Leer a Carlos Slim

Una excursión por los secretos de la biblioteca de uno de los hombres más ricos del mundo. Hace unas semanas, durante una extensa entrevista, el empresario Carlos Slim Helú dio acceso al reportero mexicano Diego Enrique Osorno a uno de sus lugares favoritos: la biblioteca de su despacho, en la Ciudad de México. Esta charla es parte de la investigación de Osorno para su libro “Slim: Biografía política del hombre más rico del mundo”, que editorial Debate publicará este año (con prólogo de Jon Lee Anderson y epílogo de José Martínez). En ella se encuentran facetas desconocidas de Slim como lector voraz. También es una ventana para entender algunas claves del mexicano más rico del planeta.

Por Diego Enrique Osorno / Fotografía Livia Corona

Carlos Slim Helú se para de la mesa en la que conversamos sobre las diversas influencias que ha tenido en su vida. Da seis pasos hacia la biblioteca que se encuentra en una esquina de su amplia y alfombrada oficina para señalar algunos libros con su dedo índice derecho.

–Mira, este de Baruch es interesante, también este de Ling, que hizo un conglomerado y acabó quebrándolo, pero es interesante ver cómo lo hizo; este de Vesco que se acabó quedando con un fondo y luego se fugó a Cuba; ¡este es muy buen libro porque describe la crisis de los setenta!, este es de Ford, este es el de don Pepe Iturriaga que te decía la otra vez, este es un libro de Getty y este es el otro de Getty que leí cuando salió en la revista de Playboy.

El empresario de las telecomunicaciones, considerado en marzo de 2015 por la revista Forbes como el segundo hombre más rico del mundo, saca el libro del estante. Es pequeño y se nota desgastado. Así hice mi fortuna es el título, escrito por el magnate petrolero, Jean Paul Getty. Mientras lo hojea se alcanzan a ver oraciones y párrafos subrayados. Es uno de los pocos libros en español de esa sección de la biblioteca en la que predominan los libros en inglés, idioma que Slim lee bien desde su juventud.

–¿Fue Getty su principal referencia?
–¡Nooo! mi principal referencia, no. Baruch es anterior a él, Rockefeller es anterior a él– contesta y se sumerge de nuevo entre sus libros.

“Mira, este es el libro del nieto de Rockefeller, y el de Chrysler está por ahí, entonces a todos les aprendes y te digo, aprendes de lo bueno y de lo malo. En este libro, por ejemplo, se hace un buen juicio sobre Gates cuando estaba empezando. Lo juzga bien, dice: “este no está vendiendo, está desarrollando bien su empresa”. Este por ejemplo es el Paper Money

El billonario mexicano es un lector constante de biografías, libros de negocios, estadísticas deportivas y económicas, así como de volúmenes de historia que se amontonan en una estantería austera de seis pisos que acapara una pared de la oficina de unos 90 metros cuadrados que tiene en el Corporativo Financiero Inbursa, en la colonia Lomas de Chapultepec, muy cerca de la residencia en la que ha vivido desde hace 40 años. En la oficina hay algunas fotos familiares, pinturas clásicas y un escritorio espartano que Slim casi nunca usa ya que prefiere trabajar en un mesa colmada de papeles donde hay envoltorios de chocolate sin azúcar para diabéticos. Aunque es miope del ojo derecho, su ojo izquierdo funciona muy bien y le permite leer sin anteojos a sus 75 años de edad. Con el fin de mostrarme alguno de sus libros o documentos guardados en esta biblioteca, suele interrumpir las entrevistas. Si, como decía Borges, uno no es lo que es por lo que escribe, sino por lo que ha leído, estas interrupciones de Slim resultan más reveladoras que algunas de las cosas que dice, ya que reflejan parte de la personalidad de un hombre que muchos se preguntan cómo llegó a acumular una fortuna que en marzo de 2015 ascendía a 79 mil millones de dólares.

Uno de los libros que señaló la primera vez que nos vimos en su oficina fue Mr. Baruch, escrito por Margaret L. Coit y publicado en inglés por la editorial Houghton Mifflin en 1957, el año en que Slim inició sus estudios de Ingeniero Civil en la Universidad Nacional Autónoma de México. En él se cuenta la historia de Bernard Baruch, un financiero estadounidense que se hizo millonario a principios del siglo XX especulando con el mercado del azúcar y que era apodado “El lobo solitario de Wall Street” por actuar al margen de las casas financieras de la época. Baruch dio un giro interesante, al dejar Wall Street para mudarse a Washington DC, meterse a la política y convertirse en asesor de guerra durante los gobiernos de Wilson, Roosevelt y Truman.

