reencuentro de titán y nuevo disco

Titán a fuego lento

Titán fue un parteaguas de la música electrónica en México. Una década después de su separación, vuelven con el álbum “Dama”.

Por Marcela Vargas / Fotografía Mark Powell

Los noventa fueron una década prolífica para la música en México. El resurgimiento del rock y su encuentro con otros ritmos despertaron la curiosidad de la audiencia y produjeron grabaciones que marcarían el rumbo. Terrodisco (1995), debut de Titán, fue uno de los álbumes que impactaron la escena musical. Su combinación de samplers y sintetizadores —que ellos llaman “música de maquinitas”— pusieron en el mapa a la banda integrada entonces por Emilio Acevedo en el teclado, Julián Lede en la guitarra y Andrés Sánchez en el bajo.

Para su segundo álbum, Elevator (1999), Sánchez fue sustituido por Jay de la Cueva. Produjeron el excelente Titán en 2005 y después cada quien siguió su propio camino musical. Emilio Acevedo fundó el sello Nuevos Ricos y creó proyectos como Sonido Lasser Drakar y María Daniela y su Sonido Lasser; Julián Lede se enfocó en su exitoso personaje musical Silverio; mientras que Jay de la Cueva se reintegró a Fobia y luego lanzó su proyecto de glam rock Moderatto.

A 11 años de su disco homónimo, Titán vuelve con Dama (2016), un álbum que retoma lo mejor de sus trabajos anteriores con toques más oscuros en sus letras y una madurez técnica evidente. No han perdido la ironía que los caracteriza, pero para grabar nuevamente necesitaban demostrarse que tenían algo nuevo que aportar. “Algo que quisimos hacer cuando decidimos volver a grabar fue romper un poco hasta con nosotros mismos, reinventarnos”, cuenta Julián Lede en entrevista. “Era una de las cosas a la hora de crearlo y creo que lo logramos. Empezar a repetirnos prácticamente significa la muerte.”

Incluso el proceso de composición y grabación rompió con lo que habían hecho en álbumes anteriores. Con trayectorias prolíficas y estilos definidos, fue un reto volver a encontrar un equilibrio en el que la personalidad de cada uno no opacara a los otros. Dama fue producido en el célebre estudio Sonic Ranch, por el británico Nick Launay. “Un sistema que utilizábamos mucho era dejarlo ser, palomear, improvisar, a ver qué sale”, agrega Lede. “En este caso fue más bien sentarnos y componer, hacer armonías y melodías.” Esta conservadora y convencional forma de crear una canción fue para ellos algo novedoso. “Nunca lo habíamos hecho.”

Para Dama, Titán cuenta con invitados de lujo, por ejemplo, el británico Gary Numan —pionero del synth pop y electro pop— presta su voz para el sencillo “Dark Rain”; la irlandesa Siobhan Fahey —de Bananarama— contribuye en “Hell.L.A.”; y los españoles El Columpio Asesino hacen lo propio en “Dama Negra”.

En los noventa, Titán rompió esquemas porque la música electrónica no había tenido la explosión de hoy en día. En esta segunda década del milenio, vuelven al ruedo porque creen que todavía tienen algo que decir sobre la música que hacen. “Vimos que ya podíamos romper lo que habíamos hecho antes, y eso nos dijo que era un buen momento. Fue bastante claro hacia dónde podíamos mirar. Estamos contentos con la chamba, con todo lo que cocinamos a fuego lento”, concluye Lede.

reencuentro de titán y nuevo disco

Si deseas leer más sobre rock mexicano contemporáneo, te recomendamos: 

Con Imperfecto Extraño, Enjambre recupera fe en la humanidad

Café Tacuba, el regreso de los místicos impuros

Historias relacionadas

coachella 2018 en vivo, portada

Música

Escucha lo mejor de Coachella 2018

Por Redacción Gatopardo
quién es Banksy, portada

Música

¿Quién es realmente Banksy?

Por Fátima Albarrán
beyoncé coachella cultura afroamericana, portada

Música

La cultura de Beyoncé

Por Andrés Olascoaga