Los sonidos eléctricos de Murcof

Fernando Corona –Murcof– es uno de los mayores exponentes de la música electrónica del país. Será parte del festival digital MUTEK en la Ciudad de México.

Por Regina Sienra / Fotografía Paola de Grenet

En ambos lados del Atlántico, Murcof es conocido como figura medular de los círculos de música electrónica. Sus proyectos y composiciones expanden las fronteras sonoras con una base de estallidos acústicos. Murcof, cuyo nombre real es Fernando Corona, se presentará en la edición mexicana de mutek, festival de música electrónica y digital que nació originalmente en Montreal en 2000 y se ha replicado en diferentes ciudades. Este año, se llevará a cabo del 19 al 23 de octubre en la Ciudad de México.

Corona nació en Tijuana en 1970, ciudad responsable de generaciones de creadores como el colectivo Nortec. Corona formó parte de éste, con un proyecto de nombre Terrestre que impulsó la mezcla de sonidos étnicos con elementos electrónicos. Los proyectos nacidos de Nortec redefinieron el rostro de la música electrónica en el país, al mismo tiempo que aportaron una propuesta vibrante, irrepetible y refrescante al resto del mundo.

Murcof se involucró con conceptos electrónicos desde su primer acercamiento a la música. Tiempo después, le dio oportunidad al rock progresivo, jazz y música moderna con bases académicas; su interés por lo electrónico permaneció ahí, y Corona experimentó con efectos de retroalimentación y paredes de sonido mientras su interés por figuras como Stravinsky y Rihm cobraba profundidad.

Su estilo se caracteriza por la incorporación, prácticamente orgánica, de sonidos que no se originaron en un estudio de grabación. “La mayoría de los sonidos que se escuchan en mi trabajo provienen de fuentes acústicas”, señala Murcof en entrevista. El músico recurre a instrumentos de orquesta como cuerdas, piano, percusiones, o grabaciones de campo, como el sonido del viento o el agua que fluye por un río.

Desde hace 10 años, Murcof vive en Barcelona, desde donde ha llevado su música a un nivel más alto. “Al sonido en sí es más difícil de encontrarle influencia directa”, añade. “Como Murcof, mis influencias son más evasivas, vienen de innumerables compositores y artistas de todo el mundo, sonidos de la naturaleza, libros e ideas que de repente llegan sin avisar.” Murcof compone casi toda su música en el estudio ubicado en el ático de su casa, donde está su computadora, sintetizadores, teclados, y diversos micrófonos.

En 2014, Murcof lanzó el álbum Being Human Being, una colaboración con el trompetista francés Erik Truffaz. Un año después, fue comisionado por el Centro de Cultura Contemporánea Zo en Catania, Italia, para crear una obra audiovisual basada en el volcán Etna. Esta pieza, grabada durante 10 días en el área del volcán, destaca por sus visuales envolventes y sonido cuadrafónico. A finales de septiembre de este año, apareció Statea, su más reciente álbum, en colaboración con la pianista Vanessa Wagner. “Para este disco seleccionamos piezas para piano de compositores en su mayoría del siglo xx”, dice Corona, como Morton Feldman, Arvo Pärt, Valentín Silvestrov y John Cage.

Murcof se ha comprometido con todos los aspectos que comprenden la creación musical, desde la composición hasta la producción y mastering. “Todas las facetas me gustan, tiene sus ventajas y desventajas, pero no hay nada como cuando estás completamente absorto componiendo una obra nueva e inesperada”, afirma.

murcof-int

Historias relacionadas

coachella 2018 en vivo, portada

Música

Escucha lo mejor de Coachella 2018

Por Redacción Gatopardo
quién es Banksy, portada

Música

¿Quién es realmente Banksy?

Por Fátima Albarrán
beyoncé coachella cultura afroamericana, portada

Música

La cultura de Beyoncé

Por Andrés Olascoaga