Otra de las biografías que ha leído Slim es Ling. The Rise, Fall and Return of a Texas Titan, de Stanley H. Brown. La sinopsis de este libro, publicado en 1972 por editorial Atheneum, explica que Jim Ling, un electricista de Oklahoma que sólo estudió la secundaria, fue uno de los grandes especuladores corporativos y creador de Ling-Temco-Vought, que llegó a ser uno de los conglomerados más grandes del mundo, hasta que quebró en la crisis de los setenta en Estados Unidos. También está Vesco, de Robert A. Hutchison (Praeger, 1974), el cual trata sobre Roberto Vesco, un personaje fascinante y contradictorio, hijo de padre italiano y madre yugoslava, nacido en Detroit, que no terminó ni la secundaria pero que a los 30 años, gracias a su habilidad como vendedor, se hizo millonario, aunque después defraudó a una empresa suiza por varios millones de dólares y emprendió la huida al Caribe: primero Las Bahamas, luego a Costa Rica y finalmente a Cuba, donde fue recibido animosamente por el gobierno revolucionario hasta que defraudó a un sobrino de Fidel Castro y acabó en una cárcel de La Habana.

The Crash of ’79, de Paul E. Erdman (Simon & Schuster, 1976), es otro de los libros que Slim presumió. El texto de contraportada dice en inglés: “Erdman conoce bien las intrigas de las altas finanzas internacionales. Nadie mejor que él para describir ese mundo. Con mano maestra lleva al lector a los centros de poder de hoy”. También The Fords. An American Epic, por Peter Collier & David Horowitz (Summit Books, 1987), un libro sobre las tres generaciones de la familia que creó uno de los mayores emporios automotrices, enfocado en los conflictos que existieron entre padres e hijos.

"La única biografía oficial que existirá la estoy escribiendo yo, nada más que ahorita tengo otras cosas de trabajo por hacer": Carlos Slim.

“La única biografía oficial que existirá la estoy escribiendo yo, nada más que ahorita tengo otras cosas de trabajo por hacer”: Carlos Slim.

Del empresario Jean Paul Getty, a quien Slim seguía desde los sesenta, tiene dos libros: la autobiografía A mi manera, (Grijalbo, 1977) y Así hice mi fortuna, (Sayrols, 1987), cuyo primer capítulo se titula: “¿Cómo hice mis primeros mil millones de dólares?”.

–Veo que también hay poesía en su biblioteca –le digo cuando encuentro un libro de Jaime Sabines.
–Este lo hicimos nosotros, bueno, este lo hizo la secretaria de él y nosotros lo publicamos. Mira, si quieres hablar de poemas, este es interesante –dice, para luego moverse a la derecha de los libreros, de donde saca uno de Gibrán Jalil Gibrán.

Slim pregunta si quiero que lea algo del escritor libanés sobre las dádivas y le digo que sí, a sabiendas de que hizo lo mismo en 2007 con el periodista Tim Padgett de la revista Time, cuando éste lo cuestionaba sobre su manera de hacer filantropía.

Y así, parado junto a su biblioteca, con la corbata azul floja y una camisa celeste con sus iniciales CSH bordadas en un costado, uno de los hombres más ricos del mundo comienza a leer un poema.

En la oficina del principal accionista individual de The New York Times abundan revistas de arte de Christies y Sothebys, aunque nunca he visto un periódico impreso por ahí. Dice que suele leer las noticias diarias en una síntesis interna de Grupo Carso, su conglomerado de empresas, y que cuando se anima a hojear directamente un periódico, Reforma, un diario considerado de centro, suele ser su preferido y de vez en cuando Excélsior, considerado de derecha, o La Jornada, de izquierda. Da la impresión de que el dueño de Telmex es un lector que también está al tanto de lo que sucede en los medios de comunicación. Habla con detalle sobre publicaciones, directivos y periodistas. Algunos de los analistas que asegura leer con regularidad son Federico Reyes Heroles (“es muy bueno”), René Delgado (“tipo brillante”) y Jesús Silva Herzog Márquez (“brillante como la chingada, aunque a veces no lo entiendo”).

