold out y en salas vacías, en el mar y en la montaña. “Es como un amigo a quien le tienes un aprecio enorme”, dice cuando se le pregunta por qué es tan especial su instrumento. “Se llama Houdini, porque le gusta escapar”. Se lo robaron en Madrid y después se lo regresaron tras una carta que puso en redes sociales. “Al final, yo hago música para contar historias que reflejan quién soy yo”, concluye Sadness.

Historias relacionadas

Ibeyi en México, portada

Música

Ibeyi: La herencia del Buenavista Social Club

Por Sofía Viramontes
mejores canciones dolores o'riordan, portada

Música

La poderosa voz de Dolores O’Riordan

Por Marcela Vargas
Bahidorá 2018, portada

Música

Imperdibles de Bahidorá 2018

Por Sofía Viramontes