Si en México existen periodistas independientes conocidos por sus cuestionamientos a Slim, como la analista Denisse Dresser o Ramón Alberto Garza, entre los más cercanos al billonario están el legendario entrevistador estadounidense, Larry King, quien es su socio en Ora TV, un canal de televisión por internet. Otro de los cercanos es José Martínez, autor de Carlos Slim: retrato inédito, el primer esbozo biográfico hecho sobre el dueño de Telmex, publicado varios años antes de que encabezara la lista Forbes.

Julio Scherer, fundador de la revista Proceso y ganador del Premio María Moors Cabot, otorgado por la Universidad de Columbia, fue quizá el periodista con el que Slim tuvo la relación más intensa. Pese a que en el historial de su amistad hubo varios desencuentros, una de las anécdotas preferidas de Slim con Scherer, quien murió este año, gira en torno a la caballerosidad del periodista con una fallecida actriz mexicana, María Félix, considerada la diva del cine nacional hasta su último día de vida. “Recuerdo una reunión preciosa con Julio Scherer. Él andaba con Juan Antonio Pérez Simón y me llamó para decirme que me quería entregar un libro, y les dije vénganse, estoy cenando con María Félix, y estuvo muy bonito. Recuerdo que de repente María tira la servilleta y Julio la recoge, luego María se la vuelve a tirar y Julio se la vuelve a recoger y le dice: “Por ti lo haría una y mil veces, María”. Y María le dice: “no Julio, te daré una ocupación más interesante”. ¡Precioso, precioso! Con Julio conviví mucho en muchas reuniones también con mi esposa. ¿Tuve desacuerdos? Claro. Ya sabes cómo es Proceso” (el principal semanario político mexicano considerado de izquierda).

Miguel Ángel Granados Chapa, quien falleció en 2013, fue otro periodista emblemático de la misma generación de Scherer con el que Slim mantuvo una relación desde los años sesenta, cuando Granados Chapa cubría como reportero las incipientes operaciones de la Bolsa de Valores de la Ciudad de México, donde el joven Slim fue adquiriendo fama como corredor financiero.

–Granados Chapa me dijo que usted era el mecenas invisible de la prensa mexicana, que casi todos los medios de comunicación llegaban a pedirle dinero.
–No, no es así.
–Don Miguel Ángel dijo que hasta él le pidió…
–Sí, me pidió para la revista Mira.
–…pero que usted no le dio.
–Sí, sí le di.
–Me dijo que no.
–Le di publicidad, porque socio de medios no soy más que del New York Times. ¿En Mira no estaba Federico Reyes Heroles? Sí, si le dimos. A lo mejor quería que le diéramos más, eso puede ser. Lo voy a checar, pero yo creo que sí. Yo apreciaba mucho a Granados Chapa.
–¿Le da usted publicidad adelantada a los medios para que sobrevivan a ciertas crisis?
–No, no es eso. Hace 30 años Televisa inventó el Plan Francés, que en lugar de venderte la publicidad e írsela pagando, te vende por adelantado un paquete de publicidad a un precio especial. Entonces lo que hacemos, creo, es que negociamos paquetes de publicidad de nuestras empresas para todo el año, pero no es que le demos un anticipo cuando tengan crisis.

–Periodistas de Televisa han dicho que Reforma es un medio controlado por usted y que Carmen Aristegui también, así como Proceso. ¿Qué opina de Reforma, Carmen Aristegui y de Proceso?
–Lo que pienso es que Televisa tiene que decir eso porque no los controla. Todo lo que no controla soy yo. Ellos han hecho un esquema muy interesante. Tienen a su gente y luego los tienen en programas raros, en el canal equis, Foro TV y ahí los cooptan. Entonces, si tú te das cuenta, casi todo mundo está en algunos programas, incluyendo Denise Dresser estuvo un tiempo, pero luego se les escapó– Entonces, los tienen cooptados y luego tienen también a otros, pero son a los que usan de gatilleros, como Los Alebrijes (programa de comentaristas financieros)… ¿De casualidad no te dijeron también que La Jornada era mía?
–También, pero los que señala Televisa, sobre todo son estos.
–Antes decían que yo había comprado La Jornada. Y ahí son socios individuales. Carlos Payán (fundador del diario y luego senador) sí fue buen amigo. A Payán lo aprecio mucho, lo estimo mucho, pero en fin, dicen también que es mío el Reforma, lo aseguran.
–Bueno, Granados Chapa me contó que había algunas reuniones de editorialistas de Reforma con usted y Alejandro Junco, propietario del diario.
–Es cierto.
–Y Granados Chapa y otro de los editorialistas asistentes me dijeron que a veces usted hasta regañaba a Junco delante de ellos.
–No, lo que yo hago es que digo lo que pienso. No lo regañaba. Lo contradecía y a lo mejor ellos no lo contradecían. Pero yo no lo regañaba, y menos ahí. Lo que sí hago es que me confronto. Y eso lo hice con Payán en su momento. Me sentaba con sus gentes de La Jornada a discutir temas. Por ejemplo, hay uno, Demetrio Sodi, que estaba muy ligado a Roberto Hernández [banquero rival de Slim] y me empezó a madrear, y entonces hicimos una reunión y llevé yo papeles. También he hecho eso con gente de Proceso y de otros medios. A mí me gusta confrontar.

Slim sostiene un conflicto abierto con Televisa, la principal cadena televisiva en México y una de las más importantes de Latinoamérica. El nivel de la confrontación es tal que, en 2011, Televisa dejó de pasar anuncios pagados por las empresas del billonario, argumentando un desacuerdo en las tarifas económicas. La versión del equipo de Slim es que esto se debió a que Televisa quería afectar la marca Telcel, debido a que la televisora había incursionado al mercado de la telefonía celular con Iusacell a través de una sociedad con TV Azteca, la segunda cadena nacional de televisión mexicana. TV Azteca se sumó a este bloqueo denunciado por Slim, sin embargo, durante la pasada entrega de los premios Oscar, volvieron a verse anuncios de Telcel en la pantalla propiedad de Ricardo Salinas Pliego, quien en 2015 disolvió su sociedad en Iusacell con Emilio Azcárraga Jean y a las pocas semanas obtuvo una jugosa ganancia al vender la telefónica a ATT a más del triple de lo que le costó.

Este conflicto de Slim con las principales televisoras del país benefició a varios periódicos y revistas mexicanas, debido a que el gasto en publicidad de las empresas del Grupo Carso que solía hacer en Televisa y TV Azteca, fue reasignado de manera significativa a la prensa, así como también a radio y a cines. En medio de esta batalla, no pocos periodistas influyentes han quedado marcados por ser del bando de Slim o del bando de Televisa, uno de los consorcios empresariales más cercanos al gobierno del actual presidente Enrique Peña Nieto.

Por petición de Slim, el periodista José Martínez organizó hace unos años una cena para el billonario con algunos de los columnistas políticos que escriben a diario en los principales periódicos nacionales. De acuerdo con el relato de Martínez, los periodistas habitualmente críticos se mostraron fascinados con el magnate y uno de ellos, quien era la primera vez que platicaba con el dueño de Telmex, aseguró delante de todos que si el billonario había manejado tan bien sus empresas, hasta llegar a ser el hombre más rico del mundo, entonces debería ser el presidente de México para manejar igual de bien al país. Algunos se sonrojaron. Slim respondió diciendo que jamás se involucraría en la política.

–Me llama la atención la forma en que Julio Scherer se relacionaba con usted. ¿Cómo cree que puede relacionarse un periodista independiente con un personaje público tan poderoso? —pregunté una vez a Slim.
–¿Cuál personaje poderoso?
–Pues usted.
–No, los poderosos son los medios y el gobierno.
–¿Usted se cree menos poderoso que los medios y el gobierno?
–¿Qué el Presidente? Claro que sí. ¿Y qué los medios?, ¿cuáles?, ¿las televisoras? Las televisoras son las que manejan las cosas, tú lo sabes. ¿No has visto cómo nos han atacado?
–De hecho tengo varias preguntas sobre eso.
–No, pues de eso a lo mejor no te voy a contestar todo lo que me preguntes…

* * *

–Estos libros que están aquí son los que he leído, varios de ellos de negocios, pero tengo muchos otros en la casa —aclara Slim mientras caminamos al lado de su biblioteca.
–¿Y qué más lee?
–Muchas cosas.
–¿Lee teoría económica?
–Yo casi no leo teoría. No me gusta.
–¿Entonces es omnívoro?
–Mira, estos de aquí son de arte.

El empresario que construyó uno de los Museos más grandes de México, el cual lleva el nombre de su fallecida esposa Soumaya, señala un estante donde predominan libros regalados que ha decidido mantener en su biblioteca, de entre los cientos que le llegan cada año y que se amontonan junto con otro tipo de regalos en una sala contigua que funciona como aduana o filtro de revisión, antes de poder llegar a la oficina de Slim. Algunos de los libros de arte que pasaron el filtro y que pude identificar son: El Greco. Su revalorización por el modernismo catalán, de J. Álvarez Lopera et al (MNAC/Enciclopèdia Catalana, 1996); Rodin’s Art. The Rodin Collection of Iris & B. Gerald Cantor Center of Visual Arts at Stanford University, de Albert E. Elsen & Rosalyn Frankel Jamison (Oxford University Press, 2003); Rodin: Plasters & Bronzes, sin autor (Robert Gordon/Gruppo Mondiale, 1999); Rodin. Le festin d’une vie, de Alexandre Bailhache (Du Chãne, 1998); Frida & Diego: Passion, Politics & Painting, edición de Dot Tuer & Elliott King (Art Gallery of Ontario/High Museum of Art Atlanta, 2013); Juan Gris, de Juan Antonio G. Nuno (Poligrafía, 1991); The Annenberg Collection. Masterpieces of Impressionism and Post-Impressionism, de Mr. Colin B. Bailey, Joseph J. Rishel & Mark Rosenthal (Philadelphia Musem of Art, 1989); Para saber de vinos, de Asher Benatar (Benatar Comunicaciones, 2004); Alfredo Zalce, de Beatriz Zalce et al (Gobierno del estado de Michoacán, 2005); Rufino Tamayo. Catalogue raisonné, gráfica prints 1925-1991, sin autor (TURNER, 2005); Pintura y vida cotidiana en México (1650-1950), de Gustavo Curiel (Conaculta, 1999); Tu hijo puede ser un crack, de Jaume Alguersuari (Planeta, 2012); The Accidental President of Brazil. A Memoir, de Fernando Henrique Cardoso & Brian Winter (Public Affairs, 2007); y Harvard Art Museum Handbook, edición de Stephan Wolohojian (Harvard Art Museums, 2008).

Seguimos caminando y Slim recuerda algo. Justo en medio del libro Historia de la deuda exterior de México, escrito por Jan Bazant y publicado por el Colegio de México en 1968, y de la biografía Hammer, de Armand Hammer & Neil Lyndon, saca un viejo ejemplar titulado Geometría analítica y cálculo infinitesimal, de Woods & Bailey (UTEHA, 1979).

–Este es mi libro de segundo año de la universidad –dice con tono de orgullo.

Luego aparece La Reina del Sur, novela de Arturo Pérez Reverte sobre una mujer metida en el narco, y Slim aclara:
–Esto no tiene nada que ver, hay otros de aquí que tampoco he leído– Mira, este es muy bueno, mira qué bonito título tiene.

Veo la portada y leo Reinas, mujeres y diosas. Mágicos destinos, mientras Slim le quita al libro el papel transparente que aún lo cubre.
–Lo hicimos en Sanborns y la portada es una pintura del museo.

Slim continúa esculcando.
El Principio de Peter, este es muy bueno– me muestra el volumen del autor famoso en el mundo empresarial por su máxima: “En una jerarquía, todo empleado tiende a ascender hasta su nivel de incompetencia: la nata sube hasta cortarse”.

Sobre la misma sección, aparece un libro bellamente ilustrado que relata las guerras modernas, el cual dice que acaba de leer, y que yo debería leerle también a mi hijo. También está una biografía de los Kennedy y el libro Fueras de serie (Outliners), de Malcom Gladwell. Me pregunta sí lo he leído. Cuando respondo que no, Slim dice que debería leerlo mientras me lo regala. Lo tomo y en ese momento leo sin suspicacia el subtítulo que se lee en la portada: “Por qué unas personas tienen éxito y otras no”.

Carlos Slim Helú no sólo es un buen lector de libros, también es el mayor vendedor de libros en México. Sanborns, su cadena de cerca de 200 restaurantes y tiendas de conveniencia, incluye la mayor red de librerías existente en el país, lo que implica que para autores y editoriales sea vital lograr establecer una relación comercial con la empresa dirigida actualmente por Patrick, su hijo menor. “Si tu libro no está en Sanborns, no existe. Así de fácil”, me dijo un experimentado editor con el que he trabajado algunas veces.

Desde hace años circula la sospecha de que los libros que le son incómodos a Slim o a sus cercanos, son censurados. Pero el empresario asegura que esto es falso y pone un ejemplo reciente: Daron Acemoglu y James Robinson, el primero profesor del Instituto Tecnológico de Massachusetts, y el segundo, de la Universidad de Harvard, escribieron ¿Por qué fracasan las países?, en el cual incluyen un pequeño apartado sobre el dueño de Telmex. “Slim ha hecho su dinero en la economía mexicana, en gran parte, gracias a sus conexiones políticas. Cuando se ha aventurado en los Estados Unidos, no ha tenido éxito”. Este fragmento provocó que el magnate contemplara la posibilidad de emprender un proceso legal para que se desdijeran públicamente los profesores de dos de las universidades más reconocidas del mundo, cuyo libro en general ha sido alabado por varios premios Nobel de Economía. Quien sí actuó legalmente contra la editorial fue Jacques Rogozinski, jefe de la Oficina de Desincorporación de Empresas Públicas durante el gobierno de Salinas de Gortari en el que Slim adquirió Telmex. Rogozinski objetó la frase de que “Slim se quedó con Telmex, pese a que no hizo la oferta más alta” y logró que la editorial eliminara esa frase en la siguiente edición del libro de Acemoglu y Robinson.

–Ese libro, pese a todo, lo estamos vendiendo en Sanborns. Se compraron 700 piezas a 349 pesos –dice Slim.
–¿Nunca ha bloqueado un libro?
–Bueno, sí, solamente una vez no vendimos un libro.
–¿Cuál?
–No me acuerdo como se llamaba. Pero el autor nos dijo que si no hacíamos tal o cual cosa, se iba a parar afuera de Sanborns a venderlo, nomás para hacerse publicidad. Entonces no se lo vendimos un tiempo para que no estuviera jodiendo.
–¿Se refiere a Rafael Loret de Mola?
–¿Cómo sabes?
–Pues porque fue una denuncia que él hizo pública en los noventa…
–Pues sí, fue una especie de presión que no nos gustó, pero él es buen tipo, es raro y todo, pero buen tipo.

Además de ser lector, vendedor y hasta editor ocasional de libros, Slim podría incursionar en el futuro próximo como autor de su propia biografía. La primera vez que lo entrevisté, una de las cosas que aclaró fue que él también estaba escribiendo un libro sobre la historia de su vida y de su familia, y que en esa labor lo estaba ayudando su sobrino Roberto Slim Seade, –una especie de secretario particular– que es hijo de su fallecido hermano Julián y formalmente ocupa la dirección de las empresas hoteleras del Grupo Carso. “La única biografía oficial que existirá la estoy escribiendo yo, nada más que ahorita tengo otras cosas de trabajo por hacer”, advirtió. “Yo te voy a contestar todo lo que me preguntes, pero de tu libro sólo te digo que no pongas demasiadas mentiras”.

* * *

–Mira, esto es una cosa especial: una vez que me invitaron a comer a Los Pinos durante el gobierno del presidente Vicente Fox y al terminar me invitaron a la biblioteca, a la que nunca había entrado. Iba con la persona que trabajaba con el presidente Fox cuando de repente veo un libro acomodado, que tiene solamente la palabra Leonardo, y me jala, ¿y qué crees? ¡Era un libro que había regalado mi mamá! Lo abro y leo escrito en las primeras páginas: “Este libro fue donado por Linda H. De Slim”. Esta es una copia que me sacaron, pero me sorprendió mucho lo que pasó porque yo descubrí el libro entre los que había en la biblioteca y resulta que era una biografía de Leonardo Da Vinci donada por mi mamá.

–¿Entonces en esta biblioteca tiene sus libros más especiales? –pregunto.
–Mira, yo no soy univocacional, no tengo una mentalidad uniforme. Soy muy plural.
–Pero esta es una biblioteca especial y es interesante mirarla, ya que como se dice: “por sus libros los conoceréis”.
–Pues no, no me vas a conocer, porque estos son también libros de todas las pendejadas que se te pueden ocurrir –dice con desdeño.

Luego retoma el recorrido por la estantería.
–Mira, aquí está el informe anual del Banco de México del 94. ¿Por qué el del 94? Porque aquí está la historia de la devaluación, (me enseña una serie de indicadores con letra diminuta y señala la fecha del 21 de marzo), aquí está Colosio, las reservas y hasta donde se las llevan, aquí está el error de diciembre.

Luego saca un libro de pasta dura. Son las memorias de George Bush padre. En las primeras páginas se aprecia una dedicatoria pero sólo alcanzo a leer “Family and friends” y una fecha de Mayo del 2006.
–Este libro de Bush es una chingonería. ¿Si sabías en qué se pusieron de acuerdo él y Gorbachov?
–¿En acabar con la Guerra Fría?
–No, no, pero no sólo eso, también se pusieron de acuerdo en llevar la democracia y la libertad a todo el mundo. Lo de Chile [renuncia de Pinochet], fueron ellos, lo de Panamá [caída de Noriega] y lo de toda Europa del Este [Primavera de Praga] también… Muy buen libro.

Otro de los libros dedicados que Slim me muestra es Leadership, escrito por Rudolph Giuliani, el ex alcalde de Nueva York famoso por aplicar la mano dura y por sus acciones después del ataque del 11 de septiembre de 2001. Sólo alcanzo a leer las palabras finales en español: “Con admiración y amistad” y luego la firma del ahora consultor de seguridad. Cerca del libro de Giuliani, está El desacuerdo nacional, del político mexicano de centro, Manuel Camacho Solís, cuya dedicatoria me lee el empresario: “Para Carlos Slim, quien es capaz de ver el bosque y de realizar lo que imagina, con mi amistad y determinada convicción de hacer un acuerdo para crecer con justicia”.

Continuamos recorriendo los libreros y Slim saca un manuscrito encuadernado cuya portadilla dice “Revolutionary Wealth, Alvin Toffler”.
–Este me lo dio a que le echara un ojo Alvin Toffler, antes de publicarse.

Repasa el libro donde se aprecian algunas notas hechas al margen del texto en crudo del mayor futurólogo contemporáneo, quien es amigo de Slim.
–¿Y corrigió algunas cosas?
–Trae algunos errores de números.
–¿Y sí hizo los cambios Toffler?
–No, porque ya no se los mandé a tiempo.

A diferencia del libro Por qué fracasan los países, del cual Sanborns sólo compró 700 ejemplares, la edición en español de Revolutionary Wealth, fue adquirida casi en su totalidad por la cadena de Slim.

El paseo por la biblioteca sigue. Aparece delante de nosotros el libro Los retos que enfrentamos, publicado en 2 014 por el ex presidente Felipe Calderón, pero el empresario lo ignora. Por el contrario, saca entusiasmado un ejemplar viejo titulado Desarrollo Estabilizador, de Antonio Ortiz Mena y exclama: “este es muy bueno”.

–¿Qué va a hacer con estos libros?
–Te refieres, ¿a que qué van a hacer mis hijos con ellos cuando yo muera?
–Bueno, pues también puede hacer algo usted antes…
–Dices que si yo voy a regalar mi colección. Pues no.
–¿Por qué no darlos para consulta a la UNAM?
–No, si nosotros tenemos centros de estudios.
–O a la Universidad de Austin. Por ejemplo, el político Bill Richardson acaba de donarles su biblioteca.
–Pero allá las compran.
–Sí, la de Gabriel García Márquez la compraron ahí en dos millones de dólares.
–¿Doce millones de dólares?
–No, en dos millones de dólares.
–Ah no, pues está muy barata.
–¿Y la de Bill?
–Creo que él la regaló.
Por un breve momento, el empresario se queda en silencio y parece estar pensando lo que sucederá con sus libros en el futuro.
Pero no lo dice.

* * *

Les pregunté por separado a un par de exitosos empresarios treintañeros mexicanos si les parecía interesante conocer cuáles eran los libros que Slim tenía en su biblioteca. Ambos, pese la brecha generacional y a ser críticos del papel preponderante del billonario en el mundo de los negocios, respondieron que sí. Después de que les comenté algunos de los títulos, uno de ellos me dijo que había empezado a buscarlos para leerlos pronto, mientras que el otro seguía impresionado porque no conocía la mayoría, pese a ser un lector frecuente de literatura de finanzas y estrategias empresariales. Entre los títulos de este tipo que miré en la biblioteca de Slim, donde la palabra más repetida es “dinero”, estaban: Money. Whence it Came, Where it Went, de John Kenneth Galbraith (Houghton Mifflin, 1975); The Money Machine. How KKR [Kohlberg Kravis Roberts]; Manufactured Power and Profits, por Sarah Barlett (Warner Books, 1991); Paper Money, por Adam Smith (Dell, 1982); SuperMoney, por Adam Smith (Random House, 1972); Common Wealth. Economics for a Crowded Planet, por Jeffrey D. Sachs (Penguin, 2009); The Warren Buffett Way. Investment Strategies of the World’s Greatest Investor, por Robert G. Hagstrom (Wiley, 1997); Las fórmulas de Peter. Cómo hacer que las cosas vayan bien, por Laurence J. Peter (Plaza & Janes, 1991); Arriba la organización. Cómo evitar que la organización ahogue a los empleados y se coma los beneficios, por Robert Townsend (Grijalbo, 1970) y The Money Lords. The Great Finance Capitalists 1925-1950, por Matthew Josephson (NY Weybright and Tally, 1972).

"La única biografía oficial que existirá la estoy escribiendo yo, nada más que ahorita tengo otras cosas de trabajo por hacer": Carlos Slim.

De todos los títulos de este apartado, el que más me intrigó fue Venciendo a través de la intimidación, de Robert J. Ringer (V Siglos, 1974). Mi dealer de libros me dijo que sería difícil de conseguir pero que me ayudaría a encontrarlo por mil pesos. Al mismo librero le pregunté que en cuánto creía que podría venderse una edición de los sesenta de un libro de Getty subrayado por Slim y me respondió que podría valer entre cincuenta o cien mil pesos.

Platiqué también sobre la lista de más de cien libros que identifiqué en la biblioteca con Daniel Gershenson, un destacado activista independiente y crítico de las prácticas monopólicas de Slim. Gershenson, quien vivió buena parte de su vida en Nueva York, opinó que “su selección de títulos es bastante convencional; indistinguible de la de cualquier ricachón de Wall Street (“Dueño del Universo”, según Tom Wolfe), que pudiese ser, por añadidura, fanático del béis o el básquet”.

De entre las decenas de libros deportivos que también hay en la biblioteca de Slim, Gershenson destacó que el billonario tuviera una biografía de Ty Cobb, un beisbolista de los Tigres de Detroit, al que apodaban “El Durazno de Georgia”, considerado por los expertos como el mejor beisbolista de la historia, incluso por encima del famoso Babe Ruth. “Cobb fue un cascarrabias: racista atrabiliario y beligerante, en las Grandes Ligas segregadas (hasta 1947, cuando fue contratado Jackie Robinson –primer jugador negro– por los Dodgers de Los Ángeles). Famoso por su carácter violento, y el salvajismo exhibido: tacos por delante, cuando esos “atributos” eran altamente apreciados. Alguien que, de acuerdo con el folklore norteamericano, torció las reglas y sacó indebidas ventajas con tal de lograr su cometido: prevalecer a toda costa. Un beisbolista “sucio”, pero ganador. Valor supremo del pragmatismo gringo”.

* * *

La última vez que visité a Slim en su oficina, la noche del viernes 20 de marzo de 2015, pocos minutos después de sentarme en la mesa en la que prefiere trabajar, me pidió mirar de nuevo hacia los libreros donde esta vez tenía una novedosa adquisición.

–¿Qué te imaginas que hay dentro de ese morral que está ahí –dijo señalando un bolso verde reposando entre una hilera de libros.
–Por el tipo de bolso podría haber un arma, pero imagino que adentro hay libros.

El billonario le pidió a su secretaria que le pasara el morral. Lo desplegó sobre la mesa y luego lo abrió para sacar de adentro un folleto, una especie de agenda alemana y una libreta en la que había diversas anotaciones a mano. Se trataba de unos facsímiles del diario que Ernesto “El Che” Guevara escribió en Bolivia antes de ser asesinado. Las copias eran tan perfectas que hasta se reproducían manchas de colores y de quemaduras de cigarros que tienen los diarios originales del mítico guerrillero.

Slim explicó que Evo Morales, presidente de Bolivia, había mandado hacer unas copias para regalar a varios presidentes del mundo y que de alguna forma, ese obsequio había llegado hasta su biblioteca.

En ese momento fue que la entrevista abandonó el tema de los libros y continuó con la pregunta directa de si uno de los hombres más ricos del mundo se consideraba de izquierda o de derecha…

Historias relacionadas

No - 160 Abril 2015

El rap de las mujeres

Por Federico Mastrogiovanni

No - 160 Abril 2015

Intriga en el barrio chino

Por Sergio González Rodríguez

No - 160 Abril 2015

Nuevo año en La Habana

Por Carlos Manuel Álvarez